Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

El Bund

Los primeros focos de agitación del movimiento laborista judío se produjeron en la “Lituania judía”. En esta región el elemento obrero era relativamente importante en la sociedad judía, de aquí provinieron los primeros dirigentes y precursores del movimiento. Con rapidez el Bund se extendió a Bielorrusia, Polonia y Ucrania. Su meta era la unificación de todos los trabajadores judíos en el Imperio ruso en un solo partido socialista. En la etapa organizativa, llamada “pre Bund”, la multiplicidad de círculos y el caudal de socios le permitieron al movimiento canalizar los esfuerzos en obtener un mejoramiento de las condiciones de trabajo, reduciendo en particular los días de labor en los gremios de tejedores, tabaqueros y sastres, en los cuales las condiciones de trabajo eran ignominiosas.
En la convención secreta llevada a cabo en Vilna entre los días 7 y 9 de octubre de 1897, con la participación de 13 delegados, se fundó oficialmente el partido. Desde el comienzo del siglo XX, el Bund concentró sus actividades en el aspecto político y el partido pasó a ser un factor importante en la vida pública judía. Era tenazmente antisionista, argumentando que la emigración a Palestina era una forma de “escapismo”. El Bund tenía una visión internacionalista y clasista, concentrándose más en la cultura que en las ideas del “nacionalismo político” judío. El Bund promovía el uso del ydish como el idioma nacional judío y se opuso tenazmente al proyecto sionista de “revivir” la lengua hebrea.
Al concluir la revolución de 1917, el Bund contaba aproximadamente con 40.000 miembros, en casi 400 filiales, sus dirigentes se identificaban con el movimiento “menchevique”, junto al cual impulsaron el pedido de autonomía nacional-cultural judía. El Bund tenía seguidores también en los círculos de intelectuales. Actuaba tanto como un partido político como un sindicato. Se unió a los sionistas socialistas y a otros partidos judíos para formar organizaciones de auto-defensa para proteger a la población judía de los ataques antisemitas (pogromos). Con el ascenso del “bolcheviquismo”, al igual que los otros partidos socialistas no comunistas, el Bund dejó de fungir como partido, provocando una división interna cuando algunos de sus miembros ser unieron a los bolcheviques formando el “Kombund” o “Bund comunista”, varios de los líderes fueron asesinados, años más tarde, durante el régimen de Stalin.
Después de la Gran Guerra, cuando Polonia y Lituania consiguieron su independencia en 1918, el Bund continuó su militancia en esos países, en especial en las áreas de gran población judía en el este de Polonia. En esos años, también se convirtió en una fuerza importante en la comunidad judía en Nueva York. En Polonia, los bundistas buscaban que los judíos se quedaran apoyando al socialismo y no emigraran a Palestina. Cuando el líder sionista revisionista Zeev Jabotinsky hizo una gira por Polonia abogando por la “evacuación” de los judíos europeos, los bundistas lo acusaron de apoyar al antisemitismo. El Bund polaco alcanzó su máxima influencia política entre los años 1936 y 1939. Durante la ocupación nazi, el Bund tomó parte activa en el movimiento de resistencia, destacándose, A. Blum, L. Feiner, B. Goldstein, y M. Edelman, entre otros. En 1942 Marek Edelman, fue co-fundador de la Organización Judía de Combate que dirigió el levantamiento del Gueto de Varsovia y también participó dentro del movimiento de resistencia polaco.
Un hecho singular lo protagonizó Szmul Zygelboim quien abandonó la actividad clandestina del Bund (durante la guerra) para representarlo en el Consejo Nacional del Gobierno Polaco en el Exilio, que funcionó en Londres. El 11 de mayo 1943, se suicidó como acto simbólico de heroísmo e identificación con los mártires judíos y en protesta contra el silencio y la apatía de las potencias alidadas frente a la aniquilación.
Después de la Segunda Guerra Mundial, el Bund renovó sus actividades entre los sobrevivientes de la judería polaca, pero fue liquidado en 1948 cuando los comunistas pusieron término a la vida política general del país. El genocidio perpetrado contra los judíos polacos durante el Holocausto significó también la muerte de gran parte de los seguidores del Bund y provocó el deseo dentro de los sobrevivientes de emigrar hacia Norteamérica o a Israel.
Con el tiempo, el Bund fue decreciendo como una fuerza política minoritaria en las comunidades judías en los Estados Unidos, si bien en la década de los 30’ tuvo mucho peso en la formación de los primeros sindicatos, especialmente en el rubro del vestido, a partir de los años 50’ comenzó su lenta declinación. También se desarrolló una presencia Bundista en las comunidades judías de Canadá, Australia y varios países latinoamericanos incluyendo México y Argentina. En el Reino Unido, el Jewish Socialist Group es una organización formada en línea con los valores del Bund. En 1997 se conmemoró el centenario del Bund en Nueva York, Londres, Varsovia y Bruselas, conmemorando un siglo de lucha por la dignidad y el progreso del trabajador judío.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Helueni