Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Israel revela que la familia de una bebé que murió en Gaza cobró por acusar al Ejército

Mahmud Omar, de 20 años, originario de Gaza y tío de la bebé fallecida, dio esta información tras ser detenido por las autoridades israelíes cuando se infiltró desde la Franja, confirmó una portavoz del Ministerio de Justicia.

Ese día, el joven recibió una llamada de su madre mientras participaba en las movilizaciones de la llamada “Gran Marcha del Retorno” junto a la frontera con Israel, y le dijo que la hija de ocho meses de su hermana Mariam, Laila al Ghandour, había muerto.

“Cuando el acusado volvió a casa descubrió que Laila había muerto de una enfermedad sanguínea parecida a la que causó la muerte en 2017 de otro hermano fallecido, Salim, de una edad similar”, reza el comunicado del Ministerio de Justicia.

Más tarde, Omar supo que Mariam y su marido Anwar “habían declarado falsamente a los medios que Laila había muerto por inhalación de gas lacrimógeno usado por los soldados del Ejército para dispersar las manifestaciones en la frontera, porque el líder de Hamás, Yahya Sinwar, les había pagado 8.000 shékels (casi 2.000 euros)” para que dijeran eso.

La muerte de la bebé despertó una enorme atención en los medios, aunque días después fuentes médicas palestinas informaron de que aún no se habían esclarecido las causas de la muerte y su nombre fue retirado de la lista de muertos en las protestas por fuego israelí.

“El caso está siendo estudiado por un tribunal palestino, que dictaminará si es mártir” o no, dijo entonces el portavoz del Ministerio de Salud palestino, Ashraf al Qedra, quien señaló que se estaba a la espera de un informe forense.

Entonces, fuentes médicas en Gaza ya señalaron que Laila al Gandor no murió por asfixia sino por enfermedad.

La familia de Gandor declinó hacer comentarios sobre el tema.

Omar, el tío de la bebé, ha sido acusado por el Tribunal de Distrito de Bersheva (Israel) de pertenecer a una organización terrorista, participar en ejercicios militares y de entrenamientos con propósitos terroristas, disturbios, intentos de infiltración e intento continuado de dañar la propiedad del Ejército y de provocar incendios, que “constituyen actos de terrorismo”. EFE

Helueni