Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Martín Seefeld recordó la muerte de su mejor amigo en el atentado a la AMIA

Según su relato, el día anterior al atentado se habían juntado a ver la final del mundial del -94 y se quedaron todo el día charlando, hasta las dos de la mañana del lunes 18 de julio. “Fue increíble porque pasó una cosa rarísima y premonitoria. Me invitó a ver el partido, solos. En un momento estábamos comiendo una pizza tirados en el piso y me agarró y me dio un beso. No en la boca, sino en una mejilla. Fue de la nada y muy largo, a mí me incomodó”, dijo.

Un mes después de lo sucedido el actor se dio cuenta de que aquel beso fue una despedida: “Me dio un ataque de llanto en Libertador. Tuve que parar el auto porque no podía parar de llorar. Me di cuenta y dije: -Mirá este hijo de puta cómo…- Porque fue realmente de la nada. Fue un beso que vos decís -uff, le pintó una que yo no conocía-. Casi que me reía de la situación. Y después me di cuenta de que no era así”.

Volviendo al relato de aquel 18 de julio por la madrugada, un rato después de despedirse, falleció el abuelo de su amigo. Horas después, él moriría en el atentado junto a su hermano.

“El papá de mi amigo perdió a su papá y a sus dos hijos en cuatro o cinco horas. La verdad que en ese beso entendí que se había despedido. Aprendí mucho de eso: a no estar enojado y no tener odio con las cosas sino a esperar a que la Justicia llegue”, manifestó uno de los protagonistas de Los Simuladores.

Emocionado al recordar aquel momento, uno de los más difíciles de su vida, contó que se enteró de lo sucedido cuando lo llamó, desesperada, la esposa de Fabián. Él no entendía qué sucedía porque todavía no se había enterado del atentado. Pero ni bien recibió la noticia se dirigió a la AMIA. Se quedó siete días allí, buscando desesperado a su amigo, hasta que finalmente lo encontraron.

“El papá me pidió que lo reconociera yo. Fue un aprendizaje muy profundo y, bueno, aprendí a convivir con todo esto”, le confesó Seefeld al conductor del ciclo, Andy Kusnetzoff. Y agregó: “Aprendí a seguir para adelante, a seguir peleando, a entender la vida sin el otro, a rescatar lo que tenía de él y a convivir con el dolor, que no es poco”.

Infobae

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Helueni