-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

El problema no es Jerusalén

El problema no es Jerusalén. Porque reconocer su capitalidad, no daña unas inexistentes negociaciones de paz. Recordemos como Mahmud Abás ignoró completamente la oferta de Netanyahu en la Asamblea General de la ONU cuando le dijo: “Encerrémonos en una de las salas que hay en este edificio de Naciones Unidas y no salgamos hasta que tengamos cerrado un acuerdo de paz”. Lo ignoró voluntariamente, porque el actual “statu quo” resulta increíblemente rentable para los líderes de la Autoridad Palestina que reciben millones de dólares en concepto de “ayudas y subvenciones internacionales” que administran sin tener que dar cuentas a nadie. Ese caudal inacabable de dinero se terminaría en el momento que tuvieran que liderar un país de verdad y rendir cuentas ante sus ciudadanos. Es mejor seguir a la sombra de Israel, acusándole de todos los males y diciendo a los ciudadanos palestinos que son víctimas indefensas, que importa eso mientras a ellos les sigan lloviendo los dólares.

El problema no es Jerusalén, aunque piense lo contrario una Unión Europea entregada a un populismo rampante, donde priman los gestos y las frases engoladas de sus representantes, hablando de paz, amor y unicornios, mientras ocultan a la población la gravedad de un terrorismo islamista que no para de crecer en el mismo corazón de Europa. Una Unión Europea representada por una ex-comunista llamada Mogherini (Federación de Jóvenes Comunistas Italianos 1988-1996) que visita Irán con la cabeza bien cubierta y con gesto de mujer sumisa, para mayor gloria de la teocracia de los ayatollás. No esperen que le UE condene las violaciones de los derechos humanos que en ese país se cometen sistemáticamente contra gays, mujeres, cristianos o cualquiera que sueñe con una democracia que les permita escapar del régimen fanático ideado por Jomeini.

El problema no es Jerusalén. Esa ciudad es la historia del Pueblo Judío y a su vez es la historia de Occidente. La Jerusalén del Rey David, del Rey Salomón, la ciudad del Gran Templo en el que se guardaban las Tablas de la Ley en el Arca de la Alianza. Esa ciudad que era el “Corazón de la Religión Judía” y que un día se convirtió también en el “Corazón del Cristianismo”, siendo sus piedras testigos de la vida, la muerte y la resurrección de Jesús. De Jerusalén y de la Tradición Judeo-Cristiana salieron gran parte de los conceptos éticos y morales sobre los que se construyó nuestro mundo, esos que hoy son tan denostados por los que buscan crear una sociedad infantil y aborregada.

El problema no es Jerusalén. Esa ciudad ha sido, es y será la capital de Israel. En ella está su parlamento democrático, la Knesset, el único existente en Oriente Medio. Allí está la sede del Gobierno y de los ministerios. De allí han salido las políticas educativas y económicas que han convertido a Israel en el líder mundial en “startups”, un oasis tecnológico del que nos beneficiamos todos y donde todas las multinacionales quieren tener sus centros de investigación.

La ciudad que ha sido durante milenios, un lugar de esperanza, un sitio mágico donde poder sentirse más cerca de Dios, es un regalo que hemos recibido y un testigo mudo de nuestras obras, de lo que somos, de lo mejor y de lo peor de nosotros. No busquemos en ella culpa alguna, porque no la encontraremos.

Juan de la Torre, presidente de la Asociación de Amigos de Israel en España – Publicado en http://www.larazon.es/blogs/politica/el-blog-de-la-sociedad-civil/el-problema-no-es-jerusalen-FO17191554

Fuente: Hatzad Hasheni

Helueni