-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" En cada generación uno debe verse asimismo como si estuviera saliendo de Egipto "   

Masiva vandalización de un barrio árabe-israelí

La policía abrió el martes una investigación por un aparente crimen de odio en el barrio árabe de Jish, al norte de Israel, donde se destruyeron las llantas de unos 170 vehículos y en varios edificios, entre ellos una mezquita, se pintaron graffitis en hebreo que condenaban la convivencia interreligiosa.

Una de las frases pintadas con spray en la pared del centro religioso dice: “Los judíos se despiertan y dejan de asimilarse!”.

El primer ministro Benjamin Netanyahu condenó los hechos y aseguró: “Encontraremos a los infractores de la ley y los llevaremos ante la justicia. No aceptaremos ningún ataque contra nuestros ciudadanos”.

El alcalde de la ciudad, Elias Elias, dijo que era la tercera vez que Jish había sido sede de ataques vandalismos en los últimos años, con el último presunto delito de odio en abril de 2019.

“Aparentemente, algunas personas quieren sabotear nuestra buena relación con nuestros vecinos. No tendrá éxito, pero esto nos causa un profundo dolor y angustia ”, dijo Elias en una entrevista. “Pido a las fuerzas de seguridad que atrapen a estos gamberros ya”.

Las imágenes de la cámara de seguridad publicadas por la emisora ​​pública Kan muestran a tres sospechosos encapuchados que caminan sigilosamente hacia los autos estacionados para cortar sus neumáticos uno por uno.

El presidente de Azul y Blanco, Benny Gantz, calificó el ataque como “impactante y racista” y dijo en un comunicado que “confiaba en que la policía llevaría a los responsables ante la justicia”.

Tuiteando sobre el aparente crimen de odio, la el parlamentario de la Lista Conjunta árabe, Ofer Cassif, escribió: “Todos sabemos que un caso así, si hubiera sido dirigido a una comunidad judía, hubiese recibido atención inmediata del primer ministro y continuaría con arrestos rápidos”.

El representante electo por el partido Labor-Gesher-Meretz, Nitzan Horowitz, pidió a la policía que “despierte” y atrape a los perpetradores. También instó a los miembros del público israelí a visitar Jish.

Incluso el presidente de Israel Beytenu, Avigdor Lieberman, que ha provocado la ira de los árabes israelíes al pedir que sus barrios sean transferidos al territorio de un futuro estado palestino, repudió el vandalismo en Jish. “Cualquier crimen de odio (sin importar el objetivo) es digno de condena”, dijo.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Mostrar más