-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Radio Jai, Donaciones recibidas durante Octubre - En memoria de Mauricio Hatchwell Toledano Z.L U$2000 - A la memoria de Ursula Heyman Z.L U$120 - Rabbi Alberto Zeilicovich Temple Beth Sholom U$500 - Anónimo U$180 - Ester y Darío Pardo U$100 - Familia Roisentul U$100 - Eugenio Guzman U$10 - Anónimo U$360 - Si por algún motivo su aporte no aparece publicado por favor envíenos un mail a [email protected] - Gracias por su donación, la misma es imprescindibles para sostener nuestra tarea - Rabino Marcelo Kormis U$500 - En memoria del Juez Simón Kupchik Z.L, Simja leíble Ben Asher Zelig Z.L, Fanny Shajris de Spak, Feiga bat Guershon Z.l. y Kowa Spak, Yaacov ben Leizer Z.L U$240 -

En Israel cuestionan la efectividad de la cuarentena tras el rebrote del Coronavirus

“La cantidad de personas que mueren como resultado del cierre es mayor que la cantidad de personas protegidas por el cierre”

A medida que se acerca la segunda ola de coronavirus en Israel, con casi 300 nuevos casos en un día anunciados por el Ministerio de Salud, el gobierno anunció nuevas aperturas a diferencia del confinamiento que espera la gran mayoría.

El profesor Yoram Lass, miembro de la Facultad de Medicina Sackler, plantea que “el encierro es una locura”. El estado de la economía y la sociedad del país son peor de lo que ha sido en décadas y la violencia, la enfermedad e incluso las muertes relacionadas con la crisis del coronavirus (y no con a la enfermedad) están en aumento. El ministro de finanzas israelí, Israel Katz afirmó que no hay lugar para un cierre general”.

“El cierre fue un gran error y el precio era demasiado alto”, aseguró Lass que según su estimación, el número de personas que perecerán como resultado del suicidio, la violencia doméstica, el alcoholismo, las drogas, el crimen o incluso la inanición será mucho mayor que el número que finalmente murió o morirá de coronavirus.

Hasta el momento ya son casi 20 mil infectados y 304 los muertos por COVID-19 pero el profesor Lass advirtió: “La cantidad de personas que mueren como resultado del cierre es mayor que la cantidad de personas protegidas por el cierre”.

Múltiples informes han advertido que se acerca una ola histórica de problemas de salud mental. El mes pasado, la Oficina Central de Estadísticas mostró que un tercio de los israelíes mayores de 21 años están estresados ​​y ansiosos como resultado de la crisis del coronavirus. Al mismo tiempo, el Ministerio de Bienestar y Servicios Sociales informó que ha habido un aumento del 20% en la violencia doméstica.

Muchas personas que requirieron tratamiento para enfermedades como el cáncer, enfermedades cardiovasculares y diabetes no recibieron los servicios de salud o los medicamentos que necesitaban desde que comenzó la pandemia.

Una encuesta realizada por la Organización Mundial de la Salud de 155 países mostró que el 53% de los países encuestados habían interrumpido parcial o completamente los servicios para el tratamiento de la hipertensión; 49% para el tratamiento de la diabetes y las complicaciones relacionadas con la diabetes; 42% para el tratamiento del cáncer y 31% para emergencias cardiovasculares.

Israel ha aumentado el número de personas examinadas para el coronavirus cada día durante las últimas semanas, lo que conduce a más diagnósticos. La cantidad de personas infectadas con COVID-19 son solo personas que son portadoras del virus. La gran mayoría (99,6% a partir del jueves por la mañana) eran asintomáticas o tenían pocos síntomas de la enfermedad.

El gobierno ha marcado zonas rojas donde la tasa de infección es alta. Estas áreas se cierran parcialmente para ayudar a detener la propagación del virus. Sin embargo, solo 50 de los nuevos pacientes del jueves por la mañana provenían de estas zonas rojas, mientras que más de 200 provenían de todo el resto del país.

Tal Brosh, jefe de la unidad de enfermedades infecciosas del Hospital de la Universidad Samson Assuta Ashdod, explicó que los hospitales de Israel están más equipados para tratar a pacientes con COVID-19 gravemente enfermos que al comienzo de la crisis a fines de febrero y agregó: “La única forma de detener la propagación del virus es que el público asuma la responsabilidad: usar máscaras, distancia social y mantener una buena higiene”.

El Dr. Shuki Shemer, presidente de la junta de los Centros Médicos de Assuta, advirtió: “El coronavirus nos seguirá al menos por un año o dos. No se puede poner al público bajo llave. La vida debe continuar”.

Con respecto a la economía, Katz declaró: “A finales de año, alcanzaremos un déficit aún mayor. No cerraremos nada en todos los ámbitos. Podemos abordarlo de manera precisa con la aplicación de la ley y la cuarentena. Incluso si experimentamos lo que sucedió aquí al principio, no hay espacio para un cierre general”.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni