Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

El Nazi Erich Priebke, uno más que se escondió en la Argentina

Erich Priebke nació en Hennigsdorf, Alemania, el 29 de julio de 1913. Hauptsturmführer, un grado equivalente a capitán; de la Oficina Central de Seguridad del Reich de las SS (RSHA); fue el principal colaborador de Herbert Kappler, en la masacre de las Fosas Ardeatinas, donde fueron asesinados 335 ciudadanos italianos.

La matanza fue una represalia nazi, ordenada en persona por Hitler, a raíz de un ataque del grupo partisano GAP (Gruppi d’Azione Patriottica) el 23 de marzo de 1944 en Roma, Via Rasella, que dejó un saldo de 33 alemanes muertos.

Hitler se enteró del suceso y mandó ejecutar como represalia 10 italianos por cada alemán muerto, aunque al final se redondeó la suma a 335 civiles. La masacre fue organizada y dirigida por Herbert Kappler, comandante de la Gestapo en Roma y responsable de la redada del gueto judío en 1943 y de las torturas contra los partisanos detenidos en la cárcel de Via Tasso.

En la tarde del día siguiente al atentado, 335 hombres sacados de la cárcel y del cuartel general de los nazis, entre presos políticos, judíos, otros detenidos por delitos menores, fueron llevados para ser ejecutados en la antigua cueva de Vía Ardeatina.

Varios salesianos de la comunidad, que realizaban el trabajo de guías en las catacumbas cercanas de San Calixto, pudieron observar a los soldados que bloqueaban las vías de acceso y en los camiones se encontraban los “condenados a muerte”. La ejecución duró desde las 15:30 hasta las 20 horas del 24 de marzo, seguido por dos fuertes explosiones, aunque las últimas detonaciones se escucharon hasta las 14:30 del día siguiente. La ejecución fue dado a conocer por los medios de comunicación oficiales en la noche del 24 de marzo.

La primera confirmación de la matanza la tuvo la mañana del sábado 25 de marzo a través del salesiano húngaro Louis Szenik a través de una breve conversación con dos soldados alemanes y deduciendo las frases de una llamada telefónica hecha por un oficial alemán desde las oficinas de los Salesianos.

Sabedores de la situación, tres salesianos de la comunidad realizaron una inspección en las excavaciones y lograron divisar los cuerpos de los muertos, y por medio de un salesiano “acreditado” en el Vaticano, enviaron un mensaje al Papa. En la noche del sábado 25 y el domingo 26 de marzo, los salesianos llegaron hasta las cuevas para orar y llevar flores. A pesar de las estrictas reglas para visitar el lugar de la matanza, se convirtió en un lugar de peregrinación de muchas personas en busca de sus seres queridos. El 1 de abril, los alemanes hicieron explotar una bomba para impedir manera permanente el acceso a la misma.

En la segunda quincena de abril, llegó a manos del Director de la comunidad de San Calixto, una lista completa de las víctimas, de modo que se pudo dar noticias definitivas, aunque a veces triste, a los que lo requerían alguna información.

Juntos a él estuvo, en todo el proceso, su manos derecha, Erich Priebke, quien luego de la guerra huyó a Austria , para llegar finalmente a la República Argentina, donde se convertió

en un destacado miembro de la comunidad alemana de San Carlos de Bariloche y director Instituto Cultural Germano Argentino Bariloche y presidente del colegio Primo Capraro.

Descubierto en 1994 por un periodista estadounidense que lo entrevistó por sorpresa en una calle de Bariloche y denunció mundialmente que Priebke era uno de los protagonistas de la masacre romana, el capitán de las SS insistió en aquel reportaje en que no había matado a nadie y que, además, había cumplido órdenes. “En esa época, órdenes eran órdenes”, dijo al periodista estadounidense.

Curiosamente su condena se basó en el hecho que en lugar de 330, 10 por cada alemán, los muertos fueron 335, o sea que excedió sus órdenes y por esos 5 adicionales su culpa era puramente personal.

Para él, según dijo poco antes de morir a su abogado en una especie de testamento narrado, el holocausto fue “Nada más que manipulaciones de las conciencias visto que las nuevas generaciones, comenzando desde la escuela, han sido sometidas a un lavado de cerebro y obsesionadas con historias macabras para limitar la libertad de juicio, particularmente divulgadas por el cine y la televisión”.

Adhiriendo hasta sus últimos días a las teorías negacionistas de la Shoa dijo que “nunca se encontraron cámaras de gas en los campos de concentración, salvo una de ellas construida por los norteamerianos en el campo de Dachau (Alemania). Pero sí había inmensas cocinas que funcionaban para los internados e incluso un prostíbulo para sus exigencias”.

Según Priebke, “no hay testimonios confiables a nivel judicial o histórico sobre las cámaras de gas”. Y agregó como para terminar de poner en duda el tema: “Sé por experiencia personal de mi prisión y la de mis colegas cómo hacían los vencedores para sacarles confesiones en los campos de concentración a los prisioneros”. Y agrega: “He conocido personalmente los lager. La última vez estuve en Mauthausen, en mayo de 1944, para interrogar al hijo de Badoglio, (jefe del gobierno italiano en 1943-44), Mario, por orden de Himmler. Di vueltas por el campo durante dos días. Había inmensas cocinas, pero no cámaras de gas. Lamentablemente mucha gente ha muerto en los campos de concentración, pero no por una voluntad asesina. La guerra, las condiciones de vida muy duras, el hambre, la falta de curas adecuadas, estaban a la orden del día, no sólo en los campos sino en toda Alemania, sobre todo a causa de los bombardeos indiscriminados”.

Murió en prisión domiciliaria el 11 de octubre de 2013 en su casa de Roma, poco después de cumplir los cien años. Había sido arrestado en Bariloche en 1995 y extraditado a Italia para ser juzgado a partir de 1996. Al momento de su muerte, estaba cumpliendo la condena a cadena perpetua como criminal de guerra que le fue impuesta por la Corte Militar de Apelaciones en 1998; y como ningún país quizo hacerse cargo de él, fue enterrado en el cementerio de una cárcel en Cerdeña.

 

Dr. Mario Burman

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni