Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Rescate en Entebbe

En la noche del 3 al 4 de julio de 1976 comandos israelíes liberaron, en el aeropuerto de Entebbe, Uganda, a 103 rehenes que habían sido secuestrados por guerrilleros palestinos, mediante una arriesgada operación que se posteriormente se convirtió en una leyenda.

El transporte de un grupo de hombres a unos 2500 kilómetros de su territorio resultó sorprendente en la década del setenta, sobre todo porque quien gobernaba Uganda era Idi Amín, un dictador corrupto que causó miles de muertos y desaparecidos en ese país africano. El factor sorpresa fue esencial para las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), pues durante el rescate murieron cuatro rehenes, siete guerrilleros y 45 soldados ugandeses. También falleció el comandante de la unidad de asalto, el teniente coronel Yonatan Netanyahu, hermano mayor de quien luego sería primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y otros cinco comandos israelíes resultaron heridos. Todo comenzó el 27 de junio de 1976, cuando miembros de las Células Revolucionarias y el Frente Popular para la Liberación de Palestina secuestraron un avión de Air France con 248 pasajeros, que iba de Tel Aviv a París, y lo llevaron a Entebbe, Uganda. Las acciones de la FDI fueron planificadas durante una semana luego que los secuestradores liberaran a una parte de los pasajeros: los que no eran judíos. Los guerrilleros, entre los que había varios alemanes, amenazaron con matar a todos los rehenes si Israel no cumplía con una serie de exigencias, incluida la liberación de 40 palestinos detenidos en Israel y otros 13 encarcelados en Kenia, Francia, Suiza y Alemania Occidental. Los secuestradores pusieron como fecha final para cumplir con sus planes, el primero de julio, tras dividir a los rehenes en dos grupos: ciudadanos israelíes y otros. Cuando los guerrilleros decidieron poner un nuevo plazo para que se cumplieran sus exigencias, Israel decidió una intervención militar. Durante la noche del 3 de julio los comandos fueron transportados en un avión Hércules desde Israel hasta Uganda, con el fin de realizar una operación que duró solo 53 minutos, durante los cuales fueron liberados los 103 pasajeros. El plan también incluía la preparación contra una eventual resistencia armada por parte de las tropas ugandesas. La Operación Entebbe, basada en información del servicio secreto israelí Mossad, constituyó un éxito militar que luego fue imitado por Estados Unidos en la Operación “Garra de Águila”, un rescate fallido de 53 diplomáticos retenidos en la embajada estadounidense en Teherán en 1980, durante el gobierno de Jimmy Carter. Era la época en que el secuestro de aviones, incluso su destrucción estaba dentro de los terroristas, para dar a conocer una forma de resistencia, pero Israel tenía como política especial proteger, a su población civil “estén donde estén”. En ese momento la Operación Entebbe fue muy valiosa. Sin embargo otros rescates de rehenes terminaron en un verdadero fracaso. Al respecto merece mencionarse la toma del teatro Dubrovka de Moscú, el 23 de octubre de 2002, cuando un comando se guerrilleros chechenos secuestraron a 850 personas, con el fin de exigir la retirada rusa de Chechenia y el fin de la guerra en ese país. Tres días después las fuerzas rusas lanzaron un agente químico desconocido matando a 39 guerrilleros y a por lo menos 129 rehenes, 9 de los cuales eran extranjeros. Los rehenes rescatados en Entebbe fueron recibidos con una gran manifestación en Israel, según cuentan las crónicas de aquella época, aunque existen algunos misterios sobre cómo fue en realidad dicha operación militar. “No hay una investigación oficial que arroje un poco de luz sobre la Operación Rayo, el nombre militar dado en código, que es ciertamente una acción respecto a la cual la FDI no debería sentir vergüenza”, dijo Ronén Bergman, en un artículo de análisis del diario israelí Yediot Aharanot. Recuerda que el Departamento general de historia de la FDI presentó en 1977 un documento basado en una investigación parcial que estaba plagada de errores. Bergman respalda sus comentarios con los informes de aquella época y en el libro “Operación Yonatan (en honor a Yonatan Netanyahu) en primera persona”, que cita los testimonios de varios comandos de la Sayeret Matkal (unidad de élite de las FDI).

En el avión que regresó fue transportado también en una camilla un cadáver tapado con una manta. Era Yoni Netanyahu, el comandante de la unidad de élite Sayeret Matkal, hermano del que fue hasta hace poco primer ministro israelí Benjamin Netanyahu. Había muerto durante la operación, que también costó la vida a todos los secuestradores, tres rehenes y 20 soldados ugandeses.

Tzipi Gonén, de 48 años, una niña que viajaba en el vuelo 139. “Nos obligaron a cruzar las manos sobre la cabeza”, relata la mujer; “comprendí que algo grave estaba ocurriendo. Todos los adultos tenían mucho miedo”.

Después de una escala en la ciudad libia de Bengasi, el avión aterrizó en Uganda, cuyo dictador, Idi Amin, era conocido por sus posiciones propalestinas. Soldados ugandeses alojaron a los rehenes en una terminal del aeropuerto. Unos días después, Amin fue a visitar a los secuestrados y les hizo creer que quería ayudarles. Sin embargo, a Tzipi le daba miedo el dictador. “En aquel momento me parecía un monstruo”.

Los rehenes guardan un muy mal recuerdo de los terroristas alemanes. Brigitte Kuhlmann estaba “extremadamente nerviosa, más que los otros secuestradores. La terrorista, una ex estudiante de pedagogía, abofeteó a algunos de los niños, recuerda la israelí.

Lo que despertó recuerdos del régimen nazi fue la “selección” especialmente pérfida de los pasajeros israelíes y judíos por parte de los terroristas alemanes. Quienes no eran judíos fueron puestos en libertad. “Uno de los rehenes era un superviviente del Holocausto, Itzhak David, quien llevaba tatuado en el antebrazo un número de un campo de concentración”, relata Gonén. “Para él, la situación era insoportable”. El piloto y los auxiliares de vuelo de Air France decidieron permanecer al lado de los rehenes judíos.

Una semana después del secuestro comenzó la dramática operación de rescate llevada a cabo por comandos especiales israelíes, que en secreto se habían trasladado de Israel a Uganda, una distancia de 4.000 kilómetros. “De repente oímos disparos y explosiones. Parecía un manicomio”, recuerda Gonen al traer a la memoria aquella noche del 3 al 4 de julio de 1976.

La familia Gross escapó por un pelo a la muerte. “Mis padres me escondieron bajo unos colchones”, relata Shai Gross. “Un soldado israelí entró en la habitación y encañonó a mi padre, que gritó “Israel, Israel!”.

Al salir vio “mucha sangre y muchos muertos”. Gross fue uno de los primeros en ser llevados por los soldados israelíes a un gigantesco avión de transporte Hércules, que llevaría a los rehenes de regreso a Israel. Previamente, los comandos israelíes habían destruido aviones de combate ugandeses en el aeropuerto para impedir una persecución.

Cada uno de los ex rehenes ha elaborado a su manera el trauma del secuestro y las terribles imágenes que daban vueltas en la cabeza.

Shai Gross se dedicó a atender a supervivientes del Holocausto y desempeñó un papel muy activo en las gestiones para lograr la puesta en libertad del soldado israelí Gilad Shalit, secuestrado en la Franja de Gaza. Tzipi Gonén admite que sobreprotege a sus dos hijos, de 19 y 21 años. Por lo demás, siempre ve “el vaso medio lleno”. Por cierto que su destino favorito para las vacaciones es Alemania. “Para mí –dice sonriendo– no tiene importancia que dos de los terroristas fuesen alemanes”.

Entre las causas del éxito Bergman dice que el factor humano fue muy importante para que la operación resultara exitosa y elogia el liderazgo de Isaac Rabin. Al respecto señala que cuando el avión Hércules despegó de Entebbe llevándose a los rehenes, el ex primer ministro israelí pidió a su jefe de Gabinete, Amos Eran, que redactara su carta de renuncia, en caso de que la operación fracasara. “¿Qué considera usted fracaso?”, preguntó Erán. Y Rabin respondió: “Más de 25 muertos”.

 

Dr. Mario Burman

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni