Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

La convención demócrata proclamó la fórmula Biden-Harris

Luego de un proceso de primarias bastante azaroso y largo, finalmente el ex vicepresidente Joe Biden logró la nominación formal como candidato a presidente de los Estados Unidos por el Partido Demócrata, acompañado por la senadora Kamala Harris, quien fue una de sus rivales en la campaña. La convención partidaria es una larga tradición de los dos grandes partidos políticos estadounidenses, el momento en el que los delegados de los candidatos negocian el binomio y el programa de campaña, sumando los temas de la agenda que cada sector o representantes de un Estado consideran relevantes. Es, también, un gran espectáculo de varios días, en el que los líderes más importantes y los que están en ascenso utilizan para expresar sus ideas, y convocan a respaldar al nominado.

En esta convención del Partido Demócrata, la primera enteramente virtual, se han dado cita ex presidentes como Bill Clinton y Barack Obama, así como antiguos rivales de Biden, como Bernie Sanders y Elizabeth Warren, del ala izquierda del partido. La fórmula Biden-Harris procura mantener un fuerte electorado en el centro ideológico, incluso intentando ganar a votantes republicanos que están decepcionados con el presidente Donald Trump, quien va en busca de su reelección. El énfasis está colocado en volver a ganar en Estados que tradicionalmente son demócratas en los que Hillary Clinton perdió en 2016, sorpresivamente, así como en obtener la victoria en los llamados “swing-states”, aquellos en los que los ciudadanos pueden cambiar de opinión entre republicanos y demócratas.

Si bien el binomio Biden-Harris hoy figura primero en las encuestas, aún faltan algunos meses hasta el primer martes de noviembre. Por otro lado, la elección presidencial es indirecta: son los colegios electorales de cada estado los que eligen al presidente y vicepresidente, y para su composición no hay representación proporcional. El partido que gana en un estado, obtiene la totalidad de los electores presidenciales de ese distrito, por lo que las campañas se concentran en donde los márgenes de diferencia son pequeños, o bien en los que son “swing-states”. De allí la importancia de que la fórmula Biden-Harris se ubique en el centro ideológico, con el objetivo de sumar los votos indecisos y de republicanos. Es, asimismo, una señal hacia dentro de esa fuerza política, de que no se sumará a la oleada populista que recorre a buena parte del mundo democrático, en un tiempo en el que predomina la incertidumbre por la crisis del covid 19. La elección se anticipa reñida, con un presidente que busca un nuevo mandato y que tiene un electorado que le responde con devoción y entusiasmo, frente a un vicepresidente con mucha gimnasia de campaña y con gran experiencia de gobierno.

Por Ricardo Lopez Gottig.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni