Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Si en Israel torturaran palestinos ¿Lo sabríamos?

Una convergencia de dos casos, uno solo ahora completamente revelado, está cuestionando si los nuevos mecanismos de supervisión sobre Shin Bet (Agencia de Seguridad de Israel) están fallando.

El caso conocido se refiere a un palestino que casi fue asesinado durante un interrogatorio de Shin Bet el 28 de septiembre. No es una imagen muy comprensiva.

Shin Bet estaba interrogando a Samer Arbid por su presunta participación en el asesinato de Rina Shnerb en agosto, así como por otros posibles ataques terroristas que supuestamente estaba planeando.

El Tribunal Superior de Justicia ha declarado ilegal la tortura de detenidos desde 1999, incluso para terroristas.

El zar de supervisión del Ministerio de Justicia, que está revisando el caso, ni siquiera ha producido resultados preliminares después de 10 semanas, lo que puede ser un síntoma de un problema mayor.

Algunas de las formas de tortura mas comunes

La mayoría de las personas considerarían la hospitalización y casi morir como resultado de un interrogatorio que fue demasiado lejos: la tortura.

Este es un hecho importante para analizar, ya que la misma opinión del Tribunal Superior de 1999 que prohíbe la tortura, al mismo tiempo, permite al Shin Bet usar “presión física moderada” para detener un posible ataque terrorista de “bomba de relojería”.

Si bien no existe una guía oficial del gobierno sobre lo que cruza y no cruza la línea del Tribunal Superior, un estudio cuidadoso de alguna información rara y disponible públicamente, así como cierta información confidencial, diría que lo siguiente probablemente se considera legal :

– Privación del sueño durante un período de tiempo no especificado, si se realiza bajo la apariencia de un interrogatorio continuo, interrumpido estratégicamente con “descansos” prolongados

– Atar a los detenidos a los lados de sus sillas de una manera que podría ser incómoda, pero no muy dolorosa.

– Amenazas para arrestar a familiares de detenidos que puedan estar bajo sospecha criminal

– Exposición a un ambiente incómodo, pero no doloroso, ya sea relacionado con el ruido, la temperatura o la higiene.

– Desbaste de grado bajo de los detenidos en “respuesta” a los arrebatos de detenidos

Por supuesto, Arbid podría ser un caso atípico que no representa lo que suele suceder.

El problema es que hay otros casos en los que las demoras de la unidad de supervisión del ministerio en el sondeo, y mucho menos en la investigación criminal, las denuncias de tortura de los detenidos contra sus interrogadores Shin Bet, parecen mostrar una fuerte indiferencia por descubrir lo que realmente sucedió.

Ademas de Arbib, con respecto a quién la unidad de supervisión prometió una divulgación rápida de detalles el 29 de septiembre, está el caso de Ahmed Musa.

Musa, cuya experiencia solo se está reportando completamente ahora, tampoco es una figura comprensiva, ya que estuvo involucrado en un horrible atentado en un autobús en Tel Aviv en 2012.

Sin embargo, las preguntas principales que se hacen no son qué tan culpable es el detenido, sino si se violó la prohibición de tortura y si los funcionarios de supervisión toman en serio la cuestión.

Musa fue interrogado en 2012 y se quejó de que sus interrogadores lo habían torturado. La justificación de la demora hasta 2015 es que hubo un procesamiento paralelo contra él.

Uno puede debatir cuán hermética es una justificación, pero dejando eso de lado, lo interesante es, ¿qué sucedió después de que Musa fuera condenado en 2015?

Nada.

Por alrededor de cuatro años.

Hasta hace tres semanas, el 24 de noviembre, cuando el Comité Público contra la Tortura en Israel (PCATI) reveló al Correo que el estado finalmente había tomado una decisión y cerró el caso, bajo la presión de una petición del Tribunal Superior.

Tras haberse sentado en el caso durante tres años, el estado no intentó en 2015 corregir la situación al terminar rápidamente su investigación y emitir una decisión más tarde ese año o en 2016.

Más bien, se quedó en el caso durante varios años adicionales como si fuera un caso nuevo que acababa de llegar, e incluso según ese estándar, el estado avanzó lentamente con el caso.

¿Cómo puede un retraso de más de seis años enviar un mensaje de que la supervisión es grave?

Otro caso involucra a un palestino conocido como “N” (para proteger su identidad) que presentó una denuncia por tortura contra los interrogadores Shin Bet, el 29 de diciembre de 2014.

La queja dice que N perdió el conocimiento tres veces por ser golpeado, incluso en partes íntimas de su cuerpo.

Por lo general, el investigador o los tribunales deciden que las peores denuncias de tortura son exageraciones.

Por lo general, también concluyen que cualquier presión física moderada que tuvo lugar estaba justificada para salvar vidas civiles de futuros ataques terroristas.

Tal vez eso también sea cierto en el caso de N, y tal vez no.

Pero en este momento, nadie lo sabe porque, casi cinco años después, la unidad de supervisión no ha decidido.

De hecho, de más de 1,200 quejas presentadas contra el Shin Bet por palestinos representados por el PCATI desde 2001, la unidad de supervisión solo ha aprobado una investigación criminal.

Esa investigación criminal está revisando si Shin Bet cometió crímenes en su búsqueda íntimamente invasiva de una mujer palestina en 2015 (sin causa probable suficiente), y la investigación criminal se abrió en 2017.

Parece que la razón por la que una investigación criminal fue inevitable en ese caso fue que el testimonio tomado de los funcionarios de las FDI involucrados difería del de los funcionarios de Shin Bet involucrados sobre lo que se hizo y por qué.

En otras palabras, donde solo están involucrados los funcionarios de Shin Bet, todavía no ha habido una sola investigación criminal desde 2001.

Por cierto, con respecto a la mujer palestina, todavía no hay una decisión sobre si acusar o cerrar el caso, cuatro años después.

Esto es notable ya que en mayo, según se informa, se habían recogido esencialmente todas las pruebas del caso.

Si alguien pudiera pensar que estos son solo los cuatro peores casos de demora en la ejecución y la toma de decisiones, PCATI respondería que el tiempo promedio que le toma a la unidad de supervisión deshacerse de los casos es de 39 meses.

PCATI dice que tiene 37 archivos en espera de decisiones, incluidos 10 de 2014, ocho de 2015 y cuatro de 2016.

Parte de lo que preocupa de estas estadísticas es que provienen de lo que se suponía que era una nueva y mejorada era de supervisión.

En 2014, el gobierno, con una gran fanfarria sobre su nueva y mayor independencia, trasladó la unidad de supervisión del Shin Bet al Ministerio de Justicia. Había un nuevo jefe que no era Shin Bet, el ex fiscal jefe de las FDI, coronel (res.) Jana Modgavrishvili.

PCATI la felicitó a nivel personal por tener buenas intenciones de tratar de cerrar los casos de manera más eficiente. Sin embargo, los funcionarios del gobierno han reconocido desde entonces que continuaron los grandes retrasos, al menos en parte debido a que la unidad no tenía fondos suficientes. La escasez de investigadores se traduce en el cierre de casos más lentamente.

Dado que la propia Modgavrishvili discutió públicamente esta dificultad ante el Comité de Derechos Humanos de la ONU hace unos años, el hecho de que el estado no proporcione más recursos ahora parece más una decisión consciente que una supervisión.

Hay otra señal importante de que el estado no se toma en serio la aplicación.

Desde septiembre de 2018 hasta el 26 de agosto de 2019, la unidad de supervisión no tuvo director. Solo después de un año completo Guy Asher, quien trabajó anteriormente en Shin Bet, reemplazó a Modgavrishvili.

El ex decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Hebrea, Yuval Shany, dijo en una reciente conferencia del Instituto de Democracia de Israel (también es miembro del instituto) que parte del problema puede ser que el Tribunal Superior disminuya sus objeciones a los interrogatorios más agresivos.

En múltiples decisiones en los últimos años, Shany dijo que el Tribunal Superior ha movido los puestos de gol para cuando se permite una presión física moderada.

Dijo que ha cambiado de que se le permita usar esa presión para detener un inminente ataque terrorista con bomba de relojería para permitirle incluso incautar equipos de terroristas, independientemente de si es probable que el equipo se use inminentemente.

Shany también criticó la falta de disponibilidad de evidencia en video de los interrogatorios.

En los últimos años, el Shin Bet dio un gran paso al permitir que la unidad de supervisión del Ministerio de Justicia realizara inspecciones in situ sin previo aviso de los interrogatorios utilizando un video remoto en vivo. Pero la transmisión en vivo no graba.

Shany dijo que sin una grabación se hace casi imposible probar la tortura, ya que es solo la palabra de los agentes de Shin Bet contra presuntos terroristas palestinos.

Nada de esto significa que la agencia esté torturando regularmente a detenidos palestinos. Incluso PCATI ha reconocido que cualquier cosa que se haga hoy en los interrogatorios suele ser mucho menos agresiva que en la era anterior a 1999.

Sin embargo, la verdadera pregunta es si las reformas anunciadas para fortalecer la supervisión han fallado, de modo que si hubiera incidentes de tortura, sería imposible saberlo.

Con información de Jerusalem Post.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni