-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Radio Jai, Donaciones recibidas durante Octubre - En memoria de Mauricio Hatchwell Toledano Z.L U$2000 - A la memoria de Ursula Heyman Z.L U$120 - Rabbi Alberto Zeilicovich Temple Beth Sholom U$500 - Anónimo U$180 - Ester y Darío Pardo U$100 - Familia Roisentul U$100 - Eugenio Guzman U$10 - Anónimo U$360 - Si por algún motivo su aporte no aparece publicado por favor envíenos un mail a [email protected] - Gracias por su donación, la misma es imprescindibles para sostener nuestra tarea -

Una película muestra al mimo Marceau que salvó a los niños de los indescriptibles horrores nazis

NUEVA YORK – Cuando menciono a Marcel Marceau, ¿en qué piensas? ¿Un tipo con pintura blanca en la cara que finge ser camarero? ¿O dentro de una caja invisible? ¿O que tuvo la única parte hablada en la “película muda” de Mel Brooks? Bueno, además de ser el mimo más famoso del mundo, resulta que el gran artista judío francés fue un héroe durante la Segunda Guerra Mundial.

La nueva película “Resistance“, escrita por el cineasta venezolano-judío Jonathan Jakubowicz, explora los años más jóvenes de Marceau, en la que el artista en ciernes se unió a su hermano y primo para ayudar a los huérfanos judíos. Fue allí donde utilizó sus habilidades de payaso para el bien, y finalmente estos talentos fueron esenciales para calmar a los niños mientras los pasaba de contrabando a Suiza a través de la Francia ocupada.

La película, que estará disponible para transmisión por pedido en EE.UU.,  el 27 de marzo, sin duda amplifica un poco la verdad con fines dramáticos. Dudo que Marceau haya tenido tantos encuentros cara a cara con el “Carnicero de Lyon”, Klaus Barbie. Y de ninguna manera usó sus “poderes de circo” para lanzar una bola de fuego sobre los guardias de la Gestapo, liberando así a la gente de una camioneta de la policía. Pero la historia subyacente, especialmente los cruces de Suiza, son ciertos.

Tuve la suerte de hablar con Jakubowicz hace algunas semanas, mucho antes de que Covid-19 diera vuelta así nuestras vidas.

A continuación hay una transcripción editada de nuestra conversación:

Jordan Hoffman: Me acabo de enterar de que “Resistance” se exhibirá en el primer Festival de Cine del Mar Rojo en Arabia Saudita. Esto es significativo porque, no tengo que contarte, las historias sobre la historia judía y el Holocausto no suelen mostrarse mucho en el mundo árabe.

Jonathan Jakubowicz: Recibí un mensaje muy conmovedor del director del festival, el cineasta saudí Mahmoud Sabbagh,  hablando sobre el uso del arte para romper las barreras históricas entre culturas. Sé cuán grande es la negación del Holocausto en algunas partes del mundo árabe, por lo que es probable que no haya una región del planeta que necesite más el mensaje de esta película. No creo que ninguna película del Holocausto se haya proyectado en el mundo árabe, ciertamente no en Arabia Saudita.

JH: ¿Irás al estreno?

JJ: Aun no estoy seguro.

(Nota bene: Como dicen en yiddish, ” Mann tracht, Gott lacht “, que significa “El hombre planea, Dios se ríe”. El Festival de Cine del Mar Rojo ha sido cancelado debido a Covid-19)

JH: Conozco a  Marcel Marceau, tal vez incluso vi un clip o dos, pero no tenía idea de que era un miembro judío de la Resistencia francesa.

JJ: Yo tampoco. Por eso me sorprendí cuando escuché la historia. Vi un artículo sobre esto en Open Culture y me atrapó. He conocido historias de la Segunda Guerra Mundial toda mi vida, ambos lados de mi familia son sobrevivientes del Holocausto, y como tal nunca sentí que podía hacer una película del Holocausto. Lo sentía muy de cerca. Pero algo sobre la participación de Marcel Marceau me atrapó. Se trata de la esperanza y de cómo salvó a los niños. Comencé a investigar y luego conocí a Georges Loinger, el líder de la Resistencia que dirigió a los Boy Scouts judíos y fue primo hermano de Marcel. Nos conocimos en París cuando tenía 106 años. Me dio información de primera mano sobre cómo sucedieron las operaciones.

Al escuchar la historia de un hombre de 106 años … me obsesioné. Y me sorprendió que no se hubiese hecho una película sobre este tema antes.

Georges, lamentablemente, falleció a los 108 años mientras estábamos en postproducción, por lo que no pudo verla. Pero se la mostraremos a su familia.

JH: Sospecho que les gustará.

JJ: Bueno, Marcel nunca se consideró un héroe, pero claramente lo fue. Fue galardonado con la Medalla Wallenberg en 2001, y puedes ver su discurso en YouTube, es increíble. Habla de salvar la vida de los niños, pero dice que en el entorno de todos esos horrores es imposible sentirse como un héroe. Nunca se le pasó por la mente. Nunca se sintió cómodo con la noción de ser un héroe, pero arriesgó su vida. En su opinión, era lo que cualquiera hubiera hecho. Por supuesto, sabemos que este no es siempre el caso.

JH: ¿Crees que Marcel Marceau minimizó esta parte de su biografía?

JJ: Habló sobre eso más tarde en su vida. Y dijo que se dio cuenta de que su “arte del silencio” era el reflejo del silencio guardado por los sobrevivientes de los campos. Dijo en muchas entrevistas que había un paralelo allí.

Creo que trató de mantener su heroísmo de guerra oculto porque quería que el arte comunicara un mensaje de unidad, pero si observas algunas de sus coreografías sobre soldados, verás una comprensión del sufrimiento. Era un mimo sin lenguaje, con la esperanza de traer un mensaje de paz. Cuando recibí esa invitación de Arabia Saudita, pensé, si  esto no será el real de Marcel Marceau sucediendo ahora.

JH: Vi tu película anterior, “Hands of Stone“, sobre el boxeador Roberto Durán, y, al menos desde cierto punto de vista cinematográfico, ambos son hombres que usan el movimiento como una forma de expresión. Ya sea con mimo o golpeando a alguien. ¿Encontraste alguna similitud al filmar esas secuencias?

JJ: Cuanto más filmes, mejor serás. La mayor cantidad de atajos que tendrás. Sí, abordamos las peleas en “Hands of Stone” como baile, ese era mi enfoque artístico. Mi compositor me señaló patrones, cuando no fueron obvios para mí.

JH: El reparto de esta película es clave. Jesse Eisenberg es la elección perfecta.

JJ: Lo escribí con él en mente. Su madre era un payaso profesional, lo creas o no. Así que creció viéndola pintarse la cara para ir a trabajar. Y perdió parte de su familia en el Holocausto. También tiene un parecido físico con Marcel, pero, además, Jesse mantiene una especie de arrogancia artística, y también Marcel, al menos al comienzo de la película.

Leyó el guión rápidamente, pero le llevó un poco de tiempo convencerlo de que lo hiciera. Sin embargo, fue una colaboración maravillosa. Tuvo muchas ideas geniales. Ayudó a dar forma a la película. Es un genio creativo. Es un privilegio trabajar con alguien así.

No creo que se dé cuenta de que es la estrella de la película. Es intelectual y lector y un padre maravilloso. Había muchos niños en el set, mis hijos, otros del equipo, y todos corrían por todas partes, lo cual fue muy especial porque era una película sobre salvar a los niños durante una guerra. Rodar una película en Alemania sobre la Shoah  de esa manera, fue especial.

JH: ¿No filmaste en Francia?

JJ: Alemania para interiores y la República Checa para exteriores. Buscamos las ubicaciones reales en Francia, pero estaban demasiado modernizadas. Las secciones que no han cambiado demasiado están completamente llenas de turistas. Así que hablé con algunos de mis amigos cineastas franceses y me dijeron “Ve a Praga. Ahí es a donde vamos todos”.

JH: Estar en Europa y filmar una película sobre antisemitismo debe haber sido interesante en este momento, considerando el repunte de los incidentes antisemitas en esa región.

JJ: Es innegable. Está de vuelta. Es parte de lo que me llevó a hacer la película. Pero también nos motivó mientras estábamos filmando.

Si recuerdas la escena debajo del puente, no para estropearla, pero recuerdas que es una escena muy emotiva, después de un terrible incidente, ese fue al día siguiente de la masacre del Árbol de la Vida [27 de octubre de 2018] en Pittsburgh. Y estábamos en Nuremberg. Para Jesse y para mí estar en Nuremberg, filmando una película sobre el nazismo, un día después de que los judíos fueron asesinados en una sinagoga en los Estados Unidos … Ni siquiera puedo describir ese día.

Hubo un sentimiento de “Estamos presenciando de nuevo”, pero en cierto modo parecía que estábamos colaborando.

Lamentablemente, al estar en Alemania,  experimentamos cierta interacción con los neonazis. Hubo una manifestación en Chemnitz mientras estuvimos allí. Esta ciudad estaba a unos 90 minutos de nosotros. Se declaró  emergencia nazi en Dresde mientras estuvimos allí.

Un día estábamos en una piscina pública y había un neonazi allí. Entró en la piscina y toda su espalda estaba tatuada con la palabra “Aria”. Y había 100 alemanes alrededor y nadie dijo nada. Todos miran para otro lado, nadie quiere problemas.

Lo comentas con tus amigos alemanes y ellos dicen: “Ah, bueno, eso es Alemania. ¿Qué puedes hacer?”

Lo que quiero decir es que trabajamos con muchos alemanes maravillosos, liberales, de mente abierta, pero al mismo tiempo hay algo subyacente allí, especialmente en el este.

Hubo un tiroteo en un bar hookah recientemente, y por supuesto lo que sucedió en Iom Kippur en la sinagoga de Halle. Me sorprendió, pero tampoco mucho.

Creo que para muchos alemanes es difícil manejarlo. Su pasado es tan horrible y han hecho un gran esfuerzo para superarlo. Es imposible para ellos procesar que esto haya vuelto.

JH: Sé que eres venezolano, aunque ahora vives en los Estados Unidos, ¿es un problema allí también?

JJ: Bueno, me fui de Venezuela porque a Hugo Chávez no le gustó mi primera película y el canal oficial de televisión estatal no solo me atacó, sino que me atacó con comentarios antisemitas. Dijeron que era parte de una conspiración sionista contra Chávez  y amenazaron a la comunidad judía por “dejarme” hacer la película. La película no tenía nada que ver con judíos o Israel, por supuesto, ni siquiera con Chávez. Era una película sobre un secuestro.

Pero también mostraba un soldado homosexual y Chávez era homofóbico y vio esto como un delito contra sus fuerzas armadas. Fue escalofriante, porque Venezuela históricamente ha sido acogedora con los judíos. Cuando mi familia y otros llegaron allí durante la guerra, todos vivían con libertad. Pero Chávez fue el cambio. Mi abuela sobreviviente del Holocausto todavía estaba viva en ese momento y fue muy difícil para ella ver este cambio. Y también fue difícil para mí, nací y crecí allí, y sentí que tenía que irme porque era judío, así como mis padres y abuelos abandonaron Europa por ser judíos.

JH: ¿Tienes esperanza de que Venezuela vuelva a ser como era?

JJ: Se está haciendo un esfuerzo, pero es difícil. Nicolás Maduro tiene control sobre los militares. No es una situación que se pueda resolver desde adentro, y nadie quiere entrar. He escrito una novela sobre esto. Y me mantengo en contacto con personas que intentan liberar a los venezolanos.

Es complicado, con intereses extranjeros y petróleo. El país ya no pertenece a los venezolanos. Recientemente hubo un escándalo en el que Venezuela imprimió 11.000 pasaportes a sirios, muchos de los cuales tenían vínculos terroristas. Se ha convertido en un centro para el crimen.

JH: Leí sobre tu novela, “Las aventuras de Juan Planchard”, que es de lectura básica en América Latina en este momento. ¿Alguna posibilidad de convertila en una película?

JJ: No, pero tal vez una serie. Es demasiado extensa para una película. Sin embargo, está siendo adaptada en una obra de teatro por el dramaturgo judío venezolano Moisés Kaufman, quien ganó la Medalla Nacional de Artes y Humanidades del ex presidente de Estados Unidos, Barack Obama. El primer venezolano en obtenerla. No lo pensé cuando la estaba escribiendo que podría ser  adaptada, pero las cosas siguen empeorando, así que tal vez debería hacerlo. Especialmente ahora que otros países se están interesando en Venezuela. Durante 22 años fuimos básicamente ignorados, pero ahora, ya que están más interesados..​.(Risas).

JH: He visto muchas películas sobre el Holocausto. Demasiadas, francamente. Pero tu película tuvo una escena que me golpeó en la cara. Marcel está hablando con otros miembros de la Resistencia francesa, que no son judíos. Son antinazis, sin duda, pero había una desconexión sobre la naturaleza del antisemitismo. Estas eran personas que claramente estaban del lado de los judíos pero, eh, simplemente no lo entendían. Tal vez ni siquiera les hubiese importado si conseguían entenderlo.

JJ: El antisemitismo es único. No es racismo u homofobia. Tiene formas. Está a la izquierda, a la derecha y al centro, y en diferentes culturas. Sentí que era importante escuchar la perspectiva de una intelectual francesa  sobre la Resistencia que tiene sus puntos de vista sobre el origen del antisemitismo. Ella cree que es un origen metafórico, que los judíos que se liberan de la esclavitud en Egipto se han convertido en un símbolo de emancipación y, por lo tanto, en una amenaza para los dictadores. ¡Es el tipo de cosas en las que ningún judío pensaría!

Me alegra que te haya gustado eso. Ese fue en realidad uno de los momentos más difíciles de concretar en la película.

Ahora, más que nunca, es el momento de apoyar el periodismo de calidad.

Traducido por Alicia Weiss.

Fuente: Times of Israel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni