Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Erdogan, antisemita pertinaz y militante

ACOM de acuerdo a su propia definición es una organización independiente que promueve la relación entre España e Israel. En su cuenta de twitter, ACOM publicó este martes lo siguiente: “Samuel Partouche: ese era el verdadero nombre de Samuel Patty, el profesor francés decapitado por un terrorista islamista.

Era nieto de un gran rabino de Constantine (Argelia). Fue enterrado según ritos judíos”. ¿Por qué los medios franceses no publicaron esto cuando el 16 de octubre el Profesor Patty fue decapitado en plena vía pública por un extremista islámico? ACOM no lo sabe. Nadie sabe. Pero todos tenemos nuestras interpretaciones.Patty, como fue ampliamente divulgado en el mundo, era un profesor que mostró en clase caricaturas de Mahoma, en el marco del tema libertad de opinión. Eso no es fácil en Francia ni en Europa en general. El recuerdo de lo que sucedió con los periodistas de Charlie Hebdo volvió a la memoria de todos rápidamente.

El Ministro del Interior de Francia Gerald Darmanin acusó a una alumna de Patty y su padre por haber emitido una “fatwa” (orden que hace una autoridad islamista para asesinar a alguien que consideran ha ofendido a su religión). Han habido detenidos, cierre de instituciones consideradas como incitadoras del odio. Deleznable todo. El asesinato, por supuesto.

Otra muestra de salvajismo generada desde el extremismo y utilizando a la religión como escudo. Deleznable que ahora, ante una tragedia de estas dimensiones, el gobierno francés descubra que Hamas opera impunemente en el país y que hay numerosos centros autodenominados religiosos que imparten odio, incitación a la violencia y fatwas. El gobierno francés ha disuelto lo que ha llamado “asociaciones integristas”.

El Ministro del Interior mencionó en concreto el Comité Contra la Islamofobia, una organización que ha estado en el punto de mira de las autoridades desde hace tiempo, pero señaló que hay “cientos” de asociaciones bajo la lupa de la Justicia”. ¿Ah si? ¿Cientos? ¿Después de lo de Charlie Hebdo? ¿Y hoy se les va a acusar de delictivas porque hubo otra barbarie? Además, han ordenado la expulsión de 230 extranjeros porque según el Ministro, están en Francia ilegalmente y están vinculados a organizaciones radicales islámicas.

Así que la conclusión es simple: si no degollaban a Patty, los ilegales, los extremistas, los asesinos, se podían quedar tranquilamente donde estaban.

Era esperable y hasta obvio que el dictador turco Erdogan aprovechara esta situación. Así que rápidamente atacó a Macron acusándolo directamente de “islamofóbico”. A Erdogan ni se le pasó por la mente condenar la decapitación de Patty, sino por el contrario, hacer una comparación que más allá de ser falsa, es perversa y brutalmente antisemita, ya que banaliza sin rubor la Shoá y la persecución nazi antes del Holocausto. Erdogan dijo que a los musulmanes en Europa los tratan como lo hacían con los judíos antes de la Solución Final.

O sea, que según el dictador de Turquía, los musulmanes hoy en Europa han sufrido la noche de los cristales rotos, los han llevado a Dachau, no los dejan subirse al transporte público, ni sentarse en un parque, ni entrar en un cine, ni ejercer ninguna profesión, ni concurrir a ninguna escuela, y además habría leyes raciales contra ellos. Esa es la comparación del antisemita pertinaz y militante que hasta se cree sus propias mentiras y piensa que los demás, también.
Erdogan necesita generar violencia y no hay pandemia que le preocupe. En el último año y medio, Turquía bombardeó en Irak sabiendo que su crisis contra Estados Unidos no pasaría a mayores como así fue; invadió Siria e hizo una limpieza étnica con los kurdos; entró a Libia con mercenarios; y es el promotor de la guerra en Nagorno Karabaj donde los azerbaiyanos cuentan con su apoyo para matar a los armenios a quienes no dudaría de someterlos a otro genocidio como el que sus ancestros cometieron en 1915.

Erdogan ha recibido y alojado a la cúpula de Hamas más de una vez y luego de sus reuniones ha proclamado que liberará a Al Aqsa porque el dictador sostiene, faltaba más, que “Jerusalem es nuestra”.Ankara y París llevan varios días intercambiando comunicados de lenguaje poco diplomático, desde que el presidente turco, recomendara a su homólogo francés, Emmanuel Macron, hacerse un “control mental” por su “obsesión con el Islam”. La protesta llegó este martes a las calles con manifestaciones celebradas en numerosas provincias de Turquía, acompañada de gritos de “Macron, terrorista”. Francia llamó el domingo a consultas a su embajador en Ankara y Erdogan subió la apuesta, pidiendo a la ciudadanía un boicot contra los productos franceses. El enfrentamiento tiene otras aristas: Turquía mantiene desde enero un contingente militar en Trípoli para fortalecer el Gobierno de Fayez Al Serraj, único reconocido por la UE y Naciones Unidas, mientras que Francia ofrece respaldo diplomático y militar al general rebelde Jalifa Hafter. Macron ha sido el único líder europeo que ha tomado públicamente partido por Armenia y contra Azerbaiyán en la guerra por Nagorno Karabaj en la que Ankara apoya a Bakú.

Mientras Macron y Erdogan libran sus batallas, en Francia fue decapitado un profesor judío pero que los medios franceses no mencionaron que era judío. Y hace apenas unas horas en Niza, dentro de una Iglesia, fue decapitada una mujer de unos 70 años y el criminal asesinó a dos más. El contexto abre paso a que el antisemitismo en Francia no encuentre suficientes obstáculos, sea desde la bestialidad extremista islámica o desde la extrema derecha que se reconvierte desde Petain a Le Pen.

Y desde Turquía, Erdogan usa y abusa de antisemitismo, haciendo las comparaciones más ofensivas que su odio le ayuda a elaborar y usando sus diatribas de escudo para seguir con prácticas genocidas. Lo hicieron en 1915, lo hacen en Siria e Irak con los kurdos y no dudarían en repetirlo donde puedan, ya que por supuesto, para este contexto que estamos narrando, no hay ni Comunidad Internacional, ni Consejo de Seguridad ni Comisión de Derechos Humanos. Nada, salvo la realidad.

*Eduardo Kohn (Montevideo, 1949) es Doctor de Relaciones Internacionales y. Director de Latinoamérica en B´Nai B´rith.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni