Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Ministro del interior israelí promueve eventos sin mujeres

En una carta al Asesor Jurídico del Gobierno Avichai Mandelblit, Dery argumentó que la prohibición de la separación de género es una “violación sustantiva” de los derechos de la minoría ultraortodoxa y refleja “una cosmovisión ideológica disfrazada de valores legales”.

Por lo tanto, quiere congelar la implementación de las recomendaciones de un comité para combatir la exclusión de las mujeres de los espacios públicos. El comité fue creado por el anterior Asesor Jurídico del Gobierno, Yehuda Weinstein, y el gabinete aprobó sus recomendaciones en 2014.

Desde hace más de tres años, y a pesar de las reiteradas peticiones del Ministerio de Justicia, el Ministerio del Interior se ha abstenido de emitir órdenes a los municipios para implementar las recomendaciones del equipo de trabajo. Estos incluyen la prohibición de la separación de género en eventos públicos y la prohibición de carteles que instan a las mujeres a vestirse modestamente o caminar solo en ciertos lugares.
El comité planteó que los organismos públicos son los principales responsables de la defensa de los derechos humanos y, por lo tanto, los municipios y otros organismos públicos no pueden organizar eventos públicos que separen a hombres y mujeres, “incluso si esto se hace a petición de parte de los afectados”. “Las mujeres tienen derechos plenos e iguales para participar en todos los aspectos y en cada etapa de tales eventos, como público y como participantes”, sostiene la carta del comité.
Pero la carta de Dery, que fue reportada por primera vez en el sitio ultraortodoxo Kikar HaShabbat, rechazó esta conclusión, diciendo que violó los derechos de la minoría ultraortodoxa y lo que denominó la obligación del estado de defender la “singularidad cultural” de diferentes comunidades.
Para los ultraortodoxos, sostenía Dery, la separación de género no es “una mera preferencia social”; más bien, proviene de “razones que van a la raíz del compromiso religioso y halájico de una persona que teme la palabra de Dios y las reglas halájicas transmitidas de generación en generación”.

La prohibición de la segregación de género, continuó, efectivamente hará que sea imposible realizar cualquier evento público destinado a la comunidad ultraortodoxa. “Este resultado perjudica gravemente, de manera desproporcionada e inapropiada, el derecho de la minoría ultraortodoxa de participar en pie de igualdad en los eventos culturales financiados por fondos públicos”, escribió Dery.
Dery notó que ni un solo representante ultra-ortodoxo fue incluido en el comité. Además, acusó, el compromiso del panel con el “pluralismo y multiculturalismo” parece estar limitado a las minorías no judías de Israel, y no se extiende a “la minoría judía ultraortodoxa”.
El personal profesional del Ministerio de Justicia ha rechazado repetidamente argumentos similares, incluso durante una discusión hace unos meses en el Comité de la Condición de la Mujer de la Knéset. Argumenta que la prohibición no es un intento de cambiar el estilo de vida ultraortodoxo, sino simplemente un intento de preservar un espacio público igualitario. Además, el comité sostiene la norma en los eventos públicos es que las mujeres y los hombres estén juntos; los eventos religiosos destinados exclusivamente a los ultraortodoxos son la excepción, no la regla.

Tampoco la exclusión de las mujeres es un problema limitado a la sociedad ultraortodoxa. También es un problema en la sociedad árabe, donde las organizaciones no gubernamentales han estado cooperando con el Ministerio de Justicia en un esfuerzo por combatirlo. “Tenemos que trabajar de manera igualitaria para poner fin a esta práctica tanto en la comunidad judía como en la árabe”, dijo la legisladora Aida Touma-Suliman (Lista Conjunta), quien preside el Comité sobre el Estatuto de la Mujer.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Helueni