Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Porque el hombre es el árbol del campo. (Deuteronomio 20:19)

El rey Salomón, el hombre que ha sido presentado como el arquetipo de la sabiduría, escribió tres libros; el Cantar de los cantares en la fogosidad de su juventud, Proverbios en su madurez y Eclesiastés en su vejez. “Cada cosa tiene su tiempo bajo el sol, un tiempo para plantar y un tiempo para cosechar”.

El hombre de la antigüedad sabía mirar y contemplar la naturaleza para reconocer y disfrutar el transcurrir del tiempo, como un necesario proceso que lo llevarían a una nueva y renovada etapa.

Los sabios del Talmud nos hablaron de cuatro inicios de año. Cada uno aludiendo a otro aspecto de la vivencia humana y del pueblo de Israel.

Tu Bishvat, el día 15 del mes de Shvat, el año nuevo de los árboles y toda la legislación judía respecto a lo que hoy se denominaría “preservación del ecosistema y/o/ ecología” son para nuestra cultura un eje constitutivo. No es de extrañar que el renovado y moderno Estado de Israel, en tan solo 70 años, se haya constituido en un ejemplo en lo que hace a la trasformación de un desierto lleno de malaria, en un jardín de extraordinaria producción agrícola y en vanguardia en lo que hace a reforestación y tratamiento de aguas.

Las enseñanzas de Tu Bishvat son múltiples y tan ricas. Celebramos la festividad en pleno invierno, el momento más triste de la naturaleza. Árboles desprovistos de sus follajes y frutos. ¿No sería más adecuado hacerlo en la primavera, en plena cosecha disfrutando de los frutos? La enseñanza es clara, el momento central es el de la plantación. Los frutos vendrán si con fe sabemos regar y esperar el momento adecuado.

Vivimos en épocas de una cultura contrapuesta a la visión judía. Un tiempo donde deseamos lo instantáneo, lo inmediato. No tenemos paciencia para vivir los procesos. Queremos los frutos ya; todo ya. Una frenética productividad que nos aleja del Ser por la búsqueda de tener. Vivimos online y fantaseando detener el paso del tiempo. El hombre moderno como ninguno antes, busca desapoderadamente conquistar el paso del tiempo y se angustia al tomar conciencia de su imposibilidad de lograrlo.

Si pudiéramos recordar que un árbol bello es siempre añoso y que sus frutos son producto de la constancia y el esfuerzo. Que debe para lograr un lugar destacado debe contar con raíces profundas, que sean regadas diariamente con amor y paciencia (la ciencia de la paz). Que sólo así se logran frutos dulces para compartir como una bendición.

Radio Jai se encuentra arando la tierra para que sea fértil, soñando nuevas ideas, perspectivas y ambiciosos proyectos, para que nos permitan plantar un bosque frondoso donde poder cobijar a todos aquellos que busquen un espacio de disfrute.

Saber que no se deben apurar los procesos, que se debe trabajar con ahínco, fe, determinación y coraje, son parte del aprendizaje que debemos agradecerle a Tu Bishvat.

Que lleguemos juntos al tiempo de la cosecha, sabiendo que lo importante es saber plantar y replantar en el tiempo correcto. Plantar es un arte sublime, un acto de amor para con el otro. Los grandes árboles vivirán mucho más que nuestro tiempo sobre esta tierra. Los plantamos para las próximas generaciones. Otros supieron hacerlo para nosotros y hoy disfrutamos de sus frutos.

Feliz Tu Bishvat, por muchas y profundas plantaciones que den frutos a su debido tiempo.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Helueni