-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Radio Jai, Donaciones recibidas durante Octubre - En memoria de Mauricio Hatchwell Toledano Z.L U$2000 - A la memoria de Ursula Heyman Z.L U$120 - Rabbi Alberto Zeilicovich Temple Beth Sholom U$500 - Anónimo U$180 - Ester y Darío Pardo U$100 - Familia Roisentul U$100 - Eugenio Guzman U$10 - Anónimo U$360 - Si por algún motivo su aporte no aparece publicado por favor envíenos un mail a [email protected] - Gracias por su donación, la misma es imprescindibles para sostener nuestra tarea -

“La prostitución es una actividad de hecho pero no de derecho”

Frente a la polémica desatada por la publicación que promociona un tema musical imitando los volantes que ofrecen servicios de prostitución, el Dr. y Rabino Fishel Szlajen brindó en Radio Jai una perspectiva al tema desde la tradición judía.

“La prostitución es la práctica de las relaciones sexuales indiscriminadas con fines comerciales, en ese sentido y definido así, la prostitución dentro del judaísmo, no solo que transgrede una innumerable cantidad de preceptos desde lo jurídico, sino que también bajo la cosmovisión del tejido social virtuoso que predica la torá”, explicó.

Respecto de la mención de la prostitución en los textos sagrados, el rabino indicó que “dentro del judaísmo, ya desde la torá, la prostituta era un miembro aceptado aunque desaprobado dentro de la sociedad, tanto en lo urbano como en lo rural. La torá nunca, ni siquiera el talmud, hace referencia a un juicio de valor respecto de la mujer prostituta pero si de la actividad, porque considera que la mujer que desarrolla esa actividad cayó en desgracia por una emergencia económica, no por propia voluntad”

“Dentro del judaísmo y dado su pragmatismo como cultura legal, dado que tiene que legislar en la halajá sobre todo accionar (es por eso que en el judaísmo no existen los tabúes, porque tiene que sacar a la luz una actividad para decidir y legislar sobre ella), la prostitución o la mujer prostituta se la considera como una actividad que puede llegar a tener su razón preventiva pero no está permitida. Esta es una diferencia que el derecho moderno no hace y si la hace la halajá. Una cosa es una medida preventiva de una acción que está prohibida pero no está penalizada, y otra cosa es la permisión y la legalización de esa actividad”, expresó el Licenciado en Filosofía y Magister en Filosofía judía.

Con respecto a la discusión acerca de si se debe prohibir o legislar el ejercicio de la prostitución, Szlajen expresó que “la halajá dice que no se puede prohibir, no se puede decretar una proscripción sobre un pueblo que ya se sabe de antemano que es imposible  que se cumpla, porque eso lo que hace es bajarle la jerarquía a la ley y a los estratos judiciales, y vemos en la historia de la humanidad que la prohibición de la prostitución lo que generó fue mayor esclavitud sexual, tráfico sexual, y trata de mujeres”.

“¿Cuál es la vida buena y recta, y cuáles son los valores que deberíamos mantener en nuestra sociedad? Esa reflexión hoy no existe porque se enmascaró la palabra ‘moral’ como algo anticuado por el concepto de ‘ética’, pretendiendo que la ética es un concepto más elevado y mucho menos rigorista. Se cayó en una especie de autoreferencialidad, una mismidad, diciendo ‘si yo soy dueño de mi cuerpo y puedo decidir sobre mí mismo, entonces todo lo que me obligue a repensar sobre esta decisión lo considero opresor y antilibertario’, y por eso se degrada el concepto de responsabilidad que justamente lo que hace es pensar en el otro”, reflexionó Szlajen.

En relación a la visión judía del tema sexual, fue categórico: “En el judaísmo el sexo no es pecaminoso, todo lo contrario. Hay un precepto de ‘oneg shabat’ que es disfrutar el shabat, por lo cual fomenta y promociona la relación sexual conyugal, es más, uno cuando firma la ketuvá es una obligación del hombre satisfacer a su esposa. Pero la actividad sexual es una actividad que en el judaísmo está reglada preceptual o éticamente y no es una actividad como era en los pueblos paganos que era un simple intercambio desiderativo, indiscriminado. Entonces, promocionar esa actividad con fines comerciales, que es una actividad que debería estar guardada en el ámbito conyugal es promocionar no solamente un transgresión, sino a su vez (como ya está demostrado), una actividad que inescindiblemente lleva a lo que es la trata de mujeres, la esclavitud sexual”.

“Hay una organización en Israel que ha demostrado que la única forma de bajar la trata de mujeres y la esclavitud sexual es cerrar los prostíbulos. La diferencia entre, por ejemplo, un taller de costura donde vive gente esclavizada a un prostíbulo es que la actividad donde una persona le pone un valor agregado a una materia prima es, por naturaleza y por magnitud, totalmente distinta a cuando la persona comercia con su propio cuerpo”, explicó el rabino ante la pregunta de si no es similar cualquier otra actividad que se realiza en forma de esclavitud pero no involucra el sexo.

“El problema no es la legalización o no, el problema viene más de fondo, en qué escuela de derecho nosotros queremos en la Argentina. Si concebimos el derecho como un orden que simplemente regula lo que hay, o concebimos el derecho como un orden normativo y teleológico, con fines axiológicos. Hoy tenemos un derecho que aparentemente parece ser netamente regulatorio, entonces es muy difícil combatir seriamente lo considerado como delito dado que en su relatividad mañana puede ser lícito, y ese es básicamente el problema”, resaltó.

“Reglar o legalizar la prostitución en los términos que se están dirimiendo es mucho más visible y de mayor impacto, es decir, obedece a una cuestión de marketing y no una cuestión de prioridad y de salud pública”, concluyó el Dr. Szlajen.

Permitida la reproducción por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni