Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Witold Pilecki

Witold Pilecki pudo haber elegido una tranquila vida burguesa, pues nació el 13 de mayo de 1901 en el seno de una familia con sólida posición económica.

De joven participó en la guerra polaco-soviética. A su regreso del frente, heredó largas extensiones de tierra. Se casó y tuvo dos hijos. Tenía una buena vida. Pero después de la invasión nazi a su país, se dispuso a luchar.

En 1940 formaba parte del Ejército Nacional Polaco, Armia Krajowa, de la resistencia . En ese entonces presentó a sus superiores un plan para ingresar al campo de concentración nazi de Auschwitz (nombre alemán de la localidad polaca de Oświęcim), para recolectar información de inteligencia en su interior y organizar la resistencia interna. Hasta ese momento poco se sabía sobre el funcionamiento de los campos alemanes, ya que se pensaba que eran campos de internación o prisiones grandes más que campos de la muerte. Sus superiores aprobaron su plan y le proporcionaron un documento de identidad falso con el nombre de “Tomasz Serafiński”. El 19 de septiembre, en forma deliberada salió durante una redada en Varsovia y fue detenido por los alemanes junto con 2.000 civiles. Después de dos días de tortura en los cuarteles de la Wehrmacht, enviaron a los sobrevivientes a Auschwitz. Pilecki fue tatuado en su antebrazo con el número 4859.

Desde adentro descubrió el horror y preparó pequeñas formas de resistencia. Permanentemente buscó la oportunidad para escapar, cosa que logró después de más de mil de detención pero, ya en libertad, no descansó.

En el campo, mientras trabajaba en varios comandos y sobrevivía a una pulmonía, Pilecki organizó la Unión clandestina de Organizaciones Militares (Związek Organizacji Wojskowej, ZOW) cuyas tareas eran mejorar la moral interna, proporcionar noticias de afuera, distribuir alimentos y ropas adicionales a los miembros, instalar redes de inteligencia, y entrenar a grupos para asumir el control del campo en caso de que la resistencia polaca iniciara un ataque para tomar el poder, o que enviaran una tropa aerotransportada de la Primera brigada Independiente polaca de paracaidistas, establecida en Gran Bretaña.

Pero nada de eso ocurrió, escapó luego de 3 años y, desde la clandestinidad, fue uno de los líderes en el levantamiento del gueto de Varsovia.

Tras la derrota del nazismo creyó que durante un tiempo tendría un respiro. Pero los soviéticos impusieron otro régimen férreo en el que la libertad no tenía lugar. Pilecki siguió luchando desde la clandestinidad. En 1947 fue apresado de nuevo pero esta vez no pudo escapar. Tiempo después el régimen comunista polaco lo condenó a muerte.

Derrotado Hitler, se opuso a Stalin, pues no quería soportar un nuevo opresor. Fue ejecutado por los soviéticos como un traidor a la patria, pero muchos años después se lo reconoció como héroe.

Los totalitarismos estuvieron siempre presentes en su vida. Los nazis lo encarcelaron, lo torturaron, lo combatieron. El comunismo soviético después de darle el mismo trato, lo fusiló.

“Los nazis dedicaron todos sus esfuerzos a atomizar y romper la sociedad polaca. Pilecki no cedió a hacer diferencias por la raza de cada uno o por su clase social. De hecho, pese a ser católico, hizo lo opuesto: procuró que eso no sucediera y protegió a muchos judíos”, escribió su biógrafo.

Su ejecución, por parte de los soviéticos, fue decidida en un un procesamiento de miembros de la resistencia y del ejército, conectados con el gobierno polaco en exilio en Londres. El tribunal sólo lo componían el presidente Jan Hryckowian y el juez Józef Bodecki, lo cual infligía las leyes.

En 2003, el fiscal de este proceso, Czesław Łapiński, y otros funcionarios involucrados en la farsa judicial fueron acusados de complicidad con la muerte de Pilecki. El autor del falso testimonio Cyrankiewicz ya había muerto, mientras que Łapiński murió en 2004 luego del juicio.

El cuerpo de Pilecki nunca fue encontrado. Se cree que pudo haber sido enterrado en un campo de basura próximo al Cementerio Militar de Powązki en Varsovia.

Witold Pielecki fue ejecutado el 25 de mayo de 1948

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni