Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Una boda judía en Beit Guvrin

Comienzo por el final. El casamiento estuvo lindo pero admito que monótono en cuanto a la pista de bailes. De todas maneras como fui sin mi mujer para ahorrarnos parte del regalo, no tenía intenciones de bailar mucho. Y antes que pregunten … en Israel se suele regalar dinero. Al entrar a la fiesta te espera una caja fuerte, sobres y un lápiz. Hay una aplicación y muchos programas que te calculan el monto del cheque a regalar que tienen en cuenta: cuánto te regalaron ellos en tu fiesta, cuántos son los que asistieron, qué  día de la semana es, en qué salón, a qué  hora, tu afinidad con los que te invitaron y algunos detalles que no me acuerdo. Al ir solo, di de regalo una suma de dinero y de haber ido acompañado hubiese tenido que duplicarla,  y como les conté que ya había estado en dos matrimonios esta semana … el regalo es también un peso cuando decides ir.
El vídeo es de la boda de una empleada de mi instituto que se casó con un judío de origen kurdo. Yo en realidad no lo sabía y me enteré cuando entraron al salón bailando a todo ritmo. Los kurdos suelen bailar con un estilo propio, comienzan en una fila, luego una ronda y luego más y más círculos de rondas bailando el mismo estilo: pasos cortos, de la mano subiendo el ritmo con el correr de la melodía que dura largos minutos.

En Israel no existe el casamiento civil, la boda judío religiosa consiste en dos partes, kidushin o bendición y nisuin o boda. En la primera etapa, el novio le entrega un anillo por medio del cual consagra a la novia, quien desde ese momento está considerada casada (o cazada ja ja ja) en el sentido que está prohibida para cualquier otro hombre. Todavía esta prohibida la convivencia con su marido.

Es recién después de la segunda parte de la ceremonia bajo la jupá, cuando se pronuncian las siete bendiciones, que se consuma el matrimonio. Antiguamente había un periodo de espera de doce meses entre ambas etapas durante la cual los novios se preparaban para sus vidas de casados. En estos tiempos vendría a ser el acto de “compromiso” que se estila en los judíos de la diáspora.

Hoy en día se realizan las dos etapas debajo de la jupá con poco intervalo, que consiste generalmente en la lectura de la ketuvá o  contrato matrimonial, bendiciones litúrgicas realizadas por el jazán y algún mensaje y bendición realizados por el rabino oficiante o algún familiar o amigo.

Las siete bendiciones, conocidas como “Sheva Brajot”, son recitadas sobre una copa de vino. Pero hay varias comunidades o comunidades de judíos que las resumen o las cambian, como en el caso de nuestro vídeo.
¿Cuál  es el significado y por qué pronunciamos precisamente estas bendiciones?.

La primera, la que se pronuncia sobre el vino, está siempre presente cuando se pronuncian bendiciones en ocasiones de alegría. Esto data desde los tiempos bíblicos, cuando los Levitas cantaban en el Tabernáculo mientras se realizaban las libaciones de vino sobre el altar. El vino y la alabanza divina van siempre de la mano.

Las otras seis bendiciones hacen referencia a los diversos aspectos y dimensiones presentes en esa ocasión tan especial. Las siete bendiciones son como los siete brazos del candelabro que iluminan y guían con su luz espiritual al nuevo hogar a formarse.

1. la congregación del público y su motivo.

2. la creación del hombre a imagen y semejanza de D´s.

3. la creación de la mujer del hombre.

4. la recordación de la desolación de Jerusalem.

5. el deseo de felicidad tanto para el novio como para la novia como individuos.

6. los deseos para los novios como pareja.

La congregación del público en la jupá no es simplemente para festejar, sino para glorificar a D´s, ya que la creación de un nuevo ser humano, capaz de reconocer a D´s, es el objetivo último del matrimonio y agrega a su gloria.
Cumpliendo con los salmos (137:5,6) “Si te olvidare Jerusalem que mi mano derecha olvide su destreza. Que mi lengua se adhiera a mi paladar si no te recordare, si no he de traer a la mente a Jerusalem durante mi mayor alegría!” invocamos a la “esteril” Jerusalem y anhelamos su pronto reencuentro con todos sus hijos.

Pedimos a D´s que la alegría de los novios sea tan completa como la de la primera pareja en el jardín del Eden, donde ninguno tenía duda que era el uno para el otro.

Finalmente pedimos a D´s que bendiga a la pareja con alegría, amor, cariño y compañerismo y que sea un hogar llevado adelante de tal manera que acerque la reunión final y permanente del pueblo de Israel en la Tierra de Israel. Después de cada bendición, el publico responde con un amén a coro.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni