Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Yehuda Amijai, el pionero de la poesía hebrea moderna

Hoy, 3 de mayo, se cumple un nuevo aniversario del natalicio de Yehuda Amijai, considerado un pionero y un revolucionario de la poesía hebrea moderna. Fue poeta, escritor y dramaturgo israelí, ganador del Premio de Poesía de Israel en 1982, por lo cual es consagrado como ‘poeta nacional’, y es considerado uno de los exponentes más destacados de la poesía internacional del siglo XX.
Yehuda Amijai nació en 1924, como Ludwig Pfeuffer en Würzburg, en el sur de Alemania, en el seno de una familia judía ortodoxa. Siendo niño, recibió una educación hebrea y alemana. A la edad de 11 años emigró junto a su familia a Eretz Israel, radicándose primero en Petaj Tikva y luego en Jerusalén, donde completó su educación secundaria en una escuela religiosa en Jerusalén.
Amijai comentaba que muchos de sus amigos de la infancia no tuvieron su suerte en emigrar y años después murieron bajo la barbarie nazi; como ‘La pequeña Rut’, a la que dedicó varios poemas y gran parte de su novela; como cita Amijai, ella se ‘extinguió en uno de los hornos de la muerte’.

En 1942, durante la Segunda Guerra Mundial, se ofreció como voluntario para el ejército británico y sirvió en Egipto. Entre otras tareas, participó en el contrabando de armas para las fuerzas judías y en la inmigración ilegal. En 1946 hebraiza su nombre a Yehuda Amijai, que significa ‘mi pueblo vive’, al preguntársele el motivo de la elección, dijo que Amijai era ‘un nombre correcto, porque era socialista, sionista y optimista’.

Al estallar la Guerra de la Independencia, se alistó y sirvió como soldado en la ‘Brigada Negev’ del Palmaj hasta el final de la guerra. Participó en los duros combates de Julicat, donde murió su camarada y amigo Jaim Laquesberg, hecho que evoca en su poesía ‘Lluvia en un campo de batalla’. Al salir del ejército, estudió literatura y Biblia en la Universidad Hebrea de Jerusalén. Enseñó en el Majón Grinberg de Jerusalén, un seminario para profesores extranjeros, en el que tuve el honor de ser su alumno durante un año y disfrutar de sus clases, también enseñó en la Escuela para Estudiantes Extranjeros de la Universidad Hebrea, en la Universidad de California y la Universidad de Yale.
Fue el primero de los poetas de la generación de la cración del Estado en ganar el Premio Israel, los jueces dijeron que Amijai ‘en su poesía creó un nuevo movimiento en la poesía hebrea’ y ‘provocó un cambio revolucionario en el lenguaje poético, una combinación de materiales poéticos y materiales extraídos de la vida cotidiana’.
Los críticos destacan en el poeta el canto del ‘yo’, en una generación que enfatizó el canto del ‘nosotros’, junto a la ideología colectiva y el mito. La poesía de Amijai trata sobre cuestiones de la vida cotidiana y sobre cuestiones filosóficas del significado de la vida y la muerte. Su obra se caracteriza por la ironía, escribió sobre su tierra y la ciudad de Jerusalén, sus poemas están llenos de referencias a Dios y la experiencia religiosa, como muchos poetas israelíes seculares, abordó su lucha con la fe religiosa. A Amijai se le ha atribuido una ‘rara habilidad para transformar la situación amorosa personal, incluso privada, con todas sus alegrías y agonías, en la experiencia de todos, haciendo general su propio tiempo y lugar’.

Su volumen de trabajo es impresionante, abarca muchos libros de poesía que aparecen en una sucesión rápida: en 1955 publicó su primer libro, ‘Ahora y otros días’, que revolucionó la poesía hebrea, en 1957 ganó el premio Shlonsky por este libro. En 1963 edita ‘Poemas reunidos’ y 1981 publica ‘Selección de trabajos’, y en 1987 su “Shirei Yerushalayim” (Poemas de Jerusalén), una edición bilingüe acompañada de fotografías de la ciudad. Además de los numerosos volúmenes de poesía, Amijai escribió relatos cortos, libretos para radio y literatura infantil.
Su trabajo ha sido traducido a más de 40 idiomas, incluidos inglés, español, francés y alemán, y fue nominado varias veces al Premio Nobel, llegando incluso a la lista final. Cuando Yitzjak Rabin, ganó el Premio Nobel de la Paz en 1994, invitó a Amijai a leer sus poemas en la ceremonia de premiación en Oslo, en el cual leyó su conmovedor poema ‘Dios tiene compasión de los niños del jardín de infancia’.

Amijai fue un hombre comprometido con la política de su país, el 21 de febrero de 1988, durante la primera intifada, publicó junto con Amos Oz, A. B. Yehoshua y Amos Ayalon, una conocida carta en el New York Times, en la que los escritores instaban a los judíos de Estados Unidos a ‘expresar en voz alta su opinión’ sobre la política de Israel en los territorios.

Amijai murió el 22 de septiembre de 2000 y fue enterrado en un funeral de estado en el cementerio de Sanhedria en Jerusalén. Cuando se le preguntó a Amijai sobre que escribía, contestó: ‘escribo sobre situaciones que conozco, sobre mí mismo, sobre mi vida privada, sobre mis amores, mis hijos, mi dolor, la nostalgia de mis padres, y los demás se ven reflejados en ello’.

Para la traductora y escritora Clauda Kerik, Amijai se caracterizaba por: ‘Hablar sin gritar, denunciar sin acusar, poner lo inefable al alcance de todos, revertir el tiempo de la lengua hebrea hacia adelante y hacia atrás, hacer sonar la historia de un pueblo en el instrumento de una vida, esas fueron algunas de sus grandezas’.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni