Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

1 de cada 73 israelíes ultra ortodoxos mayores de 65 años ha muerto de COVID

Uno de cada 73 israelíes ultraortodoxos mayores de 65 años ha muerto de COVID-19, más de cuatro veces el número en la misma cohorte de la población general, según un nuevo informe.

El informe de Shomrim, una organización sin fines de lucro de periodismo de investigación israelí, encontró que el 1.3 por ciento de los ultra ortodoxos mayores de 65 años ha muerto de COVID, en comparación con el 0.27%, o 1 de cada 373, en el mismo grupo de la población general.

Las cifras reportadas por la organización sin fines de lucro son ligeramente más altas que las del Ministerio de Salud, que encontró que el 1.2% de la población ultraortodoxa, o haredi, mayor de 65 años había muerto a causa del coronavirus.

Shomrim atribuyó la disparidad a la decisión del ministerio de no contar las muertes en ciudades con poblaciones mixtas de ultraortodoxos y no haredi en el total de ultraortodoxos, lo que hizo Shomrim.

Shomrim también señaló un estudio de Eran Segal del Instituto de Ciencia Weizmann que encontró que 1 de cada 100 israelíes ultraortodoxos mayores de 60 murió de COVID, en comparación con 1 de cada 350 en la población judía en general.

Independientemente de la disparidad entre los números, la tasa de mortalidad entre los ultraortodoxos de Israel deja en claro el grado en que la comunidad se ha visto afectada por el coronavirus, incluso cuando partes de la comunidad continúan con sus vidas como de costumbre y se niegan a usar máscaras. o distanciamiento social.

En el transcurso de la pandemia, ha habido una creciente ira pública por las frecuentes violaciones a gran escala de las reglas de cierre en partes de la comunidad ultraortodoxa, así como la aparente renuencia del gobierno a hacer cumplir estrictamente las reglas de salud en esa comunidad.

Ha habido violaciones generalizadas de las regulaciones del coronavirus en Israel, pero las más flagrantes han sido en partes de la comunidad ultraortodoxa. Algunos grupos haredi se adhieren en gran medida a las restricciones, mientras que otros las ignoran, incluso abriendo escuelas y celebrando funerales masivos.

En las últimas semanas se han visto varios funerales haredi para los principales rabinos que murieron de COVID-19 a los que asistieron miles a pesar del cierre nacional para evitar que el virus se propague. Las reuniones al aire libre estaban restringidas a solo 10 personas; algunos de los funerales de los principales rabinos atrajeron a más de 10.000.

También ha habido disturbios violentos contra la policía, incluidos enfrentamientos en Bnei Brak en los que hombres ultraortodoxos incendiaron un autobús y atacaron a su conductor y a un transeúnte.

El zar del coronavirus, Nachman Ash, advirtió el martes a la comunidad ultraortodoxa que grandes multitudes, como las de los funerales, propagarían aún más el coronavirus y provocarían más muertes.

A pesar de que la morbilidad en la comunidad ultraortodoxa es mayor que en cualquier otro grupo social, los legisladores haredi han luchado contra los intentos de hacer cumplir las pautas del virus en sus comunidades y han calificado tales esfuerzos como discriminatorios e inútiles.

Mientras tanto, se ha considerado que el primer ministro Benjamin Netanyahu no está dispuesto a enojar a sus socios políticos haredi, sin cuyo apoyo no tiene esperanzas de permanecer en el poder.

Más protestas de ultraortodoxos contra las restricciones estallaron el martes por la noche en Jerusalem, con cientos de manifestantes chocando con la policía, que dispersó a la multitud con cañones de agua.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni