Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Una escalera que se extendía desde el suelo

Vayetzé (וַיֵּצֵא – “y él se fue”, es la primera palabra en la parashá de la séptima porción semanal de la Torá (פָּרָשָׁה, parashá) en el ciclo anual judío de la lectura de la Torá. La parashá habla de los viajes de Yaakov y el regreso de Harán. La parashá relata el sueño de Yaakov, el encuentro de Yaakov con Rajel en el pozo, el tiempo de Yaakov trabajando para Lavan y viviendo con Rajel y Lea, el nacimiento de los hijos de Yaakov y la partida de la familia de Yaakov de Lavan.

Leemos en Parashat Vayetzé el sueño de Yaakov, que tuvo mientras hacía su camino desde Canaán hasta la casa de su tío en Jarán. Jarán se identifica casi universalmente con Harán, una ciudad cuyas ruinas se encuentran dentro de la actual Turquía. Harán aparece por primera vez en el Libro de Bereshit como el hogar de Teraj y los descendientes de éste, y como el hogar temporal de Abraham.

El sueño que todos conocemos, mostraba una escalera que se extendía desde el suelo donde dormía hasta el cielo, con ángeles que ascendían y descendían por la escalera (“Y empezó a soñar, y, ¡mire!, allí estaba una escalera situada sobre la tierra, y su parte superior alcanzaba hasta los cielos; y, allí estaban los ángeles de Dios ascendiendo y descendiendo por ella” .28:12).

Rashí, citando el Midrash (Bereshit Rabá 68:12), explica que los ángeles que habían acompañado a Yaakov en Eretz Israel ahora regresaron a los cielos, y nuevos ángeles – que lo acompañarían al extranjero – descendieron para asumir su papel de proteger a Yaakov.

Simbólicamente, la descripción de Rashí expresa el hecho de que requerimos diferentes “ángeles” en diferentes lugares y circunstancias. Los “ángeles” que acompañaron a Yaakov en Canaán, con sus estrategias y técnicas que Yaakov necesitaba para superar sus desafíos y alcanzar sus metas, ahora tendrían que ceder el paso a un nuevo grupo de “ángeles”. Su partida de Eretz Israel lo empujó a   diferentes circunstancias y problemas que necesitaría abordar, y por lo tanto necesitaría un grupo diferente de “ángeles” para tener éxito.

Así sucede con nosotros en cada paso de nuestras vidas. Las personas que nos acompañan en algunas misiones no pueden ni deben ser las que vengan en todas. Nosotros tenemos que tener cuidado para que nuestros ángeles sean realmente los que necesitamos.

La Torá escribe que en el sueño de Yaakov, además de la visión de la escalera, Yaakov también vio a Dios “parado sobre él” (“Vehinei .A. nitzav alav” – 28:13) “Y, allí estaba .A. apostado por encima de ella”. Rashí comenta brevemente que Dios “se paró” allí cerca de Yaakov “leshomrá” – para protegerlo.

Rav Heschel de Cracovia, en su Janukat Hatorá, ofrece una lectura inteligente de la observación de Rashí. En ese momento, cuando los ángeles de Eretz Israel ascendieron a los cielos y los nuevos ángeles bajaron la escalera, Yaakov se encontró en un estado de vulnerabilidad. Los ángeles de Eretz Israel ya estaban en camino hacia las alturas, y los ángeles de jutz laaretz seguían descendiendo hacia la Tierra.

Durante estos pequeños pero fuertes momentos, Yaakov se quedó sin protección, y entonces Dios vino a apoyarlo y protegerlo.

Hay momentos en la vida en que nos encontramos sin “ángeles”, sin los recursos o el conocimiento que necesitamos para cuidarnos y tener éxito. Los “ángeles” en los que hemos confiado en el pasado ya no son relevantes, y todavía tenemos que recibir los medios o las habilidades que necesitamos para enfrentar nuestros nuevos desafíos.

En tales momentos, debemos confiar en que “vehinei .A. nitzav alav”: Dios nos extiende Su ayuda y protección. Cuando nos sentimos desamparados y perdidos, indefensos y extraviados, sin nuestros familiares “ángeles” para que nos guíen y cuiden, podemos encontrar consuelo y seguridad en el conocimiento de que el Todopoderoso está a nuestro lado y nos ayuda en cada paso del camino. Si lo sabemos no temeremos ninguna amenaza.

.A. Imajem. Dios está con vosotros!
​Yevarejejá .A., y Dios te bendecirá.

Fuente: Yerahmiel Barylka.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni