Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Ruth Bader Ginsburg: La octogenaria jueza de la Corte Suprema de EE.UU. y defensora de mujeres, homosexuales y negros

Ruth Bader Ginsburg tiene 86 años, integra la Corte Suprema de Estados Unidos y defiende los derechos de las mujeres y de las minorías. Nació en Brooklyn, Nueva York; el 15 de marzo de 1933 en el seno de una modesta familia judía. Es una jueza y jurista estadounidense que ha destacado especialmente por su trabajo en la lucha por la igualdad legal de género. Desde el 10 de agosto de 1993 es jueza de la Corte Suprema de los Estados Unidos, nombrada por el presidente Bill Clinton. En 1972 fundó la sección de derechos de la mujer en la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles. Ginsburg mantiene una alta popularidad en Estados Unidos. Es un Icono de la cultura pop, es admirada por los jóvenes quienes usan remeras, tatuajes y tasas con su cara. Recibe el apodo de “Notorious R.B.G.” y está considerada como un símbolo de la resistencia pública y la rebeldía contra las injusticias. El documental RBG nominado al Premio Óscar cuenta su increíble historia.

Su madre, Celia, le impulsó a los libros y al estudio. Murió el día que Ruth tenía que graduarse en el instituto. Estudió con una beca en la Universidad de Cornell en los años 50. Conoció entonces al que sería su marido, Martin Ginsburg, y fueron juntos a estudiar Derecho a la Universidad de Harvard. Ruth Bader Ginsburg, pudo, a pesar de las difíciles circunstancias que tuvo que atravesar, imponerse como una de las mejores de su clase. A pesar de tener un promedio excepcional y ser la primera de su clase, Ruth Ginsburg no consiguió trabajo en ninguna firma de abogados de Nueva York por su política de no contratar abogadas mujeres. En esos años comenzaba a tomar fuerza en los Estados Unidos la llamada segunda ola del feminismo, un movimiento que incorporó reclamos y debates sobre la igualdad de género en temas como el trabajo, la sexualidad y la familia, además de denunciar la violencia doméstica.

En 1972 fundó la sección de derechos de la mujer en la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles, desde donde inició la batalla legal por la igualdad entre hombres y mujeres. Lideró seis de los principales casos ante la Corte Suprema de Estados Unidos, de los que ganó cinco. Gracias a su impulso en 1971 el tribunal dictaminó por primera vez que tratar a una mujer diferente a un hombre violaba la Constitución y era ilegal. Esto fue conocido como el caso Reed v. Reed.

Comenzó su carrera judicial en 1980, cuando el presidente Jimmy Carter la nombró jueza del Tribunal de Apelaciones del Distrito de Columbia, donde pasó 13 años. En 1993, el presidente Bill Clinton la nombró jueza del Tribunal Supremo El Senado confirmó su nombramiento con una votación de 96 a 3. Se convirtió así en la segunda mujer en la historia en servir en este alto órgano judicial. Ginsburg es una de las principales voces del ala liberal del Tribunal Supremo. Durante sus años en el Tribunal, Ginsburg ha votado a favor del derecho al aborto y de la citación de Derecho Internacional en las opiniones de la Corte. Además, ha votado en contra de la pena de muerte y a favor de los derechos de los homosexuales y de los negros.

Gingburg ha sobrevivido a dos diagnósticos confirmados de cáncer en su vida, tiene miles de admiradores en sus redes sociales. En noviembre de 2018, a los 85 años, fue hospitalizada después de una caída que le fracturó algunas costillas, se le diagnosticó de nódulos cancerosos en sus pulmones y se intervino. Su dimisión del supremo por razones de salud pudo en ese entonces abrir la puerta a que el presidente Donald Trump, quien no oculta su animadversión hacia la magistrada, nombrara a un nuevo juez, pero ella volvió a su puesto diciendo que no le dará el gusto y que no abandonará su toga hasta los 90 años. Esta abuela de gafas enormes y 1,55 metros de estatura -con su imagen tan alejada de la típica estrella de rock, despierta pasiones entre los millennials- logró convertirse en un ícono pop indiscutible para muchas generaciones.

Su cara se reproduce en tazas, remeras y hasta tatuajes. Los jóvenes hacen filas eternas para escucharla hablar y algunas mujeres se visten como ella en las fiestas de disfraces. Con 40 años de carrera en el sistema judicial de Estados Unidos, la figura de Bader Ginsburg obtuvo especial relevancia internacional debido a la ola feminista actual, que rescata su importante rol en la lucha por los derechos de las mujeres.

Este año, llegó a los cines “La voz de la igualdad”, una biopic sobre la jueza, y RBG, un documental sobre Ginsburg nominado en la última edición de los Oscar.

Fuente: Personalidades Judías de Todos los Tiempos.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni