Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

El antisemitismo está aumentando en Brooklyn y los funcionarios no saben por qué

Días después de una serie de ataques contra judíos en todo Brooklyn, la Liga Anti-Difamación anunció que duplicaría los fondos para un programa escolar que combata el odio.

Pero los funcionarios de la ciudad dicen que se necesita más que educación para detener la ola de ataques que se han aumentado en esta ciudad en 2019. Es un problema difícil de diagnosticar.

¿Se debe al efecto local de un aumento nacional del antisemitismo? ¿Es el resurgimiento de viejos resentimientos? ¿Los judíos están siendo chivos expiatorios por el impacto del aburguesamiento? ¿La culpa la tiene la persistente influencia de los líderes antisemitas? ¿O son solo niños que están actuando?

“Necesitamos un enfoque mucho más agresivo”, dijo Devorah Halberstam, cuyo hijo fue asesinado en un ataque terrorista en el Puente de Brooklyn en 1994 y ahora se desempeña como directora de relaciones externas en el Museo de los Niños Judíos en Brooklyn.

En una conferencia de prensa el martes en Brooklyn para anunciar la nueva iniciativa, los funcionarios de la ciudad de Nueva York se expresaron con sinceridad  respecto a la urgencia del problema.

El viernes por la noche, un video de vigilancia capturó a un hombre arrojando un ladrillo por la ventana de una escuela de niñas jasídicas en Crown Heights. La misma noche en el vecindario de Borough Park, al menos tres hombres ortodoxos identificables como tales fueron golpeados. También en Borough Park, a varios judíos ortodoxos les arrojaron huevos durante el fin de semana.

El viernes, un niño de 16 años se entregó a la policía y fue arrestado en relación con al menos tres ataques contra judíos. Fue acusado de dos cargos de acoso agravado.

“En este municipio, el aumento en los crímenes debido al odio es una mancha en toda esta ciudad y en todo este país y es una mancha con la que no vamos a vivir”, dijo Eric Adams, presidente del condado  en la conferencia de prensa. “Y les digo a los hombres y mujeres del departamento de policía: no podemos ignorar los crímenes. Tenemos que reportarlos tal cual son. No podemos endulzarlos”.

Los incidentes antisemitas en la ciudad han aumentado significativamente este año, según datos del Departamento de Policía de Nueva York. Hasta septiembre, se reportaron 163 incidentes, en comparación con 108 en el mismo período del año pasado, un aumento del 50 por ciento. Los incidentes antisemitas constituyen la mayoría de los delitos  denunciados en la ciudad de Nueva York.

En septiembre, la Oficina del Alcalde anunció que había contratado a Deborah Lauter, una ex ejecutiva de ADL, para dirigir su nueva Oficina de Prevención de Crímenes debido al odio.

En la conferencia de prensa, el Fiscal de Distrito de Brooklyn, Eric González, dijo que los ataques recientes fueron cometidos principalmente por adolescentes que tal vez no entiendan la gravedad de, por ejemplo, incitar a una familia jasídica o dibujar una esvástica en un edificio.

“Creo que la ignorancia genera odio, por lo que la educación es crítica para combatir el fanatismo y el antisemitismo, especialmente entre los jóvenes”, dijo González. “Es mucho más difícil seleccionar a alguien, odiarlo, si lo conoces y si has aprendido sobre su cultura”.

El aumento de la financiación para el programa anti-intolerancia de la ADL tiene como objetivo abordar ese aspecto del problema. La ADL invertirá ahora U$D 250.000 en No Place for Hate en Brooklyn, lo que permitirá que el programa se implemente en hasta 40 escuelas en todo el distrito este año académico, en comparación con 22 en la actualidad. La expansión se centrará en Crown Heights y Borough Park, que junto con el vecindario de Williamsburg  tienen grandes poblaciones judías ortodoxas y han experimentado incidentes antisemitas en los últimos meses.

No Place for Hate se lanzó en 1999 y se ha implementado en 1.600 escuelas en todo el país. Requiere que las escuelas participantes formen un comité estudiantil sobre la lucha contra el odio, que los estudiantes firmen una promesa contra la intimidación y la discriminación  y que lleven a cabo un programa anti-prejuicio o anti-intimidación.

“Para detener el odio, no podemos simplemente impedir su progreso para evitar el problema. Tenemos que cambiar los corazones y las mentes”, dijo el CEO de ADL, Jonathan Greenblatt, en la conferencia de prensa. “Es muy importante enfocarse en los niños para que podamos inmunizar a la próxima generación contra la intolerancia, contra el antisemitismo y contra todas las formas de odio”.

Evan Bernstein, director regional de ADL en Nueva York, dice que los niños de la ciudad están aprendiendo a odiar por una mezcla de influencias, incluidos los padres que pudieron haber vivido los disturbios de Crown Heights de 1991, que comenzaron después de que un niño negro fue asesinado accidentalmente por un automóvil escoltando al rabino Menachem Mendel Schneerson, el difunto jefe del movimiento jasídico Jabad-Lubavitch, con sede en el vecindario. La muerte provocó tres días de disturbios en los que jóvenes negros atacaron a judíos religiosos y mataron a uno.

 

“Tienes a Louis Farrakhan, tienes una retórica antisemita en Internet”, dijo Bernstein a JTA. “Obtienen  esta información de alguna parte. Reciben esta información de sus padres  o la obtienen de las redes sociales y de otras plataformas”.

Pero el rabino Eli Cohen, director ejecutivo del Consejo de la Comunidad Judía de Crown Heights, le dijo a JTA que cree que la influencia de los líderes antisemitas es mucho más débil ahora que en la década de 1990. Los líderes de la comunidad afroamericana en Crown Heights son partidarios de detener el antisemitismo, dijo Cohen, quien atribuye el aumento de los ataques a un sentimiento general contra la policía.

“Lo que está sucediendo en este momento es que la autoridad se está derrumbando un poco y la gente se siente envalentonada para desafiar a la autoridad”, dijo Cohen, quien también ha dirigido programas educativos sobre la comunidad judía en las escuelas locales. “Los niños que quieren actuar sienten que ya no hay nada que los detenga”.

El pastor Gil Monrose, quien dirige una iglesia en Crown Heights y se desempeña como director del presidente del condado de iniciativas religiosas y clericales, señaló al aburguesamiento como un motor de un aumento de los ataques contra los judíos. A medida que el aumento de los precios de la vivienda atrae a los recién llegados y expulsa a algunos residentes de toda la vida, los locales pueden sentirse frustrados y buscar un chivo expiatorio. Monrose también señaló que los niveles generales de delincuencia son altos en Crown Heights.

“Estamos viviendo en una comunidad con individuos judíos, afroamericanos, caribeños Hay un aumento del odio porque no entienden la cultura del otro”, dijo Monrose a JTA. “Es porque todos nosotros vivimos juntos y, bueno, ellos son al revés, viven de manera diferente, tratemos de hacerles algo. Está aumentando porque todos viven uno encima del otro”.

Bernstein señaló que algunos propietarios en el distrito son ortodoxos, incluidos algunos en las listas de los peores propietarios en la ciudad de Nueva York, que pueden engendrar estereotipos antisemitas.

Varios funcionarios dijeron que los judíos ortodoxos están soportando la peor parte de un clima creciente de antisemitismo porque visiblemente se nota que son judíos y se convierten en objetivos obvios para aquellos que quieren lastimar a los judíos.

“Las personas con odio en su corazón están apuntando específicamente a esta población porque saben que son personas de fe judía”, dijo Adams.

Traducido por Alicia Weiss para Radio Jai con información de JTA

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni