Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

El teléfono sigue sonando en las oficinas de apoyo psicológico para los habitantes de las ciudades aledañas a Gaza

En los últimos días se han recibido cientos de nuevas consultas de vecinos, en su mayoría niños, que sufren de postrauma y según fuentes profesionales “esto es solo el comienzo”. Hila Gonen-Barzilai, directora del Centro de Resiliencia en Sderot, dijo: “Esta mañana comenzó con una avalancha de consultas. Los vecindarios donde hubo un impacto directo de misiles no son simples y hay una necesidad de asistencia física y mental”.

Los centros de resiliencia, que emplean a decenas de trabajadores sociales, psicólogos y especialistas en postraumatismo, se están preparando para un período difícil. Hay cinco centros de resiliencia en los consejos regionales de la zona aledaña a Gaza y en la ciudad de Sderot. En el centro del Consejo Regional de Eshkol, decidieron que mientras esperaban a los pacientes, iniciarían reuniones para localizar a las personas que necesitaban tratamiento y que aún no se habían puesto en contacto con ellos.

“También elegimos la iniciativa de establecer grupos de padres en las localidades, porque las herramientas para los padres son el camino correcto. Al mismo tiempo, solo trataremos realmente a aquellos que necesitan atención psicológica”, dijo Meirav Vidal, directora del Centro de Resiliencia. “La razón fundamental es fortalecer el sentido de la capacidad de la población para hacer frente a los muchos y únicos desafíos de la vida en la zona. Los padres son los mejores cuidadores de sus hijos. Cada niño sabrá distinguir entre lo aterrador,  y lo peligroso y qué hacer en cada situación para que podamos reducir la vulnerabilidad y la angustia de la exposición “.
Nadav Peretz, director del Centro de Resiliencia en Sha’ar Hanegev, explicó: “Entendemos que ahora es el momento de que la comunidad haga frente y crezca, para recordarnos a nosotros mismos ya los residentes cuáles son nuestras fortalezas y qué nos ayuda”.

Lilach Kipins, una cuidadora del Centro de Resiliencia en el Consejo Regional de Eshkol, ha escrito un nuevo libro, “La canción del gatillo”, con el que muchos niños de las zonas aledañas a  y el sur del país que crecen en una realidad de seguridad insoportable pueden identificar. “Pasó un segundo, me di cuenta: ¡es un trueno! No es un misil. Pero en ese momento da tanto miedo”, escribió Kipins en su libro.

Ella lo usa como herramienta terapéutica para niños con postrauma. “El libro fue escrito a partir de mi reunión con los niños del Consejo Regional de Eshkol en el Centro de Resiliencia y en realidad fue escrito con ellos, a partir de la experiencia compartida de la vida en una emergencia en curso”, dice. “En tal realidad, estamos expuestos a desencadenantes: estos son estímulos que recuerdan el peligro real y nos hacen reaccionar como si el peligro mismo estuviera presente”.
“El detonante produce una respuesta refleja física, que a veces pasa de inmediato cuando nos damos cuenta de que en realidad no es un peligro, pero que a veces puede desequilibrar física, emocional y funcionalmente con el tiempo”. El pánico y las reacciones del cuerpo deben tratarse, reconocida como una respuesta normal al gatillo y, al mismo tiempo, se debe agudizar la diferencia entre pánico y peligro “.
“Después de eso, puede pasar a la fase de calma y encontrar junto con el niño o la niña las formas que ayudan a volver al equilibrio. Para algunos niños, incluirá el movimiento y el gasto de energía cargada en el cuerpo como resultado del disparador y para otros serán actividades relajantes, respirar, abrazar, jugar y más “.

 

Sivan Gobrin desde Israel

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni