Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

¿Y la renuncia de Zbar?

Agustín Zbar, el déspota presidente de la Mutual, se vio forzado a pedir licencia por “tiempo indeterminado”. Miles de personas solicitaron su renuncia, pero la misma no llega.

Desde la “licencia de Zbar”, AMIA ha vuelto a un diálogo necesario con muchos de los lesionados por el presidente de la Mutual, comenzando por la recomposición del vínculo con la DAIA. En tal sentido han sido claras las señales emitidas. Rápidamente se retiró la carta de la vergüenza y se reafirmó el rol estatutario de DAIA, como la representación política de la comunidad.

El comunicado conjunto de las instituciones, luego del fallo por el juicio de encubrimiento del atentado, es también una señal que busca reparar los profundos daños y grietas.

La cuestionada comisión directiva de AMIA le solicitó a los dirigentes no ortodoxos de la misma, (que amenazaron con abandonar la entidad, si no se recibía la renuncia de Zbar), un compás de espera, hasta el regreso del líder de su bloque, el Rabino Samuel Levin.

¿Porque debe renunciar Zbar?

Por una continua, enfermiza y déspota actitud egocentrista que ha enfrentado a las instituciones de la comunidad.

Por maniobras absolutamente faltas de ética, donde ha manipulado personas y poderes, sin tener en cuenta los intereses supremos comunitarios, ni el buen nombre de las personas.

Porque ninguna comisión puede vivir con una espada de Damocles o un fantasma que puede reaparecer cuando menos se lo espera.

Para el distraído de la gestión de Zbar durante sus 2 años y medio como presidente de la Mutual.

Intento de desalojo de DAIA del edificio de calle Pasteur.

Desalojo de Radio Jai.

Participación indirecta en la exigencia de renuncia de Ariel Cohen Sabban en la presidencia de DAIA.

intervención judicial en las elecciones de DAIA.

Bochornosa actitud en la asamblea electora de la nueva comisión de DAIA.

Declaraciones incendiarias en las redes sociales luego de las elecciones de DAIA.

Intento de reformular los estatutos de AMIA habilitando su reelección.

Carta a la DAIA para desestimar la querella contra la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Estos son algunos de los hechos de conocimiento público. Hay decenas de otras situaciones que conocemos aquellos que estamos involucrados en la vida comunitaria y afectan a los movimientos juveniles, las escuelas y otros ámbitos no ortodoxos.

Pocas veces se vio un dirigente que se hiciera odiar por todos.

Zbar estaría listo para volver en cualquier momento.

No se sabe si el Rabino Levin tiene el poder para lograr su renuncia. En realidad, formalmente no lo tiene.

En este brete institucional, donde se contraponen la voz de todos los actores comunitarios, incluyendo el propio BUR, que lo ungió presidente (y debe un comunicado claro de lo acontecido), y el voraz e incontrolable deseo de Zbar de recuperar el sillón de presidente, se debería de manera urgente buscar y encontrar en los estatutos, la manera de evitar cualquier aventura que le permitiera regresar a la presidencia.

Un final abierto, lleno de incertidumbre y con una comunidad que necesita respuestas claras y transparentes, para que los judíos vuelvan a creer y sentirse representados por sus instituciones.

Helueni