-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Radio Jai Donaciones recibidas: Radio Jai, Donaciones recibidas durante septiembre - A la memoria de Shmil Ben Moshé Z.L U$180 - Yejezkel Natán Ben Yehoshua Naftalí  U$26 - Esther Elisheva Bat Sará  U$18 - Raúl Sykuler Z.L y Mercedes Szalkowicz Z.L Ar$4000 - Ariel Cohen Sabban Ar$60.000 - Anónimo U$5 - Anónimo U$36 - Anónimo U$10 mensuales - Anónimo U$100 - A la memoria de Simón (Payo) Halac y Natalio Aidembaum Ar$29.000 - Anónimo U$10 mensuales - Rabino Shoshan Ghoori U$10 mensuales - Museo interactivo Judío de Chile U$10 mensuales - A la memoria de Tzipora Bat Leip Z.L U$180 - En memoria de Mirtha Raquel Kaplan de Werbin ZL U$180 - Gracias a todos por sus aportes, los mismos son fundamentales para sostener nuestra tarea -

El capitán de la selección de hockey sobre hielo israelí jugará en un equipo de Auschwitz

Eliezer Sherbatov, capitán de la selección de hockey sobre hielo de Israel, fue contratado por el Unia Oświęcim, uno de los equipos más importantes de Polonia. Se encuentran instalados en Auschwitz, la ciudad en la que fueron asesinados más de un millón de judíos. “Quiero ayudar a que no se olvide la Shoá”, aseguró.

Para la historia del pueblo judío el campo de concentración de Auschwitz es un trauma que nunca se borrará y en el mundo entero el sitio es conocido como el máximo símbolo del mal que la humanidad pudo generar: se trata del sitio de exterminio más importante de la Alemania nazi durante la segunda guerra mundial, en el que fueron asesinados millones de judíos.

En esta localidad, que intenta volver a la normalidad después de los horrores de la Shoá, uno de sus mayores orgullos es un equipo de hockey sobre hielo: el Unia Oświęcim.

La semana pasada se produjo un encuentro entre la historia de destrucción y el presente de reconstrucción de este lugar: Eliezer Sherbatov, capitán de la selección de Israel, comenzará a jugar en el equipo polaco y patinará sobre hielo a poca distancia del campo de exterminio.

“En Polonia están felices de que un judío israelí haya venido a jugar a Auschwitz. Yo también estoy feliz, y por supuesto también quiero ayudar a que no se olvide el Holocausto. Iré a visitar el campo de concentración y será una motivación extra”, dijo Sherbatov.

Hijo de inmigrantes rusos, Eliezer nació en Rehovot y a los dos años se mudó con su familia a Canadá. A los 13, tras su regreso al país, ya jugaba en el equipo de mayores de Metula. Tres años después volvió a Canadá y continuó su carrera en el hockey en clubes de Francia, Kazajstán y Eslovaquia. Su nuevo destino es Polonia. “Es un buen país para jugar al hockey, tienen una de las mejores ligas de Europa”, expresó sobre el torneo que comenzará en septiembre.

El Unia Oświęcim es considerado uno de los mejores equipos de Polonia, pero le cuesta volver a sus días de gloria que fueron entre 1998 y 2004, cuando ganó siete de los ocho campeonatos disputados en esa etapa. Pese a los reveses el hockey todavía despierta pasiones encendidas en la ciudad y el segundo puesto en la temporada pasada renovó las esperanzas de los seguidores del Unia, que ahora quieren volver a coronarse campeones. “Para eso me contrataron a mí y otros dos jugadores más, el objetivo es ir por todos los títulos”, afirma el jugador con esperanza.

Según cuenta, en su familia están “contentos y emocionados” por este nuevo destino en la carrera de Eliezer por el desafío que implica jugar en Auschwitz. “Es una gran oportunidad para demostrar cuán fuerte es el pueblo judío, será una motivación especial. Quiero ganar el campeonato, la Copa de Polonia y el título continental, y que todos sepan que un judío israelí hizo esto aquí”, sostiene.

Si bien el tema de la práctica de deportes en este lugar enciende algunos debates, el enfoque de Sherbatov es diferente. “Creo que mi presencia aquí puede mostrar a todos que no olvidamos y somos fuertes”, sostiene y añade que “el hockey es un buen ejemplo de conexión y encuentro en cualquier sitio, incluso en un lugar doloroso como Auschwitz”.

Además, el israelí se expresó contento de haber generado rápidamente un vínculo con la comunidad judía local, que cuenta con una sinagoga a 3 kilómetros del estadio del Unia. Se trata de un grupo pequeño que tras la Shoá decidió regresar a una ciudad que antes de la guerra contaba con un 60% de su población judía. “En los pocos días que llevo ya recibí una llamada del dueño de una cafetería, miembro de la comunidad judía, que se manifestó dispuesto a ayudarme en lo que necesite”, reveló.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni