Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

3 israelíes contrajeron el coronavirus en el barco cuarentenado

A una pareja israelí que viajaba a bordo del crucero Diamond Princess se le diagnosticó coronavirus el domingo por la mañana y está hospitalizada en un centro médico estadounidense a una hora de distancia de Tokio, según un informe del Ministerio de Salud israelí. Una tercera mujer israelí fue diagnosticada con el virus ese mismo día.

El Ministerio de Relaciones Exteriores dijo encontrarse evaluando la situación para determinar los próximos pasos con el resto de los 15 pasajeros israelíes que estaban a bordo del barco pero no fueron diagnosticados como portadores del coronavirus. El ministerio dijo que estaba considerando evacuar a los israelíes en un avión seguro y devolverlos a Israel, como hicieron los norteamericanos el domingo.

Otros países anunciaron planes similares, incluyendo Canadá, Corea del Sur, Hong Kong e Italia.

Según los informes de las autoridades sanitarias japonesas, los israelíes infectados se encontraban estables, padeciendo síntomas leves.

Un doctor del Centro Médico Hadassah de Jerusalem, el Prof. Ran Nir-Paz, debía partir a Japón el lunes por la mañana para supervisar el tratamiento de los israelíes infectados.

“El motivo del viaje es asegurar que reciben el tratamiento adecuado”, dijo Nir-Paz, quien se especializa en microbiología y enfermedades infecciosas. “Necesitamos asegurarnos de que puedan volver a casa sanos sin afectar a aquellos con los que viajan y a los que están de vuelta en Israel”.

Cuando le preguntaron si tenía miedo de viajar a Japón dado lo contagioso que es el coronavirus, dijo: “No debería ser una misión peligrosa”. Mi familia está naturalmente preocupada. Me senté con ellos y les mostré entonces los números para mostrar que el riesgo no es grande. Recibí su bendición para un viaje seguro”.

Varios pasajeros siguen en cuarentena y bajo una estricta supervisión, dicen los funcionarios japoneses. El barco ha estado en cuarentena desde el 3 de febrero y el polémico procedimiento de cuarentena está previsto que termine finalmente el 19.

El sábado, el director general del Ministerio de Salud, el profesor Itamar Grotto, partió hacia Japón para evaluar la situación en la escena.

En una entrevista, Grotto dijo que los israelíes infectados estaban recibiendo atención de calidad, que podrían regresar al país si sus análisis de sangre resultaban limpios y se descubría que ya no eran contagiosos.

Espresó su confianza en que que los israelíes serían evacuados y llevados de vuelta a su tierra natal pronto.

Según los informes de los funcionarios japoneses, se tomaron muestras de sangre de los israelíes antes de su posible retirada del barco, y durante ese diagnostico es que el virus les fue identificado.

Eyal Leshem, director del Centro de Medicina de Viaje y Enfermedades Tropicales del Centro Médico Sheba, dijo al Jerusalem Post que las autoridades están lidiando con lo que podría llamarse un “Catch-22”. Dijo que el hecho de estar en cuarentena en el barco probablemente ha aumentado el riesgo de que los israelíes se infecten, sin embargo, no había otra opción que emitir dicha cuarentena.

El domingo se confirmó que otras setenta personas tenían el coronavirus a bordo del barco, lo que elevó el número de casos del barco a 355, el mayor número en cualquier lugar fuera de China.

“¿Por qué se están infectando?” preguntó. “Hay un estrecho contacto entre personas que están y no están infectadas. Otra posibilidad es que algunos miembros de la tripulación estuvieron en contacto con muchos pasajeros y terminaron propagando la enfermedad”.

Señaló que el coronavirus también puede propagarse a través del sistema de aire acondicionado, pero que esto era sólo una especulación, ya que nadie conoce aún los detalles de las precauciones tomadas en la Princesa de Diamante.

Dijo que Israel debe sopesar sus opciones entre dejar a los israelíes en Japón durante otras dos semanas de cuarentena o sacarlos del barco y llevarlos a casa, como están haciendo algunos otros países. Dijo que si Israel decide evacuar a los israelíes, el país corre el riesgo de evacuar a las personas asintomáticas pero infectadas. Otro desafío: “¿Qué es lo que hace que alguien desarrolle una fiebre en el avión? ¿Cómo se le aísla en el avión?

“No es una decisión sencilla”, dijo Leshem. “Los interesados tienen que sopesar los riesgos de traer la enfermedad a Israel y propagarla, con los beneficios de que las personas no se vean obligadas a permanecer en cuarentena en el barco”.

Un israelí hablando el domingo por la mañana dijo: “Preferimos el aislamiento en Israel” que estar en cuarentena en el crucero. “Incluso renunciamos a nuestro tiempo fuera de nuestras habitaciones por miedo a ser infectados.” El nombre de esta persona no fue revelado.

Otro israelí, Shimon Dahan, dijo estar al tanto de los israelíes infectados, pero que no los conocía personalmente. Reiteró que él y su familia estaban tan temerosos de contraer el coronavirus que también ellos, a menudo, no hicieron uso del tiempo que les fue dado para estar fuera de sus habitaciones.

Las televisión israelí informó el domingo por la noche que si los israelíes regresan a casa, serán puestos en aislamiento en el Centro Médico de Sheba. Sin embargo, los pilotos de El Al que dirigirán la misión serán revisados a su llegada, pero no serán puestos en cuarentena.

Los Estados Unidos trabajaron para sacar a la mayoría de sus ciudadanos del barco el domingo. Un informe de las autoridades americanas indicaba que los pasajeros entrarían en aislamiento durante dos semanas y luego serían transferidos de vuelta a sus casas.

Un anuncio del capitán sonó por los altavoces el domingo, informando a los huéspedes americanos que estaban dispuestos a desembarcar que estaban programados para salir a partir de las 9 p.m.

Los pasajeros americanos que decidieron desembarcar, salieron en uno de los dos vuelos charter a los Estados Unidos desde Japón a las 7:05 am, según un comunicado de la embajada de los Estados Unidos en Japón.

“Saliendo en unas pocas horas. No hay detalles. Puede que vaya a Texas o Nebraska”, dijo a Reuters Gay Courter, uno de los pasajeros americanos a bordo.

La embajada de EE.UU. en Tokio dijo que los pasajeros y la tripulación a bordo corrían un alto riesgo de exposición al coronavirus, y recomendó a los ciudadanos estadounidenses que se bajaran y tomaran uno de los vuelos a casa. Todos los pasajeros serían examinados antes de abordar los vuelos y la embajada dijo que no se permitirían pasajeros sintomáticos o infectados a bordo.

Había alrededor de 400 estadounidenses en el barco.

El domingo por la tarde, el Ministro de Salud Ya’acov Litzman amplió el requisito de la cuarentena a las personas que regresaban a Israel no sólo de China sino también de Tailandia, Hong Kong, Singapur y Macao.

El ministerio dijo que los israelíes que regresen de esos países deben abstenerse de usar el transporte público o de estar en lugares públicos durante 14 días a su regreso. Además, pidió que cualquier persona que muestre síntomas como fiebre, tos o dificultad para respirar se ponga en contacto con su proveedor de servicios de salud o con la sala de emergencias y que se le hagan inmediatamente pruebas para detectar el coronavirus.

Trascedió el hecho de que cualquier infectado que pudiera romper su cuarentena sería condenado a siete días de prisión.

El Al anunció que cancelaba el 50% de sus vuelos de ida y vuelta a Bangkok, Tailandia. Sin embargo, la aerolínea dijo que no cesaría completamente los vuelos porque todavía hay miles de israelíes en el país.

Un estudio internacional realizado en Alemania encontró que había una posibilidad entre tres de contraer el coronavirus por viajar a o desde Tailandia.

El sábado, una mujer estadounidense de 83 años que había sido pasajera de otro crucero que atracó en Camboya dio positivo en la prueba del coronavirus al aterrizar en Malasia, según las autoridades sanitarias. Ella había volado a Malasia el viernes desde Camboya junto con otras 144 personas del barco, dijo el Ministerio de Salud de Malasia en un comunicado.

Leshem dijo que existe la preocupación de que la enfermedad se esté propagando silenciosamente a otros países además de China.

El primer caso de coronavirus apareció en diciembre en la ciudad de Wuhan, en la provincia china de Hubei, y desde entonces el virus se ha extendido por gran parte del mundo.

Las últimas cifras de Beijing del domingo mostraron 68.500 casos de la enfermedad y 1.665 muertes, la mayoría en la provincia.

La Organización Mundial de la Salud ha elogiado los esfuerzos de China para prevenir la propagación de la enfermedad fuera de su país. Los últimos informes indican que la propagación del coronavirus se está ralentizando.

Grotto enfatizó que, “a medida que pasa el tiempo, la preocupación se reduce”.

Reproduccion autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni