Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

El Consejo de Seguridad de la ONU debe hacer cumplir la lista negra de asentamientos

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) debe hacer cumplir un boicot de asentamientos asegurando que la base de datos de las empresas que operan sobre las líneas anteriores a 1967 se pueda utilizar para acciones de cumplimiento, dijo el relator especial Michael Lynk en un informe escrito que presentó a la Asamblea General en Nueva York.

“El CSNU debe asegurarse de que la base de datos se convierta en una herramienta viva, que aclare y amplíe su mandato, y que proporcione a la base de datos los recursos suficientes para que su centro de atención pueda identificar adecuadamente el alcance de toda la participación empresarial en los asentamientos y la ocupación”, Escribió Lynk en su informe anual publicado durante el fin de semana.

Michael Lynk es un experto jurídico canadiense que es el relator especial del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas que se ocupa de la situaciones sobre los derechos humanos en los territorios palestinos.

En febrero de este año, la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos publicó una lista de 112 entidades comerciales, 94 que tienen domicilio en Israel y 18 en otros seis países, que tiene motivos razonables para concluir que opera sobre las líneas anteriores a 1967. Estos países incluyen los Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, los Países Bajos, Tailandia y Luxemburgo.

La lista da un impulso al movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones que opera como una advertencia a esas empresas de que tales negocios podrían constituir un crimen de guerra. Ni la oficina del Alto Comisionado ni el CDH, que encarga de la lista, tienen poder de ejecución y la lista es solo de carácter consultivo.

Lynk pidió a los estados que boicoteen a las entidades israelíes ubicadas sobre las líneas anteriores a 1967, incluida la prohibición de los productos israelíes en esas áreas. También instó a las naciones a “desalentar la promoción del turismo y la emigración a los asentamientos israelíes”.

Israel ha llevado a cabo una “ocupación libre de costos”, escribió Lynk, y agregó que sin consecuencias no hay ningún incentivo para que Israel se retire de Judea y Samaria, Jerusalem oriental y el Golán.

“Ya es hora de que el Consejo lidere a la comunidad internacional basándose en sus propios precedentes y otros regímenes de sanciones modernos para cumplir sus instrucciones de poner fin a la asistencia a los asentamientos y poner fin a la ocupación”, dijo Lynk.

Su propuesta se basa en su determinación legal de que el control israelí sobre el territorio por encima de las líneas anteriores a 1967 es ilegal según el derecho internacional. Es una opinión que tanto Israel como Estados Unidos han rechazado.

El plan de paz del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para resolver el conflicto Israel-Palestina permitiría a Israel retener la mayor parte de Jerusalem y el 30% de Judea y Samaria. Estados Unidos ha reconocido por separado la soberanía israelí sobre los Altos del Golán.

El llamado de Lynk se produce cuando el mundo árabe ha comenzado a abrazar a Israel, con los acuerdos de normalización de Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Sudán acordando establecer lazos con el estado judío independientemente de los territorios sobre las líneas anteriores a 1967.

Por FB/RJ
Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni