Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

El erudito que escribió la definición de antisemitismo dice que ha sido subvertida

Kenneth Stern redactó la “definición de antisemitismo” que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, utilizó en una orden ejecutiva para atacar el antisemitismo en los campus universitarios. También es uno de los críticos más vociferantes de la orden reciente.

“El problema no es la definición”, dijo Stern a The Times of Israel. “El problema es el abuso de ella”.

Hace quince años, como experto en antisemitismo en el Comité Judío Americano (AJC), Stern tomó la iniciativa de formular una definición que ayudaría a los países dispares a tener una comprensión unificada de la forma de odio más antigua del mundo. El propósito, dijo, era rastrear mejor el antisemitismo y los incidentes antisemitas en todo el mundo.

“Es realmente difícil para las personas en diferentes países saber qué buscar sin ciertas pautas y una definición”, dijo. “Claramente era necesario tener algún tipo de hoja de ruta”.

Ahora, sostiene Stern, la administración Trump está utilizando esa definición para silenciar el discurso pro-palestina en los campus universitarios.

“La idea nunca fue que esto podría ser utilizado como un código de odio de facto en el campus”, dijo. “Se quería formar a los agentes de policía respecto al antisemitismo y así sucesivamente. Pero nunca se contempló, en particular, cercenar la palabra en un campus “.

El mes pasado, Trump firmó una orden ejecutiva de orientación respecto al antisemitismo con la amenaza de retener los fondos federales a las instituciones de educación superior si no combatían suficientemente la discriminación contra los judíos.

Se utilizará la definición funcional de antisemitismo, adoptada por la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto (IHRA), como la medida de qué tipo de comportamiento constituye una violación del Título VI de la Ley de Derechos Civiles de 1964, que protege contra la discriminación basada en la raza, color y origen nacional.

La medida dividió bruscamente a la comunidad judía de EE. UU. Algunos elogiaron la medida como una acción necesaria para combatir una marea creciente de antisemitismo y otros la castigaron como un intento cínico de suprimir el discurso crítico de Israel.

La definición incluye lenguaje que detalla el siguiente comportamiento como antisemita: “responsabilizar colectivamente a los judíos por las acciones del estado de Israel”; “Negar al pueblo judío su derecho a la autodeterminación, por ejemplo, al afirmar que la existencia de un Estado de Israel es un esfuerzo racista”; “Y hacer comparaciones de la política israelí contemporánea con la de los nazis”.

Stern, quien ahora dirige el Centro Bard para el Estudio del Odio, dijo que los líderes judíos de derecha han estado presionando para la adopción de la definición en entornos educativos durante una década.

“Desde 2010, las personas de la derecha judía han estado tratando de tomar la definición, unirla a los poderes del Título VI y usarla como una forma de tratar de reprimir el discurso pro-palestino en el campus”, dijo. “Por mucho que esté de acuerdo con algunas de las críticas de ese discurso, hay una forma de lidiar con eso en un campus: Piensas críticamente al respecto y lo rechazas”.

Stern advirtió contra el apriete que implicaría para los colegios y universidades cuando los estudiantes se manifiesten a favor de la causa palestina, o de manera crítica de Israel.

“Para mí, el problema no es solo cómo se usará la definición en los casos del Título VI”, dijo. “Es más porque establece un sistema en el que los administradores tienen una razón ya sea para condenar o tratar de suprimir el discurso pro-palestino porque su tarea es evitar que la universidad sea demandada bajo el Título VI”. Eso es lo que veo como un gran peligro”.

“Establece un sistema en el que los administradores tienen una razón para condenar o tratar de suprimir el discurso pro-palestino porque su trabajo es evitar que la universidad sea demandada”.

Otros no están de acuerdo. La Liga Antidifamación dio la bienvenida a la orden ejecutiva como un paso importante para la lucha contra los incidentes antisemitas en el campus.

“En un clima de creciente antisemitismo, el que establece una orientación valiosa sobre el antisemitismo, dando al cumplimiento de la ley y a los funcionarios del campus una importante herramienta adicional para ayudar a identificar y combatir este odio pernicioso”, dijo el CEO del grupo, Jonathan Greenblatt, en una declaración.
Pero Stern piensa la orden poco hará para los estudiantes judíos.

“No creo que proteja a los estudiantes judíos del acoso”, dijo. “Mucho tiene que ver si el antisionismo es antisemitismo o no. Es parte de este debate interno en la comunidad judía sobre quién está dentro de la carpa y quién está fuera de ella. No me gusta que el gobierno ponga su pulgar en la balanza de un debate de la comunidad judía”.

En última instancia, Stern sostuvo que la mayor consecuencia de la orden será más presión para silenciar a ciertos estudiantes que quieren decir lo que piensan.

“¿Creo que, en última instancia, un estudiante será expulsado por decir algo antisionista? No. ¿Creo que va a enfriar el discurso? Sí, y creo que ese es el propósito “, dijo Stern.

Traducida por Alicia Weiss para Radio Jai con información de Times of Israel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni