Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Parasha Vaietze: ¿Te sientes atrapado?

En términos generales, parecería que el judaísmo suscribe la libertad personal en todo lo referido a moralidad, fe y decisiones éticas. Sin embargo, en lo referente a la vida y la muerte e, incluso, la salud y las riquezas si bien nos gustaría pensar que estamos en el asiento del conductor, da la impresión de que estamos sujetos a fuerzas que están más allá de nuestro control. Dónde vivimos, cuánto tiempo vivimos, con cuántas comodidades vivimos… son todas cosas que están en manos de Di-s. El único aspecto en el que podemos y debemos hacer elecciones es en el de qué clase de vida queremos vivir. Si queremos vivir una vida honesta, decente, íntegra, justa, Divina… eso depende de nosotros y únicamente de nosotros. Di-s da un paso atrás para conferirnos la libertad de determinar qué tan buenos, qué tan amables y qué tan judíos vamos a ser o no vamos a ser.

Y Jacob elevó sus pies y fue…. (Génesis 29: 1). Este versículo de nuestra parashá cuenta el viaje de Jacob cuando escapó a la ira de Esav. Él se dirigía rumbo a Jarán, donde posteriormente fundaría su familia y sentaría los cimientos de pueblo judío. Pero ¿por qué se usa una expresión tan extraña: Y Jacob elevó sus pies? ¿Acaso la Torá realmente tiene necesidad de decirnos que para poder moverse, uno primero tiene que alzar los pies? ¿Acaso estaba estancado en un pantano o algo por el estilo?

Cuántos de nosotros contemplamos las circunstancias en que nos encontramos y nos encogemos de hombros… “¿Qué se le va a hacer?”. Si nacimos pobres o fuimos educados en un medio poco privilegiado, nos resignamos al fracaso. Cuánta gente me dijo que era parte de la “generación perdida” de judíos que no recibieron una educación ni una crianza judías. Sus padres, inmigrantes, estaban tan ocupados luchando por sobrevivir en un nuevo mundo que no les quedaba tiempo ni mental ni físico para educar a sus hijos en el mismo sistema de valores que ellos habían tenido en Europa. Desgraciadamente, estos individuos pensaban que, en relación con el judaísmo, estaban perdidos para siempre.

Rabí Jonathan Sacks (Rabino Principal del Reino Unido) cuenta la historia de cómo viajó por todo el mundo visitando a los grandes líderes cuando era un joven estudiante de filosofía en la Universidad de Cambridge. Cuando llegó al Rebe de Lubavitch, este le preguntó qué es lo que estaba haciendo por los estudiantes judíos de Cambridge. Él empezó diciendo: “En las circunstancias en las que me encuentro actualmente…”, pero entonces el Rebe lo interrumpió y le dijo: “Nadie ‘se encuentra’ en circunstancias. Nosotros creamos nuestras propias circunstancias”.

Por supuesto que hay momentos en que nos encontramos en circunstancias que están más allá de nuestro control, pero a lo largo de la vida, vamos a encontrar muchas oportunidades para mejorar nuestras propias circunstancias. Di-s nos da a cada uno talentos, cualidades y potenciales, y de nosotros depende que los usemos y perfeccionemos a lo largo de nuestra vida. La vida está repleta de inspiradores ejemplos de personas que superaron discapacidades y desventajas de una u otra clase. En el mundo judío, muchos alcanzaron un lugar destacado, aún habiendo nacido con orígenes sumamente humildes. La Torá es el derecho de nacimiento de cada judío. Solamente tenemos que salir a reclamarlo.

Las palabras de nuestra parashá son muy deliberadas y están muy bien elegidas: Jacob elevó sus pies y fue. Hay quienes siguen sus pies dondequiera que estos los conduzcan. No importa en qué dirección vayan, estas personas simplemente se dejan llevar, dejando que sus pies los conduzcan.

No así Jacob. Él era amo de sus pies y amo de sus circunstancias. Él puso sus pies en el camino indicado y se volvió amo y dueño de su destino.

Fuente: Eschabad.org

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Helueni