Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Coherencia señores: El affaire Tinelli

Marcelo Tinelli es uno de los conductores televisivos más populares y exitosos de la Argentina en las últimas décadas. En su programa del viernes pasado se produjo una injustificable banalización de la Shoá. En un tema de Paulina Rubio “Yo no soy esa mujer”, la mediática Sofía “Jujuy” Jiménez, en su coreografía incorporó una fotografía de Ana Frank mientras cantaba “Yo no soy esa mujer, esa niña perdida que firma un papel y te entrega su vida”.
Es innecesario aquí explicitar la conocida experiencia vivida por Ana Frank que tuvo que pasar dos años escondida en un altillo de unos amigos de la familia, por temor a ser descubierta por los Nazis. La saga de su muerte en las garras del monstruo también es muy conocida.
A todas luces la incorporación de su foto en contrasentido con el texto de la canción de Paulina Rubio que pretende plantear el empoderamiento de la mujer que goza de su libertad. No era el caso de Ana.
Nadie que haya seguido la trayectoria de Marcelo Tinelli puede pensar que tiene algo contra los judíos o sea un negador de la Shoá. Muy por el contrario.

Grave es que en un programa que se graba y edita nadie haya tomado conciencia de la barbaridad que estaban por poner al aire. Poco afortunado resulta también que Tinelli en lugar de salir a pedir disculpas públicas por el desgraciado incidente, sólo republicara una publicación del presidente de la sociedad Hebraica Argentina invitaba a una reflexión que lo exculpaba innecesariamente de responsabilidades. Lo mismo una carta del Gran Rabino Isaac Sacca que manifestaba su afecto por Tinelli y su reconocida amplitud. La DAIA por su parte sacó un comunicado absolutamente lavado y superficial. La Casa de Ana Frank luego de criticar por la incorrecta utilización de la imagen cerró un acuerdo para que la producción concurra a su establecimiento y de paso difunda en un programa posterior su obra.

Hasta aquí los hechos. Ahora, no sería hora que la dirigencia comunitaria tuviera un poco más de coherencia en su accionar? ¿Será que algunos que no bailan ni cantan quieren su minuto de fama aprovechando la popularidad del animador? Ya hemos visto como todos quieren sacar alguna tajada de lo ocurrido.

Cuando las actrices Esmeralda Mitre y Catherine Fulop tuvieron expresiones desafortunadas en el contexto de expresiones en vivo durante entrevistas, las convirtieron en blanco de denuncias de antisemitismo como si se tratara de activistas de este flagelo que incluso llegaron al INADI y tuvieron consecuencias jurídicas. Cuando el Pitu González, el futbolista de Nueva Chicago, en la efervescencia de un partido realizó gestos inapropiados contra la barra de Atlanta identificada con la comunidad, lo mataron, e incluso le destruyeron su continuidad en el club.

¿No sería hora de sostener una conducta coherente, equitativa, sabia y sensata? ¿Saber leer las verdaderas intencionalidades y tener la misma actitud con “poderosos y con menos poderosos?”. Saber leer correctamente y no sobreactuar para condenar o exculpar con tanta liviandad, sería deseable. La dirigencia, que nunca habla a título personal, sino que representa a un colectivo tiene la enorme responsabilidad de ser coherente. Sabemos bien quienes son antisemitas declarados y que activan en toda ocasión que se les presenta.

Marcelo Tinelli no necesita que referentes comunitarios amigos lo exculpen. Él sabe mucho mejor que ellos como utilizar el micrófono y pedir las disculpas por el infortunado error de su programa de televisión.

Señores dirigentes, coherencia por favor. Vienen desentonado y errando el paso muy seguido.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni