Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Experto israelí estudió situación hídrica de Atacama

El director del Instituto Zuckerberg de Recursos Hídricos y miembro del programa hidrológico de la Unesco estimó que se hace urgente una gestión más eficiente del recurso en la industria minera y agrícola.

“Cuando todas las fuentes convencionales de agua se explotan completamente, la falta de agua adicional puede tener un impacto negativo en la economía local y nacional. En estas circunstancias, uno tiene que explorar las alternativas que incluyen la introducción de agua subterránea salada desalinizada e inclusive el agua de mar”.

Esta reflexión corresponde a Eilón Hadar, director del Instituto Zuckerberg de Recursos Hídricos de la universidad Ben Gurión, quien realizó una visita de trabajo a la Región de Atacama, para colaborar con los estudios que se realizan por la escasez de este recurso.

“Vine para revisar la disponibilidad de agua subterránea (en términos de cantidad y calidad) para una futura agricultura en cuencas remotas y sin cultivos en la región de Copiapó.

También para revisar el potencial para elevar la eficiencia del uso del agua en la industria minera para generar ahorro de agua y así eliminar o disminuir la contaminación del agua subterránea”, comentó.

-De lo que pudo observar, ¿cómo evalúa la situación de Copiapó y de la región de Atacama en materia hídrica?

-Es demasiado pronto para proporcionar una respuesta sólida. Por lo que pude ver, los acuíferos subterráneos de agua dulce a salobre se pueden desarrollar para la industria agrícola.

La cantidad aún no se ha estudiado ni evaluado. Tomando esto en consideración, las autoridades han comentado que para 2020 el área entrará en una gran crisis debido a la falta de recursos hídricos. Por decir lo menos, la eficiencia del uso del agua en esta región no es muy alta.

Por eso, al mejorar la eficiencia del uso del agua en todos los sectores: industrias mineras, agricultura y uso municipal, se puede mejorar la situación en el futuro cercano. Sin embargo, para sostener el suministro de agua para el futuro, uno tiene que buscar fuentes de agua adicionales, como depósitos de aguas subterráneas y la desalinización de aguas subterráneas salobres.

-¿Qué sugerencia hace usted en el ámbito de las políticas públicas?

-Lo fundamental es establecer una autoridad que se encargue de todos los aspectos relacionados con el agua, como la “Water Authority” que tenemos en Israel y que se encargue de la investigación de las fuentes de agua, la exploración, el diseño de la producción de agua, el tratamiento del agua, la distribución del agua y la tarifa.

-¿Qué ideas, gestión, planes o estrategias se pueden exportar desde Israel para complementar una buena gestión del agua en Atacama?

-Hay que integrar todas las fuentes de agua en el sistema combinado de suministro de agua para satisfacer la demanda de agua en todos los sectores mencionados, estableciendo un sistema de monitoreo regional obligatorio de calidad del agua y mineralogía. Se debe supervisar, recopilar la información y procesar los datos para que estén disponibles para el público. Tratar y recuperar las aguas residuales municipales de Copiapó para ser utilizadas por la industria minera y otras áreas industriales alrededor de la ciudad. Si es factible, se podrían derivar estas aguas residuales recuperadas para la agricultura, ahorrando en agua potable fresca.

-¿Son las plantas desaladoras la clave para subsanar la escasez hídrica?

-Cuando todas las fuentes convencionales de agua se explotan completamente, la falta de agua adicional puede tener un impacto negativo en la economía local y nacional. En estas circunstancias, uno tiene que explorar las alternativas que incluyen la introducción de agua subterránea salada desalinizada e inclusive el agua de mar.

Cooperación Chile-Israel

El ingeniero agrónomo Luis Gurovich, reconocido experto chileno en temas de riego tecnificado y gestión hídrica, ha sido uno delos principales promotores de la cooperación chile-Israel en el tema.

“Chile e Israel comparten una situación geográfica bastante única a nivel mundial: su clima es mediterráneo semiárido, con lluvias escasas concentradas en los meses de invierno y con cantidades muy inferiores a los requerimientos de la agricultura, el consumo humano, la Industria (incluida la Minería), y la sustentabilidad medio-ambiental de los territorios. Cultivos agrícolas muy similares, con un importante destino a los mercados internacionales, han determinado la exitosa adopción en Chile de tecnologías de riego desarrolladas en Israel, como el riego por goteo, micro-aspersión y micro-jet”.

El experto explica que ambos países comparten la relativa cercanía entre el mar y las zonas agrícolas y urbanas, de tal forma que la fuente marina de agua, que es casi ilimitada, ayuda a suplir la disponibilidad hídrica insatisfecha por las lluvias, a través de los procesos de desalinización por osmosis inversa, en los cuales Israel es hoy el líder mundial. “Otra fuente de agua para el riego agrícola es el agua residual urbana tratada química, física y biológicamente para llevar su calidad a un nivel adecuado para el riego de los cultivos agrícolas; Israel procesa hoy el 95% de su agua residual urbana y suple con esta el 40% de sus necesidades de agua de riego, a partir de esta fuente, posicionándose como el país más avanzado del mundo en el desarrollo de tecnologías de tratamiento de agua”.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Helueni