-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

“En ningún momento encontré un documento que relacionara a Carrillo con el Tercer Reich”

El historiador Raanan Rein, es uno de los investigadores que más indagó sobre el peronismo y el pueblo judío. El autor de “Los Muchachos Peronistas judíos”, se sumó a la polémica generada en torno a Ramón Carrillo y su posible simpatía por el nazismo.

“Trabajé sobre la figura de Ramón Carrillo y sobre el sistema de Salud Pública en la Argentina, y en ningún momento encontré un documento o testimonio que lo relacionara al Tercer Reich a la ideología nacional- socialista”, manifestó Rein, e indicó que fue una gran sorpresa para él escuchar las acusaciones que se le imputan al sanitarista. Coincidió sobre el hecho de que Carrillo había estado en Alemania, en octubre de 1932 y eso fue “antes de la llegada de Hitler al poder”. No sabe si presenció un acto en donde habló Hitler y  que estamos hablando de un estudiante santiagueño de 26 años que estuvo en Berlín con una beca de la universidad, y que si eso tiene algún significado en su trayectoria, a Rein le parece muy poco creíble.

Sobre la contratación de Carl Vaernet, oficial danés de las SS, al Ministerio, opinó que “es un tema problemático sin ninguna duda” pero precisó que tanto Carrillo como muchos otros en esos años, pensaban que la homosexualidad era una enfermedad que había que “curar”. En ese marco lo contrataron a Vaernet para el Ministerio de Salud, y dijo que en muchos países intentaban contratar a científicos en esa época.

Raanan Rein expresa que si tuviera que evaluar la figura de Ramón Carrillo, diría que todos estos episodios tuvieron un peso menor en su trayectoria, y que por ello no logra entender esta insistencia en calificarlo de admirador de Hitler, del Tercer Reich o del nacional socialismo alemán.

Rein contó que cuando trabajaba para la Organización Israelita Argentina (OIA), halló documentos sobre un encuentro entre dirigentes de esa agrupación y el entonces Ministro de Salud, en el que hablaron sobre las limitaciones para la faena de carnes según el ritual judío (kosher) y sobre la discriminación de estudiantes judíos en la Facultad de Medicina de la UBA, y señaló que esos dos temas lograron una solución positiva por la intervención de Carrillo. Agregó que el “número dos” del Ministerio de Salud, Salomón Chichilnisky, “tenía una amistad muy estrecha con Carrillo”, por eso, tildar al sanitarista de simpatizante o alguien que apoyó al nacional socialismo, le parece bastante problemático.

La Semana Trágica

En 1919 cuando la violencia se desató en Buenos Aires, cobró la vida y vejación de muchos judíos, se produjo durante un gobierno radical y sin embargo, la sensación de la comunidad judía es la de que el peronismo era afín del nazismo. Al respecto Rein analizó:

“La imagen del peronismo como nazi-fascismo tiene sus raíces en la neutralidad argentina durante la Segunda Guerra Mundial, que se interpretó como un apoyo al Tercer Reich, sin embargo la mayoría de los argentinos apoyaba esta política de neutralidad: Cuatro presidentes distintos, dos civiles y dos militares, favorecieron esa política por diversas razones.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente

5 Comments

  • Jorge Rubnicius
    Jorge Rubnicius

    Jorge Rubnicius Considero estas lìneas del Sr. Rein de relativa importancia en saber si Carrillo fue o no filonazi. Su frase de que el Dr. Carrillo fue muy amigo del Dr.Chichilnisky me hace acordar a los muchos antisemitas cuando afirman “tengo muchos amigos judìos” como si esto les diese una aureola de grandes humanistas. Lo segundo que quiero decirle que el Coronel J.D.Perón participó en la revolución del 30 que derrocó a Irigoyen, asumió J.F.Uriburu y lo envió como premio a estudiar a Italia en las academias del Duce Mussolini; cuando regresó henchido de fascismo, impulsó las Leyes del Lavoro que aún hoy dominan al gremialismo argentino y así estamos. Por último mis 2 hermanos y yo en el año 1950, estuvimos internados 3 meses por fiebre tifoidea en el Hospital Muñiz. Era una mugre “carrillista”, donde ví morir a muchas mujeres (estábamos en una sala de mujeres porque no había más lugar); morían de rabia animal, meningitis y otras enfermedades. No había medicamentos, las palanganas que nos traían a las 5 de la mañana para higienizarnos tenían tapones hechos con trapos para evitar la pérdida de agua, la comida (en general verduras) las servían practicamente sin lavar. Le pediría al Sr. Rein que no explique lo que nos resulta inexplicable. Casi toda mi familia murió en las marchas de Vilna a los campos de la muerte en Alemania y como judío tengo que denunciar a Ramón Carrillo como nazí al igual que a Perón. La persona que está al frente de la DAIA debe enfrentar con coraje al antisemitism.

    Responder
  • Silvia Heger
    Silvia Heger

    El Sr. Rein debe haber consultado las fuentes equivocadas o es un provocador frívolo. En términos generales, Perón y los militares de donde él surgió tuvieron formación judeofóbica. Está en la base del profundo catolicismo que caracteriza a las fuerzas armadas argentinas. Los únicos vínculos destacados que tuvo Perón con muy pocas familias judías, se relacionaron con negociados clandestinos (los Todres, por ejemplo). Los judíos que escaparon del nazismo no estuvieron autorizados para entrar a la Argentina como refugiados. En cambio, hubo muchos jerarcas nazis refugiados en este país, como Eichmann y Mengele. Y además, ¿qué hacía un médico nazi ocupado en “curar” homosexuales, invitado por Carrillo para desarrollar “la raza argentina”?

    Responder
  • Rubén Hojman
    Rubén Hojman

    Comparto lo dicho en los anteriores, y agrego: la presencia del fascismo en Argentina tuvo manifestación contemporánea con la prédica de Mussolini, largamente asimilada por Perón en su permanencia en Italia y base del ideario de la revolución del 30. El GOU (Grupo de Oficiales Unidos), manejado en la sombra por Perón en camino a su liderazgo a nivel nacional, admiraba a Hitler y al nazismo en oposición al sector aliadófilo entre la oficialidad de las FFAA. En la primera Presidencia de Perón pude ver pintadas en la Av Corrientes de la Capital, barrio del Once, con leyendas que proclamaban “Haga Patria, mate un judío” y también “Haga Patria, mate un estudiante”; “Alpargatas sí, libros no”, identificadas con simbología peronista. Era vox populi en la época que la marcialidad y los uniformes del Ejército Argentino eran a imitación del alemán. Lo comprobé durante mi servicio militar. Eva Perón, durante su viaje principesco a Europa, recibió a pedido de dignatarios del Vaticano, a un grupo de croatas criminales de guerra con identidad falsa otorgada por la Cruz Roja (como en tantos otros casos de ocultamiento y escape de esos asesinos), que resultaron ser Ante Pavelic y sus lugartenientes. Ordenó otorgarles visa e ingresaron de inmediato al país y adscriptos a diferentes entidades oficiales, entre ellas la Policía Federal y el Ministerio del Interior para la persecución de comunistas vernáculos, dada su terrible experiencia en la materia. Los nazis recibidos y radicados en Bariloche, Misiones, La Cumbrecita en Córdoba, Villa Ballester, Olivos, Villa Gesell y Pinamar, son incontables. En la última localidad, el Arq. Bunge tomó un importante contingente de los ex tripulantes del Graf Spee que optaron por quedarse en el país, para los trabajos de urbanización. ¿Alguien recuerda la radio instalada en “Al ver verás”, que facilitaba el desembarco de personas y efectos llegados en submarinos alemanes? El señor Raanan Rein debería revisar sus fuentes.

    Responder
  • Lalo Wainberg
    Lalo Wainberg

    El 19 de Mayo del 2020 el periódico La Nación publicó un artículo de Julio Rajneri en el que vincula a Carrillo con la clausura de la fábrica de golosinas MU -MÚ, reviviendo así las calumnias al mejor estilo de los pogroms en la Rusia de los zares.
    El título original se puede encontrar por internet: LA EFIGIE DE CARRILLO EN EL BILLETE DE $5000 Y LA CLAUSURA DE LA FÁBRICA MU-MÚ
    En ese artículo se observa la prédica judeofoba de Carrillo con acusaciones a los propietarios judíos de dicha empresa de manufactura de golosinas, que tiene muchas similitudes con la prédica antisemita medieval de acusar a los judíos de envenenar los pozos de agua.
    Considero que al leer el tenor del citado artículo podrá quedar en claro “quien es quien”

    Responder
  • Roman F
    Roman F

    El único ‘investigador’ del mundo que desvincula a Perón del fascismo y el nazismo es Rein. Yo no sé si es por imbécil o porque busca llamar la atención diciendo todo lo contrario que investigadores serios y documentados. La REALIDAD es que Carrillo tomó como hombre de confianza y compartió ideas con un tipo que había estado lado a lado con nazis de la talla de Himmler, y que se había dedicado con ahínco a torturar a homosexuales, en algunos casos, hasta la muerte. Ya el solo hecho de compartir un espacio físico e ideas con Vaernet es repugnante para la gente de bien. Está claro que Rein no lo es.

    Responder
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni