Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Fernando Urlansky recuerda a Mauro Viale

Fernando Urlansky es periodista que reside en Israel desde hace 19 años. Profundamente impactado por la noticia de la muerte de Mauro Viale Z”L, publicó un sentido mensaje en las Redes como homenaje al periodista fallecido el pasado domingo.

En medio de la vorágine de las compras previas a Iom Haatzmaut (Día de la Independencia), Urlansky, consideró valioso “hacer una pausa” para recordar al periodista desaparecido.

Fernando contó que Viale tuvo un crecimiento profesional muy importante a principios de los años noventa en ATC, canal 7 (hoy Tevé pública) cuando llegó la intervención a dicho canal. “Ya era una locomotora periodística”, describió. Ahí Fernando lo conoció en 1993 cuando fue convocado, y donde se encontró con una producción muy fuerte, integrada por la entonces Radio 990 y ATC y donde se trabajaba en los dos lugares alternadamente “sin parar”, volando de la radio al canal, y que ello representaba seis horas de producción en vivo. Destacó que, además de las horas de labor, el producto era excelente: “Lo más bajo que se podía traer al piso, era un secretario de Estado”, declaró. En los dos años de trabajo con Mauro, Fernando vivió “un sinfín de anécdotas, que fueron una escuela de periodismo”, en los que se lograron cosas que hoy nadie creería.

Urlansky subrayó que, para Viale, nada era imposible en periodismo, que las cosas se podían y se debían hacer. Y relató muchas anécdotas sobre el modo particular de Mauro para encarar sus notas, sin que importara la infinidad de obstáculos que podrían aparecer. Así, recordó el logro de tener en exclusiva al único ganador del Quini, un juego que en esa época repartía millones de pesos, luego de que Viale armara una estrategia muy singular ayudada por la genialidad de tener en su equipo de producción a conductores de taxis, los que facilitaban la tarea por estar constantemente en la calle. Otra gran anécdota fue cuando se entregó “el abuelo”, el jefe de la barra brava de Boca. Otro gran momento que rememoró fue cuando estuvo internado el Polaco Goyeneche y que Viale les pidió que sacaran el parte médico en vivo, con los pocos recursos que contaban en esa época (que nos son los que aporta la tecnología de hoy) y que finalmente pudieron sacar. Esas empresas eran sumamente difíciles, pero “era eso o nada”; de otro modo, había que irse. La presión era muy fuerte, pero remarca Urlansky que, gracias a esa presión, él aprendió a producir.

Señaló que Mauro tenía una visión sorprendente sobre los sucesos, que podía prever lo que saldría en la tapa de los diarios dos días después, sin equivocarse; que era una persona con un toque de periodismo impresionante. Y aportó, además, un dato que resalta de Viale una característica muy importante de su profesionalismo. Contó que para el periodista era fundamental que en sus programas, las cámaras estuvieran permanentemente y casi en su totalidad paneando al invitado, que en eso era muy riguroso y que se lo marcaba al director: “Eso habla de un profesional lejano de la vanidad y enamorado del periodismo”, definió.

Urlansky dijo que en esa época no había escuelas de producción, ni de periodismo, se aprendía en las redacciones, se aprendía a moverse entre cámaras, a saber cuándo hablar cuándo no hablar. “Hoy eso no existe más, hoy los chicos se forman en carreras de comunicación, pero tampoco nacen monstruos periodísticos como fue Mauro”, sentenció.

Por otra parte, destacó el compromiso que tenía Viale en lo comunitario. Entre los recuerdos está cuando trajo al piso, a Emilie Schindler, o cuando grabó minutos del filme en el cine “La lista de Schindler” desafiando el copyright, perseguido por la pasión de poder transmitirla a su público.

“Fue duro recibir la noticia de la muerte de Mauro, difícil de digerir, pero me siento contento de saber lo que hoy significa para la gente, hoy es un prócer”, expresó el periodista. Y remarcó que Viale, era alguien que de la nada, hacía una nota, que pedía invitados, que eran imposibles; que se lo tildaba de periodista amarillo, pero que lo de él no era amarillismo, era una forma diferente de hacer periodismo, un poco show también; pero que miles de situaciones demuestran de qué modo este hombre profundizaba, y de lo que era capaz de lograr en cada una de sus notas.

 

Por CL/RJ
Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni