Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Pesaj: Los desafíos de la libertad en tiempo de crisis

Estamos transitando lo que llamamos Jol hamoed Pesaj, los días intermedios de la festividad. Unos días propicios para reflexionar sobre los desafíos de la libertad en tiempos de crisis. El rabino Carlos Tapiero es el Vicedirector General de la Unión Mundial Macabi quien nos ilustró sobre la  historia de Pesaj  y de su valor en nuestras vidas:

“Cuatrocientos treinta años en Egipto. La historia comienza con una acción específica familiar: La venta de un hermano, Iosef, que termina dándole paso a un pequeño reinado, a la potencia regional que fue, a partir de la visión de este líder, Iosef, que genera  una reforma completa, que no solo alimenta a Egipto en esos años terribles, sino que permite que todo el Medio Oriente pueda seguir viviendo, gracias a los granos guardados en Egipto”.

El rabino Tapiero explicó sobre un hecho que es fundamental, y es que en esos cuatrocientos treinta años, en que el pueblo de Israel estuvo en Egipto, creció de manera extraordinaria: De las 70 almas que habían bajado allí, salieron millones, teniendo en cuenta de que la Torá habla de 600 mil hombres, mayores en edad de ejército de 20 a 40 años (sin contar mujeres y niños y mayores de 40), pero además de este crecimiento numérico, demográfico del pueblo de Israel, ocurre la primera  gran tragedia del pueblo judío: Se levanta un Faraón que no reconoce a Iosef,  que gracias a su labor y  visión de  líder, Egipto pasó a ser la gran potencia. El faraón, en lugar de premiar al Pueblo de Israel y otorgarle al menos un status de igualdad con los egipcios, frente al crecimiento numérico,  se siente amenazado y lo reduce a la esclavitud, gradualmente peor durante los 230 años. Y aquí diferencia al líder bueno, Iosef y al líder negativo, el de la opresión, el Faraón.

Sobre el tema de liderazgo, se refirió a Moshé,  destacando, que para el pueblo de Israel, no solo fue el gran líder, sino el más grande de entre los seres humanos,  que “no hubo un profeta como Moshé” (citando las fuentes), que es el hombre más extraordinario de la humanidad desde la visión judía, porque es un líder que incluye, y explica que los tres bneim Amran (los hijos de Amran)  Moshé, Aarón y Miriam cooperaron y actuaron juntos, para conducir al pueblo de Israel a su liberación, cada uno de ellos con un rol diferente:  Moshé era el interlocutor entre D-s , el Faraón y el pueblo de Israel;  su voz era Aarón y Miriam, era la del trabajo social, la que celebra en el Cruce del Mar, la salida de Egipto. Moshé es un líder con visión,  frente a la incertidumbre de la libertad, porque  hay algo fundamental, y es que Moshé siempre fue un hombre libre, no conoció la esclavitud y por ello es el único que puede entender el valor de la libertad. Es un paso de fe tremendo en el pueblo judío gracias a su liderazgo, y agregó que,  junto a él, hay otro líder que no aparece en la Torá, pero sí en el Midrash , que cuenta que frente “al estar entre la espada y la pared”,  el Ejército del Faraón que los perseguía por un lado, y el mar, por el otro, mientras Moshé rezaba a D-os, aparece un hombre, Najshon ben Aminadav, Príncipe de la tribu de Iehudá, que actúa: se lanza al mar y el mar se abre y logran salvarse, y esto  también habla del liderazgo de Moshé, porque un buen líder tiene que ser capaz de incluir a otros. Moshé siempre incluyó a otros en la tarea, “es invitante y congregante”, dijo.

A la clásica pregunta y no por ello menos importante, sobre el porqué de los cuarenta años en el Desierto, con todo lo que ello significó, y con la muerte de una generación, y el porqué de  no  llevar al pueblo directamente a la Tierra de Israel, el rabino Tapiero respondió con una gran pregunta : “Si después de 230 años de esclavitud,  de abuso sufrido por los egipcios,  después de las diez grandes plagas, los hubiese puesto directamente en la tierra de heredad ¿qué hubiese pasado con esa generación salida del politeísmo, que apenas entendía sobre este ‘D-os Padre’, que nos hace amarnos los unos a los otros, a ser responsables, los unos con los otros? ¿Comprendería el mensaje del monoteísmo ético , sin el esfuerzo de entrar en la tierra, y vieran todo esto como acto de redención milagrosa? ¿Iban a sentir que esa tierra fue ganada, iban a entender ese proceso de depuración? Hizo falta que pereciera esa generación para que una nueva ingresara en esta nueva ética judía. La generación de los hijos fue la que fundó el primer Estado Judío en la conquista de otro gran líder,  Ioshúa bin Nun (Josué) que fue puesto en ese lugar por Moshé mismo, quien considera que el liderazgo debe ser continuado por el bien del pueblo.

“Somos un pueblo muy particular”, explicó entre risas, al referirse al porqué de las mitzvot (leyes) de Pesaj. “Otros se vanaglorian de su sangre azul, y nosotros de que somos hijos de esclavos” y entonces recordamos eventos que hicieron un cambio de conciencia  en el pueblo judío;  y el elemento físico más fuerte es la matzá, el pan de la transición a la libertad; pasamos de la esclavitud a la liberación, por medio de un pan que no logró leudar, pasó algo diferente en este traspaso y por eso lo recordamos. Es el pan de la pobreza, de la pobreza espiritual, el de la búsqueda de cambios, por eso lo recordamos. El jametz, es todo lo que estaba mal, y lo que había que eliminar, representado en estos cinco granos que no comemos: trigo, avena, cebada, centeno y espelta.

Acerca de cómo reinterpretar Pesaj como macabeo, dijo que los cuarenta años en el Desierto son un “acto de co-participación con Di-s, un acto de libertad, un cambio generacional, en el que tuvimos que experimentar ese período para que la libertad fuese nuestra, y  no solamente milagrosa de Di-s. “Fuimos esclavos pero ahora somos libres” es la narrativa de la superación. “Estamos en un momento difícil con el coronavirus, golpeados, y aquí,  agregó: “¡No es la plaga numero once!, no mezclemos, lo de Egipto fue un acto redentor de D-os a un pueblo que se mantuvo firme a Él,  para castigar al pueblo opresor  egipcio y  este, el del coronavirus,  es de dolor para toda la humanidad, en el que todos sufrimos, y no viene a redimir a nada”.

“Estamos en un momento en que esto nos debilita,  y entonces es cuando  pensamos  en esos líderes macabeos como el de tantas y  tantas otras generaciones quienes tuvieron que pasar por la opresión, la persecución, la discriminación,  para ser las extraordinarias personas que fueron. Es justamente ese pasado de dolor y de oprobio  lo que agiganta el valor de cada logro y concreción. Ellos fueron destacados, exitosos y dedicados guías de nuestro pueblo, a pesar de las injusticias, a pesar de los sufrimientos y de las penurias. Nuestros sabios han creado una narrativa de superación nacional familiar e individual, que hizo de nosotros el pequeño gran pueblo que somos. Sí, somos hijos de esclavos y desde ese lugar le brindamos  al mundo las máximas morales elementales.

“El liderazgo macabeo propone una visión de un futuro mejor que se basa en la unidad de un presente compartido que puede hoy ser duro, que puede hoy ser doloroso pero que mañana va a recuperar su fortaleza para proyectarse en un futuro mejor”, concluyó Tapiero, con el deseo de que pronto lleguen cura para los enfermos y una vacuna para toda la humanidad.

 

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni