-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

Sinagoga portuguesa, Ámsterdam

Hacia comienzos del siglo XVII había tres congregaciones de origen sefardí en Ámsterdam, que se unieron en una única congregación en 1639. Los judíos portugueses habían llegado a Ámsterdam tras la expulsión de los judíos de la Península Ibérica (España y Portugal), encontrando en esta ciudad una oportunidad de practicar su judaísmo abiertamente. Entre las medidas de libertad religiosa, los judíos fueron autorizados a construir sinagogas identificables como tales desde su exterior, hacia mediados del siglo XVII. El barrio judío pronto tuvo dos sinagogas: la Gran Sinagoga (1671) y la Sinagoga Portuguesa (1675), conocida también como Esnoga.

La sinagoga sigue siendo un lugar de culto activo y también es una atracción turística popular dentro del circuito del Barrio Cultural Judío (JCK – Jewish Cultural Quarter) de Ámsterdam.

La Esnoga fue diseñada por Elias Bouman, quién también había participado en el diseño de la Gran Sinagoga de los ashkenazim al otro lado de la calle. Más tarde se convirtió en el principal arquitecto de la ciudad. 

El estilo de la arquitectura es austero y clasicista, similar al de las iglesias protestantes de este período. Si bien podemos identificar un edificio colosal, no tiene simbología judía en su exterior.  La disposición de su interior es similar al de las sinagogas de la Península Ibérica: los bancos están ubicados a lo largo del piso cubierto con tablones de pino. El piso aún está cubierto por una fina de capa de arena, como era costumbre con los pisos de madera en los Países Bajos, para absorber el polvo, la humedad y la suciedad de los zapatos, y amortiguar el sonido de la caminata. Sólo cinco sinagogas en el mundo fueron construidas con piso de arena y esta es la única aún en pie, fuera del Caribe.

En un extremo se encuentra el aron hakodesh (Arca) y en el otro la teibáh o (púlpito). El sector de las mujeres está situado en los balcones sostenidos por doce columnas que representan las doce tribus de Israel. La sinagoga está iluminada por cuatro grandes arañas que tienen mil velas que son encendidos durante todas las ceremonias religiosas. La luz de estas velas brillan a través de las 72 ventanas que tiene el edificio.

Esta sinagoga era tan famosa que fue objeto de representación de diversos artistas, que realizaron pinturas y grabados documentando las celebraciones de la comunidad sefardí de Ámsterdam.

Durante la ocupación Alemana de Ámsterdam en la Segunda Guerra Mundial, gracias a los esfuerzos de la población local, el status de la sinagoga como edificio histórico y una gran cuota de suerte, la Esnoga sobrevivió a la guerra, conservando todas sus características y colecciones originales del siglo XVII. Su primer uso después de la liberación fue el 9 de mayo de 1945 cuando un grupo de sobrevivientes celebraron allí un servicio religioso.

Entre el 2011 y 2012 la sinagoga fue renovada y restaurada. Es una de las pocas sinagogas de Europa que se ha mantenido en uso por tanto tiempo y que continúa intacta en su diseño desde sus orígenes, sin haber sufrido grandes reformas.

La sinagoga forma parte de un complejo de sitios de memoria y museos judíos de Ámsterdam.

Creación: 1675

Arquitecto: Elias Bouman

Origen étnico: Sefardí

Ubicación: Mr. Visserplein 3, 1011 RD Amsterdam

Horario de visita: domingo a jueves 10 a 16. Viernes a partir de las 10 (horario de cierre varía según la época del año) Para más información ver este link https://jck.nl/en/node/735

Sitio web: https://jck.nl/en/location/portuguese-synagogue

Información que puede cambiar:

Para visitar la Sinagoga Portuguesa o en el Museo Histórico Judío, es obligatorio reservar un horario de entrada. Debido al coronavirus, el Barrio Cultural Judío está siguiendo el protocolo nacional para reabrir museos de manera segura y responsable. Los boletos están disponibles solo para individuos o familias; las reservas están limitadas a cuatro boletos a la vez.

Curaduría: Tammy Kohn

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni