Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

De la cuarentena a la urna y de la urna a la cuarentena

Tres horas después de que unas 10 mil mesas electorales el lunes por la mañana abrieran sus puertas en todo el país para los 6.453.255 ciudadanos habilitados para votar, 16 cabinas de votación especialmente equipadas abrieron para los 5.630 votantes que estaban en cuarentena, debido a precauciones para evitar la propagación del Coronavirus en Israel.

La cantidad de votantes, aislados por el coronavirus en el país, se acerca al 0,01 por ciento de los ciudadanos habilitados para emitir votos.

Hasta ahora, 10 israelíes han dado resultado  positivo de COVID-19, la enfermedad causada por el Coronavirus. Israel ha tomado medidas de largo alcance para prevenir un brote, prohibiendo la entrada a extranjeros que estuvieron en China, Hong Kong, Macao, Tailandia, Singapur, Corea del Sur, Japón e Italia en los 14 días previos a su llegada, y obligando a todos los israelíes  que llegaron recientemente de estas áreas, a la cuarentena por dos semanas.

Sin embargo, a los israelíes se les permite salir de la cuarentena para votar en los colegios electorales especiales. Pero deben tomar precauciones especiales, como ponerse máscaras faciales antes de salir de sus vehículos y tratar de hacer el viaje a la mesa de votación sin ser acompañados por otros que no estén en cuarentena. También se les prohíbe detenerse en el camino hacia y desde las mesas de votación.

Además, cualquier persona que muestre síntomas de la enfermedad tiene prohibido usar incluso las mesas de votación especiales, advirtió el Ministerio de Salud el domingo. Las personas hospitalizadas pueden usar procedimientos especiales de votación ya establecidos para los pacientes.

El primer votante en llegar a una mesa de comicios especial en las afueras de la ciudad central israelí de Modiin fue Yishai Akker de la cercana Givat Shmuel, que ha estado en cuarentena desde que regresó de un viaje de esquí familiar de cinco días de duración a Italia el viernes.

“Se siente histérico. Se siente por encima de uno. Pero lo respetaremos ”, dijo sobre la cabina de votación que aún se estaba montando cuando una pequeña cola comenzó a formarse detrás de él.

Las mesas electorales, ubicadas en las ciudades de Jerusalem, Safed, Afula Illit, Haifa, Netanya, Tel Aviv, Holon, Beerseba, Ashkelon, Eilat, Rosh Ha’ayin, Modiin y Kfar Saba, están formadas por dos pequeñas carpas con una ventana contigua: en una tienda de campaña se sientan los paramédicos de Magen David Adom, especialmente entrenados,  para el lunes como administradores electorales; en el otro, visible a través del plástico transparente, la urna se encuentra en una mesa detrás de una pantalla azul.

Cuando llegaron los votantes, fueron recibidos por personal de votación con equipo de protección completo que les pidió que se quitaran temporalmente sus máscaras faciales y verificaron su identidad con su tarjeta de identidad israelí.

Luego, después de cada aplicación de gel de manos antibacteriano, los votantes recibieron un paquete especialmente preparado con una nueva máscara facial y guantes para usar durante la votación.

Un centro de votación especial en las afueras de la ciudad de Modiin Israelíes bajo cuarentena debido a precauciones sobre el coronavirus.

Los votos, que se colocan en una urna especialmente forrada, se enviarán al Comité Central de Elecciones, donde serán contados por el personal que también usará ese equipo de protección.

Cuando se le preguntó si estaba preocupado por contraer el virus de otros votantes, Akker dijo: “Por eso queríamos ser los primeros. Para no estar en contacto con otros o materiales tocados por otros”.

“Pero”, agrega, “no queríamos renunciar a la derecha. Esta es la primera vez que mi hijo vota”.

Seffi Akker, quien cumplió 18 años el mes pasado y, por lo tanto, no pudo votar en las dos elecciones que tuvieron lugar en 2019, dijo que la experiencia fue “loca pero divertida”.

“No se puede decir, pero estoy sonriendo bajo mi máscara”, bromeó.

Cuando finalmente abrió la mesa de votación, unos 15 minutos tarde, unas 30 personas ya estaban haciendo fila para votar, todas con máscaras faciales y, quizás debido a las máscaras, no todas parecían demasiado felices.

“Ha sido muy difícil en casa”, dijo Ayala Cohen, quien había estado en cuarentena en su casa desde la semana pasada con su esposo Eitan después de que la pareja regresara a Israel de un viaje a Australia a través de Corea del Sur hace dos semanas.

“Solo cambiaron las reglas para incluirnos cinco días después de que regresamos, pero no es fácil estar atrapado dentro todo el día”, dijo Eitan. “Es genial salir, pero tenemos que regresar después de esto”.

Itzik Majar, a quien también se le ordenó la cuarentena después de regresar de un viaje de esquí en Italia, dijo que tanto la cuarentena como la votación en el stand especial fueron “una experiencia surrealista y extraña”.

Un centro de votación especial en las afueras de la ciudad de Modiin Israelíes bajo cuarentena debido a precauciones sobre el coronavirus

“El tiempo dirá si esto es una exageración, pero parece mucho”, dijo, y agregó que el proceso especial de votación se sumó a la creencia de muchos de que quienes estaban en cuarentena estaban infectados con el virus.

“No estamos enfermos”, dijo Majar. “Pero la gente cree cualquier cosa”.

La policía y las autoridades médicas,  se han puesto en alerta el lunes, por los intentos de interrumpir las elecciones con informes falsos de Coronavirus, y el primer ministro Benjamin Netanyahu instó a los ciudadanos a ir a las urnas y les dijo que no temieran contraer la enfermedad.

“Insto a los ciudadanos de Israel a que voten. Este es un gran derecho democrático y deberíamos estar orgullosos de él”, dijo Netanyahu después de votar en Jerusalem, en un colegio electoral normal.

“Hemos hecho todo lo posible contra el Coronavirus. Todo está bajo control y hemos tomado todas las medidas posibles. No creas noticias falsas, puedes votar con determinación y confianza”, dijo.

El domingo, el principal rival de Netanyahu en las elecciones, el líder del partido Azul y Blanco, Benny Gantz, acusó al partido Likud del Primer Ministro de difundir informes falsos sobre el Coronavirus para suprimir la participación el día de las elecciones, entre los partidarios de su alianza centrista.

Gantz se refería a informes de noticias de que sectores de un centro comercial en el suburbio de Givatayim, en Tel Aviv, fueron cerradas debido a sospechas de que un comprador estaba infectado con el virus. En las elecciones anteriores de septiembre, el 50.32 por ciento de los votos emitidos en Givatayim fue para Azul y Blanco, mientras que el 17.32% fue para Likud.

En respuesta a la acusación, el partido Likud emitió una declaración afirmando que “Gantz está diciendo tonterías”.

“Se encontrará una vacuna para el Coronavirus antes de que (Gantz) encuentre la forma de formar un gobierno sin (la Lista Conjunta) Ahmad Tibi”, escribió Likud en su cuenta de Twitter.

Para Majar, la política tomó precedente sobre cualquier temor que rodeara al virus.

“La posibilidad de que la persona equivocada lidere el país es peor que el Coronavirus”, dijo, antes de regresar a casa por el resto de su tiempo en cuarentena.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

 

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni