Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR
EN VIVO

Estoy decidido a tener un gobierno de unidad amplia, no una tercera elección

Azul y Blanco y Likud continuaron desacreditándose unos a otros y expresaron un escepticismo extremo sobre la posibilidad de construir una coalición, incluso cuando las partes vienen manteniendo conversaciones para formar un gobierno de unidad.

Los equipos de negociación de los dos grandes partidos se reunieron el jueves por la mañana en Ramat Gan y planean reunirse nuevamente el domingo. Los líderes Azul y Blanco Benny Gantz y Yair Lapid se unieron a los negociadores durante parte de la reunión.

Hablando en un evento para activistas del partido el jueves por la noche, Gantz dijo que quiere “un gobierno de unidad amplio y liberal, o cualquier otra forma de gobierno… Haré todo lo posible para progresar… Estoy decidido a tener un gobierno y no una elección”.

Pero los comentarios adicionales de Gantz reflejaron una profunda frustración con el Likud y el primer ministro Benjamin Netanyahu.

Gantz criticó al ministro de Justicia Amir Ohana por pronunciar un discurso en el que afirmó que hubo una conspiración en la Oficina del Fiscal del Estado contra Netanyahu, diciendo:” Todos tienen derecho a luchar para demostrar su inocencia, pero lo que está sucediendo en los últimos días debe detenerse … Netanyahu necesita frenar rápidamente. Las cosas que dijo el ministro de Justicia, Ohana, cruzaron cada línea y nos aseguraremos de que no continúen”.

Una fuente en las negociaciones dijo que Azul y Blanco se opuso abiertamente a los ataques del Likud al sistema legal durante el año pasado, por lo que si bien están decepcionados con Ohana, su discurso no tuvo un impacto real en las negociaciones.

En cuanto al bloque de 55 asientos de partidos religiosos y de derecha, que se mantiene firmemente detrás de Netanyahu, Gantz dijo que está decidido a liderar un gobierno y no ser “exceso de equipaje”.

Otra fuente importante de Azul y Blanco, dijo que el principal problema es que el partido no confía en que el primer ministro Benjamin Netanyahu se apegue a los términos de un acuerdo de rotación para el primer ministro, diciendo: “Si Netanyahu es el primero, nadie será el segundo … Nadie confía en él para que no vuelva a cumplir sus promesas”.

“Si Bibi no fuera el jefe del Likud ahora, tendríamos un gobierno”, dijo la fuente.

Una encuesta reveló que si una tercera elección se llevara a cabo en menos de un año, la mayoría del público – 52% – culparía a Netanyahu, seguido por el 21% que pensaría que el líder de Israel Beytenu Avigdor Liberman tiene la culpa, el 19% culparía a Lapid y el 8% a Gantz.

Fuente: Jerusalem Post

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni