Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Cómo está respondiendo el mundo judío a la decisión de Ben & Jerry de salir de los asentamientos israelíes

( JTA ) – Los supermercados kosher están reconsiderando su inventario. Los políticos están vaciando sus congeladores. Y el ministro de Relaciones Exteriores de Israel se compromete a involucrarse en la política local de Estados Unidos.

Las reacciones fueron parte de la tormenta de fuego que el peculiar fabricante de helados Ben & Jerry’s desencadenó el lunes por la mañana con su anuncio de que ya no vendería helados en el “Territorio Palestino Ocupado”.

La compañía con sede en Vermont, fundada por dos judíos y conocida desde hace mucho tiempo por su política de izquierda, se había ocultado en las redes sociales durante dos meses desde el reciente estallido de violencia en Israel y Gaza. El anuncio rompió ese silencio, enfureciendo simultáneamente a los defensores de Israel que dijeron que la decisión era un ataque injusto contra Israel y decepcionó a los defensores pro palestinos que dijeron que la compañía debería haber ido más lejos.

Los políticos israelíes, los supermercados de los EE. UU., varios expertos e incluso el actual licenciatario israelí de Ben & Jerry atacaron al fabricante de helados y su empresa matriz, la multinacional británica Unilever, por su declaración. (Los fundadores judíos de la compañía, Ben Cohen y Jerry Greenfield, ya no administran la marca, pero a menudo han usado sus golosinas congeladas para impulsar causas de justicia social).

Estas son algunas de las reacciones a la salida de la empresa de sus relaciones comerciales en Israel.

Los políticos israelíes pasan a la ofensiva

Las reacciones de los líderes de Israel fueron duras. A pesar de las distinciones que Ben & Jerry’s hizo en su declaración entre Israel y el “Territorio Palestino Ocupado”, el Primer Ministro Naftali Bennett, un partidario de los asentamientos desde hace mucho tiempo, calificó la decisión como un “boicot a Israel” y dijo que Ben y Jerry’s “decidieron” colocar la marca como un helado antiisraelí “. Su predecesor, Benjamin Netanyahu, tuiteó: “Ahora los israelíes sabemos qué helado NO comprar.

El ministro de Relaciones Exteriores israelí, Yair Lapid, el arquitecto de la actual coalición gobernante que generalmente está a la izquierda de Bennett con respecto a los palestinos, fue aún más lejos y calificó la decisión como una “rendición vergonzosa al antisemitismo, al BDS y a todo lo que está mal con el anti-Israel y el discurso antijudío”. Hizo un llamado a los estados de los Estados Unidos para que tomen medidas internas contra Ben y Jerry’s basándose en las leyes estatales que prohíben al gobierno contratar a entidades que boicoteen a Israel.

La ministra del gabinete israelí Orna Barbivay publicó un video en TikTok de ella tirando una pinta de helado a la basura; no se pudo determinar el sabor del helado que arrojó en el momento de la publicación.

Otras figuras públicas israelíes parecieron comparar el boicot a los asentamientos de la empresa de helados con el terrorismo. Eran Cicurel, editor de la emisora pública de Israel, tuiteó que el esquema de color en la declaración de Ben & Jerry era similar al de la bandera del grupo terrorista Hamas.

Amichai Chikli, un legislador de derecha en la Knesset de Israel, tuiteó: “Ben & Jerry’s, eligieron el lado equivocado” y publicó una foto infame del 2000 de un palestino que acababa de matar a dos soldados israelíes mostrando sus manos a través de una ventana, cubierto de la sangre de los soldados.

Las respuestas estadounidenses, un espejo del sentimiento de Israel

Los grupos judíos estadounidenses ofrecieron respuestas variadas a la primicia de la compañía que se correspondían con su orientación política.

Jeremy Ben-Ami, presidente del grupo de defensa de Israel de tendencia izquierdista J Street, dijo que Ben & Jerry’s estaba trazando “una distinción racional y basada en principios entre las transacciones comerciales en el Estado de Israel y las del territorio que ocupa”, y dijo que el término “antisemitismo” no se aplica a las acciones de la empresa.

Daniel Sokatch, director ejecutivo del izquierdista New Israel Fund, dijo que Ben & Jerry’s no estaban siendo antisemitas al salir del “territorio palestino ocupado” porque “estas tierras no son el Israel soberano”.

“Atacar a las personas que intentan distinguir entre Israel soberano y no soberano llamándolas antisemitas es evadir un hecho, abusar del significado de ‘antisemitismo’ y, en última instancia, criticar a aquellos que intentarían dar luz a un futuro de igualdad y justicia para Israelíes y palestinos por igual”, dijo Sokatch en un comunicado.

La Liga Anti-Difamación, un grupo centrista, dijo que estaba “decepcionada” por la medida, y agregó: “Se puede estar en desacuerdo con las políticas sin alimentar campañas peligrosas que buscan socavar a Israel”, pero absteniéndose de pedir acciones específicas.

Y la Organización Sionista de América de derecha llamó a boicotear el helado, proclamando que Ben & Jerry’s es “malo para su salud moral y física”. El reclamo fue compartido por otros como el comentarista conservador judío Ben Shapiro, quien dijo que dejaría de comer la marca.

 

Los proveedores de alimentos kosher consideran cambios prácticos

Glatt Express Supermarket, una local de comestibles kosher en Teaneck, Nueva Jersey, anunció a través de Facebook que dejaría de comercializar los productos de Ben & Jerry’s tras el anuncio de la compañía.

“Debido a las acciones recientes de Ben & Jerry’s, Glatt Express ya no comercializará los productos de Ben & Jerry’s, escibió Am Yisroel Chai”, en un comunicado en el local.

Kissena Farms de Aron, un mercado kosher en Queens, tomó la misma decisión. El mercado “ha retirado todos los productos de Ben & Jerry’s de los congeladores y ya no venderá ninguno de los productos de Ben & Jerry, efectivo inmediatamente”, el local escribió en Facebook. “Aron Kissena Farms apoya al estado de Israel “.🇮🇱 🇮🇱

Glatt Express no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios; tampoco Morton Williams, la cadena de supermercados con sede en Nueva York cuyo copropietario, Avi Kaner, también le tuiteó a Ben & Jerry’s el lunes. Su cadena de 16 locales se reuniría para discutir “poner fin a las ventas de su helado en nuestra cadena de supermercados”, escribió Kaner.

El acceso a Ben & Jerry’s podría restringirse de otra manera: algunas figuras de la derecha judía estadounidense también iniciaron una acometida en las redes sociales para convencer al certificador kosher KOF-K de eliminar la certificación kosher de Ben & Jerry’s.

 

Los críticos de Ben & Jerry’s dicen no estar satisfechos

 

Vermonters for Justice in Palestine, un grupo activista con sede en el estado natal de Ben & Jerry que ha estado liderando una campaña de años contra los fabricantes de helados por hacer negocios en Israel, dijo que la medida no fue lo suficientemente lejos.

“Al mantener una presencia en Israel, Ben & Jerry’s sigue siendo cómplice del asesinato, el encarcelamiento y el despojo del pueblo palestino y el alarde del derecho internacional”, dijo la presidenta del grupo, Kathy Shapiro, en un comunicado. Un grupo relacionado, Occupy Burlington, había sido una fuerza impulsora detrás de la acometida más reciente en redes sociales contra Ben & Jerry’s.

Mientras tanto, CodePink, un grupo internacional de mujeres de izquierda, elogió la decisión por demostrar que la presión funciona. Pero el grupo también dijo que la empresa debería hacer más.

“Ben & Jerry’s incluyó en la declaración que permanecerán en Israel”, dijo Danaka Katovich, coordinador de campaña de CodePink en Oriente Medio, en un comunicado. “Espero que Ben & Jerry’s continúe escuchando a los palestinos y sus demandas en el futuro y reconozca que el

sistema de apartheid de Israel existe no solo en los Territorios Ocupados sino desde el río Jordán hasta el mar Mediterráneo.

 

El licenciatario israelí de Ben & Jerry’s explica su posición

 

El licenciatario israelí de Ben & Jerry’s, que opera una fábrica en la ciudad de Be’er Tuvia, recurrió a las redes sociales horas después del anuncio para denunciar a la corporación estadounidense y su empresa matriz.

El distribuidor israelí pidió a los consumidores israelíes que continúen comprando helado Ben & Jerry’s, diciendo que los cientos de trabajadores locales que lo fabrican necesitan su apoyo.

En un video grabado, el CEO Avi Zinger dijo que le habían notificado el lunes por la mañana que la compañía no renovaría su licencia cuando expire a fines de 2022.

“Hicieron esto porque no estaríamos de acuerdo en dejar de vender helados en todas partes de Israel”, dijo Zinger, sin especificar la distinción entre Israel propiamente dicho y los asentamientos del país en Cisjordania.

“La razón por la que lo hicieron es por la presión de BDS”, continuó Zinger. “No nos rendimos y es importante que nos apoyen. Les pido a todos que nos apoyen, que nos ayuden a luchar porque nuestra lucha es la lucha de todos”.

En tiempos más felices para las relaciones entre Ben & Jerry’s e Israel, la compañía había hecho un acercamiento concentrado a su base de clientes con sabores originales, exclusivos de Israel, incluyendo “jaroset” y “Matzah Crunch”, ambos certificados kosher para Pesaj.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni