-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Radio Jai, Donaciones recibidas durante Octubre - En memoria de Mauricio Hatchwell Toledano Z.L U$2000 - A la memoria de Ursula Heyman Z.L U$120 - Rabbi Alberto Zeilicovich Temple Beth Sholom U$500 - Anónimo U$180 - Ester y Darío Pardo U$100 - Familia Roisentul U$100 - Eugenio Guzman U$10 - Anónimo U$360 - Si por algún motivo su aporte no aparece publicado por favor envíenos un mail a [email protected] - Gracias por su donación, la misma es imprescindibles para sostener nuestra tarea -

El boicot nacional a la compra en negocios judíos

Los judíos alcanzaron posiciones importantes en el gobierno y enseñaban en las universidades más prestigiosas de Alemania. De los 38 premios Nobel ganados por escritores y científicos alemanes, entre 1905 y 1936, 14 eran judíos. Los matrimonios entre judíos y no judíos eran comunes. Aunque los judíos alemanes encontraban cierta discriminación en sus vidas sociales y carreras profesionales, muchos estaban confiados de su futuro como alemanes y consideraban a Alemania como su hogar.
Desde que Hitler asumió el cargo de Canciller alemán, el 30 de enero de 1933, puso en práctica acciones tendientes a degradar y descalificar a los judíos, además de excluirlos de la sociedad alemana. Con el nazismo en el poder, la acción anti judía se convirtió en un hecho cotidiano que impactó en las más diversas áreas del quehacer humano, se registraban hechos de violencia en las universidades y en las altas casas de estudio, que se expresaban en ataques físicos a profesores y alumnos, asaltos a oficinas de acción comunitaria, agresión y arrestos de funcionarios judíos, y persecución de judíos representativos por su labor religiosa, política, artística, o comercial.
La primera gran acción que llevó a cabo el nuevo régimen nazi fue la organización de un boicot económico contra los negocios judíos. El 1 de abril de 1933, se realizó la primera acción planeada a nivel nacional. Hitler había anunciado el 29 de marzo, “un boicot a los negocios judíos como medida defensiva frente a la propaganda de atrocidades que están difundiendo los judíos en el extranjero…la comunidad judía debe admitir que una guerra judía contra Alemania conducirá a fuertes medidas en su contra en Alemania”.
El 1° de abril las ciudades se llenaron de carteles donde se ordenaba, “Los judíos de todo el mundo quieren aniquilar a Alemania. ¡Pueblo Alemán! ¡Defiéndete! ¡No le compres a los judíos!”, “los judíos son nuestra desgracia”, “judíos a Palestina”.
En el día del boicot, tropas nazis de la S.A. (Sturmabteilung) se pararon amenazadoramente frente a las grandes tiendas, comercios y oficinas de profesionales judíos como doctores y abogados. La Estrella de David fue pintada en miles de puertas y ventanas, acompañadas con lemas antisemitas. Por toda Alemania ocurrieron actos de violencia contra judíos y sus propiedades, la policía intervino en escasas ocasiones. Los periódicos se llenaron con fotos de los piquetes organizados por los miembros de la S.A. junto a ciudadanos alemanes que impedían el acceso del público a los negocios judíos.
Si bien el boicot fue corto, duró un solo día, fue limitado y rayano al fracaso, le permitió a los nazis formular nuevas preguntas acerca de “qué se entiende como comercio judío”, “a quién se debía considerar judío”, definir ambas cosas no era sencillo. Había que circunscribir dichas definiciones a quienes lo eran según la ideología nazi. Un negocio, una empresa, donde parcialmente uno de los dueños o parte de los accionistas eran judíos ¿se estaba en presencia de un negocio judío?, ¿A los conversos había que considerarlos judíos?
Estas y otras dudas surgieron no sólo para los organizadores sino para los clientes que se encontraban ante la disyuntiva de entrar o no al comercio que habitualmente ingresaban y al que de pronto les vedaban la posibilidad de comprar; o el proveedor que tenía una clientela judía a la que no podía atender con el consiguiente perjuicio que le producía a su propia economía.
La reacción internacional al boicot fue intrascendente, si bien se registraron actos y manifestaciones de protesta en algunos países contra el accionar nazi, como en EE.UU. e Inglaterra, Hitler entendió que atacar a los judíos no provocaba en los países centrales reacciones adversas.
Una semana más tarde, el gobierno aprobó una ley restringiendo de empleo del servicio civil a los no arios, el 7 de abril se puso en vigor la “ley de la renovación de funcionarios de carrera”, que significó la expulsión de los funcionarios judíos de los cargos públicos. Los trabajadores judíos del gobierno, incluyendo profesores en escuelas públicas y universidades fueron despedidos.
Desde el primer día del gobierno nazi la política anti judía era clara y estaba en marcha.

Helueni