Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Israel quiere volver a la normalidad en Abril

El objetivo de Israel es reabrir completamente el país para abril, según declaró el miércoles el primer ministro Benjamin Netanyahu.

Como parte de las medidas para acelerar la esperada vuelta a la normalidad, se ha acordado un proyecto piloto para ofrecer a los retornados del extranjero que deban entrar en cuarentena la opción de llevar una pulsera electrónica. La Knesset también aprobó una ley que permite al Ministerio de Sanidad proporcionar información a las autoridades locales, si lo solicitan, sobre las personas que no se han vacunado.

En una rueda de prensa con los máximos responsables del Ministerio de Sanidad del país y los responsables de los fondos sanitarios y del Magen David Adom, Netanyahu subrayó que, aunque unos 5 millones de israelíes han recibido al menos su primera vacuna o se han recuperado del virus, todavía hay unos 1,2 millones de individuos mayores de 16 años que no han sido vacunados.

“¿Por qué tenemos esa brecha? Hay muchas razones, pero sobre todo por las fake-news”, dijo el primer ministro, y añadió que el objetivo es cerrar esa brecha para finales de marzo.

Netanyahu presentó un plan de cinco fases para reanudar la vida normal. La primera fase fue descrita por el primer ministro como la actual. La semana que viene se espera que más escolares vuelvan a la enseñanza presencial, mientras que la siguiente se ampliará el programa de pasaportes verdes.

En varias ocasiones durante la rueda de prensa, Netanyahu hizo un llamamiento al público que no se ha vacunado para que vaya a vacunarse, subrayando que Israel es el único país del mundo en el que no faltan vacunas.

De cara al futuro, añadió que ha mantenido conversaciones no sólo con Pfizer y Moderna, dos grandes productores de vacunas, para construir fábricas de vacunas en Israel, sino también con otras seis naciones, entre ellas Austria y Dinamarca, para construir instalaciones conjuntas.

Está previsto que la campaña de vacunación finalice en la última semana de marzo, lo que debería permitir la plena reapertura del país en abril.

Anteriormente, la Knesset aprobó un proyecto de ley que permite que el Ministerio de Sanidad transmita a los ayuntamientos y a los ministerios de Educación y Bienestar la información sobre las personas que reúnen los requisitos para ser vacunadas pero que no lo han hecho, incluyendo nombres, números de identificación, números de teléfono y direcciones.

Según la legislación, los registros se transmitirán a las autoridades sólo si se solicita activamente y se presenta un plan para fomentar la inmunización entre la población incluida en la base de datos. Animar activamente a las personas a vacunarse será el único uso permitido del material. Además, la información deberá eliminarse en un plazo de 60 días.

La ley fue duramente criticada tanto por los diputados de la oposición como por las organizaciones de derechos humanos por considerarla una violación de la privacidad individual.

“La ley aprobada representa una grave y fatal violación del derecho a la intimidad, sin justificación médica suficiente y sin agotar los demás medios, menos lesivos para los derechos del individuo, para fomentar la inmunización y persuadir al público”, dijo Einat Ovadia, directora del Instituto Zulat para la Igualdad y los Derechos Humanos.

También el miércoles, el ministro de Sanidad, Yuli Edelstein, y el presidente de la Comisión Jurídica de la Knesset, Yakov Asher, acordaron poner en marcha un proyecto piloto que ofrezca a los retornados del extranjero la posibilidad de hacer la cuarentena en casa llevando una pulsera electrónica en lugar de tener que aislarse en un hotel.

La cuestión ha estado durante días en el centro de una polémica.

El aislamiento obligatorio en hoteles llevaba semanas en vigor y se esperaba que la comisión lo prorrogara el domingo, cuando Asher anunció que no lo apoyaría e insistió en que el gobierno ofreciera algunas alternativas. Fue rápidamente seguido por la mayoría de sus compañeros de MK. Al final, decidieron ampliar el aislamiento obligatorio sólo 24 horas.

En respuesta, el gobierno redujo el número de israelíes a los que se les permitía regresar cada día de los 2.000 actuales a 200, siempre y cuando no se restableciera el aislamiento obligatorio o se estableciera otro sistema.

Las autoridades empezaron a estudiar la posibilidad de ofrecer a los que entran en el país la opción de llevar una pulsera electrónica y hacer la cuarentena en casa. Sin embargo, la medida presenta varios problemas legales y podría requerir la promulgación de legislación.

Edelstein y Asher creen que el proyecto piloto puede empezar a aplicarse sin necesidad de una aprobación parlamentaria completa. Mientras tanto, el comité aprobó la cuarentena obligatoria en los hoteles hasta el 5 de marzo.

Los miembros del Comité también destacaron la necesidad de que el gobierno proponga un conjunto específico de criterios para poder recibir una aprobación para viajar.

Por el momento, el comité especial creado para este fin opera caso por caso basándose en consideraciones humanitarias.

Mientras tanto, la tasa R, que mide la capacidad de propagación de la enfermedad, aumentó por segundo día consecutivo, alcanzando el 0,9, después de unos días en los que se había mantenido por debajo del 0,8, lo que indica que los contagios estaban remitiendo.

Además, el martes se registraron unos 4.395 casos, y el 6,1% de las 74.461 pruebas realizadas dieron un resultado positivo. Unos 795 pacientes se encontraban en estado grave, y la cifra de muertos ascendía a 5.648.

 

Con información de J.P

Permitida la reproducción citando las fuentes.

 

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni