Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

La administración Biden adoptó la conferencia antisemita

En un cambio sorprendente de la política estadounidense, la administración Biden ha emitido una declaración de apoyo a la notoriamente antisemita Conferencia de Durban de 2001.

La Conferencia Mundial de la ONU contra el Racismo celebrada en 2001 fue un festival de odio antisemita.

En la conferencia, la Fundación Ahlul Bait de Sudáfrica distribuyó Los Protocolos de los Sabios de Sión. Se exhibieron volantes antisemitas que apoyaban literalmente a Hitler y pancartas que apoyaban el terrorismo contra Israel.

La conferencia tuvo dos elementos, un Foro de ONG y una Conferencia Gubernamental.

El Foro de ONG, con la entusiasta participación de Amnistía Internacional y Human Rights Watch, fue donde comenzó la estrategia del BDS. Atacó a todas las organizaciones judías presentes. Su declaración final llamó a Israel un “estado racista de apartheid” culpable de “crímenes de guerra, actos de genocidio y limpieza étnica”. En la declaración final, se eliminaron las declaraciones que denunciaban ataques contra judíos y sinagogas.

La Conferencia Gubernamental no fue tan explícita en su antisemitismo, pero no fue mejor. Su declaración final destacó a Israel, enumerando solo a los palestinos específicamente en los 45 párrafos de la sección de “víctimas del racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia”.

Los párrafos contra el antisemitismo se eliminaron en la declaración final.

Estados Unidos e Israel abandonaron la conferencia debido a su antisemitismo explícito.

La ONU intentó organizar una celebración en el décimo aniversario de la conferencia, llamada Durban III, en 2011.

Estados Unidos, junto con otros trece países, boicoteó la conferencia porque habría reiterado la declaración final antisemita e intolerante. La Casa Blanca de Obama emitió una fuerte declaración describiendo por qué:

Hace varios meses, Estados Unidos anunció que no participaríamos en la conmemoración de los 10 años de la Conferencia de Durban de 2001. De acuerdo con esa decisión, no asistiremos al evento de alto nivel de hoy en Nueva York.

Desde su inicio en la Conferencia Mundial contra el Racismo de 2001 en Durban, Sudáfrica, el proceso de Durban ha incluido horribles demostraciones de intolerancia y antisemitismo. En 2009, después de trabajar para tratar de lograr un resultado positivo y constructivo en la Conferencia de Revisión de Durban que superara las fallas profundas del proceso de Durban hasta la fecha para enfocarse en las cuestiones críticas del racismo, Estados Unidos se retiró de participar porque la revisión del documento final de la conferencia reafirmó, en su totalidad, la Declaración y Programa de Acción de Durban (DDPA) de 2001, que señalaba injusta e inaceptablemente a Israel. La DDPA también respaldó las restricciones excesivas a la libertad de expresión que van en contra del compromiso de Estados Unidos con una libertad de expresión sólida.

En diciembre pasado, Estados Unidos votó en contra de la resolución que establece la conmemoración porque no queríamos que se conmemoraran las manifestaciones odiosas y antisemitas de la Conferencia de Durban de 2001.

Debido a esta postura de Estados Unidos, muchas otras naciones boicotearon Durban III: Australia, Austria, Bulgaria, Canadá, República Checa, Francia, Alemania, Italia, Holanda, Nueva Zelanda y Polonia, además de Israel.

El mes pasado, cambió la posición de principios de Estados Unidos contra Durban.

Estados Unidos, que acaba de unirse al Consejo de Derechos Humanos de la ONU, encabezó un esfuerzo por escribir una declaración contra el racismo que incluye este párrafo:

Recordando el vigésimo aniversario de la aprobación de la Declaración y el Programa de Acción de Durban, estamos comprometidos a trabajar desde dentro de nuestras naciones y con la comunidad internacional para abordar y combatir el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia, al tiempo que defendemos la libertad de expresión.

Este párrafo pro-Durban era completamente innecesario en el contexto de una declaración contra el racismo. Pero aseguró un resultado: Israel no puede firmar esta carta.

Todas las demás naciones que boicotearon Durban III firmaron esta carta apoyando la Declaración de Durban original que atacó a Israel y solo a Israel, gracias a los esfuerzos de Estados Unidos para conseguir signatarios.

Israel está aislado, por Estados Unidos.

El próximo septiembre, la ONU planea celebrar una reunión del vigésimo aniversario para Durban, Durban IV, donde se volverá a confirmar la declaración original antiisraelí. La resolución de la Asamblea General para la reunión dice:

Decidir celebrar una reunión de alto nivel de un día de la Asamblea General para conmemorar el vigésimo aniversario de la aprobación de la Declaración y el Programa de Acción de Durban, a nivel de Jefes de Estado y de Gobierno, en el segundo día del debate general del 76º período de sesiones, sobre el tema “Reparaciones, justicia racial e igualdad para los afrodescendientes”, consistente en una sesión plenaria de apertura, mesas redondas consecutivas y / o paneles temáticos y una sesión plenaria de clausura (párr. 28);

Con solo mencionar que la reunión se concentrará en la discriminación contra los negros, los organizadores están tratando de eludir las objeciones a Durban III. Sin embargo, esta es una cortina de humo, porque también dice:

Decidir también que la reunión adoptará una declaración política breve y concisa destinada a movilizar la voluntad política a nivel nacional, regional e internacional para la implementación plena y efectiva de la Declaración y Programa de Acción de Durban y sus procesos de seguimiento.

Según la carta a favor de Durban de EE. UU. en el Consejo de Derechos Humanos, parece muy posible que la administración Biden asista a la farsa de septiembre y ponga una hoja de parra de “tratar de cambiarla desde adentro”. Sin embargo, eso no puede funcionar: la conferencia dice que todo su propósito es confirmar e implementar la declaración original de Durban en su totalidad. Las objeciones a un párrafo no se adjuntan a la declaración, que se aprueba por consenso.

La única forma de lidiar con Durban IV, la celebración del vigésimo aniversario, es boicotearla por completo, como se hizo con Durban III, la celebración del décimo aniversario. Cualquier cosa excepto condonar el mensaje de Durban. Estados Unidos, en su celo por aparecer como líder en el movimiento contra el racismo, parece estar dispuesto a cambiar su posición de principios de que Durban era totalmente inaceptable.

Nadie pensó que la administración de Biden sería peor que la administración de Obama con respecto a Israel. Esto es peor.

Otra cosa: la fecha de la conmemoración de Durban en la ONU es el 22 de septiembre, que cae en la festividad judía de Sucot, lo que impide que los judíos practicantes protesten.

Por GS/RJ

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni