-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

La vigencia del mito de la conspiración judía mundial

A comienzos del mes de febrero del presente año se llevó a cabo en París la conferencia anual sobre el antisemitismo que organiza la Asociación Judía Europea, donde se presentó el informe de una encuesta realizada por la Liga de Acción y Protección acerca de la precepción que tienen los ciudadanos europeos sobre los judíos.

El cuestionario realizado sobre un total de 16.000 personas de 16 países de Europa, reveló datos por demás preocupantes sobre dicha percepción. En uno de sus puntos centrales, la encuesta mostró que de cada cinco ciudadanos europeos, uno cree que existe una red secreta judía que dirige los destinos del mundo, especialmente, lo que atañe a los asuntos políticos y económicos. La contundencia de este resultado nos alerta sobre la persistente vigencia del mito que en términos antisemitas se lo define como la conspiración judía mundial.

Si bien las conclusiones sobre los demás temas del estudio son también inquietantes, resulta oportuno detenernos en la creencia que ya lleva siglos acerca de la dominación judía. La idea de una conspiración judía a escala mundial es la creencia en un complot judío destinado a dominar a las naciones del mundo. El mito supone la existencia de un gobierno secreto israelita que mediante una red mundial de falsas organizaciones controlan a: partidos políticos, organizaciones bancarias y financieras, gobiernos, la prensa y a la opinión pública. Los que sostienen esta idea afirman que el único gran objetivo de los judíos es dominar el mundo, y ante tal peligro las naciones deben reaccionar.

Para ubicar el origen de estas teorías nos debemos remontar al siglo XVI con la Carta de los judíos de Constantinopla, una falsedad escrita por el arzobispo de Toledo, Juan Martínez Silíceo, sobre la existencia de redes de solidaridad judía organizadas por los sefardíes expulsados de España, quienes utilizaban todo tipo de estratagemas para apropiarse de la hacienda de los cristianos, violar sus templos y profanar sus sacramentos y beneficios. Con la carta, el prelado buscaba convencer al rey Felipe II que aprobara el estatuto de limpieza de sangre para prohibir futuras conversiones judías al cristianismo, y evitar así el ingreso de éstos a la sociedad.

Cien años después, en el mismo mundo católico, el afamado escritor español Francisco de Quevedo recurrió en su narración La Isla de los Monopantos al mito de la conspiración judía. El autor siempre sintió una gran repulsión y odio a los judíos que quedó plasmado en trabajos anteriores; en esta obra, describe una reunión secreta celebrada en Salónica, en ese entonces una ciudad del Imperio Otomano, donde vivían miles de judíos sefardíes que según él operaban contra el mundo cristiano.

Con el surgimiento del antisemitismo moderno se sucedieron varias publicaciones de obras sobre el tema, hasta llegar al más feroz panfleto antisemita de la historia como fue Los Protocolos de los Sabios de Sion, cuya elaboración definitiva se realizó en París, en el ambiente antijudío que se desató con motivo del caso Dreyfus. El libro es una grotesca falacia que supone la existencia de un gobierno secreto judío mundial que conspira implacablemente para dominar el mundo. El panfleto antisemita tuvo una amplia difusión en Europa, y en Estados Unidos bajo el patrocinio del industrial Henry Ford.

Todas estas obras son tremendas mentiras, basadas en plagios, odios y animosidades que no han cesado y se siguen recreando en diferentes realidades socio políticas hasta nuestros días, como el libro La controversia de Sion, de Douglas Reed (reeditado 2016) en la que el autor da su particular visión sobre la historia de los judíos, y como éstos instrumentaron las dos guerras mundiales en su beneficio y preparan una tercera para desarrollar un gobierno mundial bajo su control.

La fortaleza de los mitos, como el de la conspiración judía mundial, radica en su poder de resignificación que ha adquirido a través de los tiempos y con gobiernos de ideologías diferentes. De ahí la importancia de las conclusiones de la Asociación Judía Europea en la última convención: concluyó que para vencer al antisemitismo no alcanza con la sola reacción de las organizaciones judías, para luchar contra estos mitos y estigmas es necesario contar con la responsabilidad y la colaboración de los líderes gobernantes de los distintos países, es necesario el desarrollo de políticas que neutralicen los ataques a los judíos en cualquiera de sus expresiones. En ese sentido, se propone crear una Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto (IHRA), cuyo objetivo será planificar y llevar adelante una estrategia a nivel continental para combatir el antisemitismo a través de la educación y legislar la prohibición de símbolos y expresiones antisemitas en público.

Como prueba de la necesidad de esta acción, tenemos las lastimosas excusas de los líderes políticos sobre la vergüenza que sintieron al observar los desfiles antisemitas en los carnavales de Bélgica y España de la pasada semana, o los argumentos de gobernantes que consideran que la prohibición de estas manifestaciones es un atentado a la libertad de expresión. La proliferación de imágenes, muñecos e insectos que vimos durante los desfiles representan los estereotipos más repugnantes que se utilizaron en el pasado para la persecución judía, y muestran de manera palmaria que estas pseudo sátiras festivas encierran una alerta contra la indiferencia y la ignorancia que justamente alimentan a los mitos del pasado.

Acerca de Yehuda Krell:

Profesor de Historia, escritor, conferencista, formador y capacitador de docentes, autor de los libros: Una tierra sin paz. Israel y el Medio Oriente, Ed. Dunken, Bs. As., 2018. Páginas de Odio. Historia del Antisemitismo, Ed. Dunken, Bs. As., 2014.

Graduado en el Instituto Superior de Ciencias Judaicas, Bs. As., Profesor en Educación Judía con especialización en Historia Judía para niveles Medio y Terciario del Ministerio de Educación de la Argentina. Realizó Estudios de Posgrado en Israel.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Mostrar más
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni