-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Radio Jai, Donaciones recibidas durante Octubre - En memoria de Mauricio Hatchwell Toledano Z.L U$2000 - A la memoria de Ursula Heyman Z.L U$120 - Rabbi Alberto Zeilicovich Temple Beth Sholom U$500 - Anónimo U$180 - Ester y Darío Pardo U$100 - Familia Roisentul U$100 - Eugenio Guzman U$10 - Anónimo U$360 - Si por algún motivo su aporte no aparece publicado por favor envíenos un mail a [email protected] - Gracias por su donación, la misma es imprescindibles para sostener nuestra tarea - Rabino Marcelo Kormis U$500 - En memoria del Juez Simón Kupchik Z.L, Simja leíble Ben Asher Zelig Z.L, Fanny Shajris de Spak, Feiga bat Guershon Z.l. y Kowa Spak, Yaacov ben Leizer Z.L U$240 -

Netanyahu pidió “ayuda para Irán”

A través de un video en inglés y en farsi que fue publicado en sus redes sociales, el premier contó la historia de una niña de 15 años llamada Fatemeh.

“Ella no tiene agua, falta electricidad, no puede descubrir su cabeza fuera del hogar y su escuela se cancela debido a la contaminación del aire”, contó el premier.

“Se detiene en su panadería favorita en el centro comercial Aladdin para comer pastel yazdi, pero hay un paro nacional”, continúa Netanyahu.

“Fatemeh está completamente exasperada”, relató el primer ministro. “¿Por qué se está desmoronando mi país?”, ella pregunta.

Ella no puede encontrar las respuestas en las redes sociales porque Facebook y Twitter están prohibidos. Pero ella lee el periódico y descubre lo que el régimen ha hecho con todo el dinero.

“Miles de millones malgastados en el traslado del ejército de Irán a Siria. Miles de millones desperdiciados para obtener armas nucleares. Se malgastaron miles de millones en la guerra en Yemen”, explica Netanyahu.

Concluye diciendo que, aunque Fatemeh es ficticia, esta es la verdadera historia de “millones de iraníes”.

“Si quieres paz, ayuda a Fatemeh”, le dice Netanyahu a su audiencia en video. “Ayuda al pueblo de Irán a alzar la voz contra un régimen que los oprime y les niega una vida digna, de prosperidad y respeto”.

Helueni