-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

Casablanca: Una película con reparto judío

La película “Casablanca” tuvo su estreno mundial en el Teatro Hollywood en Nueva York el 26 de noviembre de 1942. Si bien no es una película abiertamente judía y ninguno de los personajes principales son miembros de la comunidad, si lo eran la mayoría de las personas detrás de la cámara, así como muchos de los actores de reparto. Lo que es más, la película está impregnada de pavor y la desesperación que sienten los refugiados y los luchadores por la libertad que intentan escapar del Tercer Reich. Aunque el estreno general fue el 23 de enero de 1943 y participó de los premios Oscar de ese año, Warner Brothers pactó su lanzamiento inicial en 1942 para coincidir con el desembarco aliado en el norte de África a principios de noviembre de ese año. El productor de la película era Hal Wallis (nacido Aaron Blum Wolowicz), y su director el judío e emigrante de origen húngaro Michael Curtiz. El guión ganador del Oscar fue escrito por Howard Koch y los hermanos gemelos Felipe y Julius Epstein. Mientras que la música del vienés Max Steiner. Incluso el director de la segunda unidad, que creó montaje de apertura de la película, con imágenes de la guerra de París y un mapa de la ruta tomada por los refugiados en Marruecos, era judío: Don Siegel, mejor conocido por dirigir las películas de “Harry el sucio”, protagonizada por Clint Eastwood. Si “Casablanca” tiene gran autenticidad, es debido a la gran cantidad de actores refugiados en el reparto. No tanto como el lugar que representaba el rodaje, puesto que era casi en su totalidad la película fue filmada en los estudios Warner Bross en Burbank, California. Muchas de las piezas de soporte de la película fueron interpretadas por actores, muchos de ellos judíos, que habían huido recientemente de Europa, y que no tenían sus falsos acentos. Además de Peter Lorre (señor Ugarte), incluyeron SZ Sakall (Carl el camarero), Ludwig Stoessel (Sr. LEUCHTAG), Leonid Kinskey (Sascha el barman), Marcel Dalio (Emil croupier) y Curt Bois, jugando un carterista. Como Aljean Harmetz escribió en su libro de 1992, “The Making of Casablanca”, “una docena de buenos actores, a la deriva participaron de una docena de pequeños papeles en Casablanca interpretando un entendimiento y una desesperación que nunca podría haber venido de Hollywood. La inspiración original para la obra de teatro que se formó base de la película, sin embargo, vino de un club nocturno en Juan-les-Pins, una ciudad en la Costa Azul que Murray Burnett visitó en 1938 en su camino de regreso a Estados Unidos, después de viajar a Viena para tratar de ayudar a los familiares de su esposa a contrabandear dinero de Austria antes de partir. La discoteca “La Belle Aurore” tenía un pianista negro y una clientela que incluía alemanes, franceses y refugiados de la Europa de Hitler. Esa escena se desempeñó como el germen de Burnett (1910-1997) a escribir, con Joan Alison, el drama 1940 etapa “Todo el mundo viene a Rick”, sobre un expatriado americano duro que regenta un bar en Marruecos, y que demuestra su nobleza cuando ayuda a la mujer que ama escapar a la libertad con su marido, un miembro de la resistencia checa. Burnett no logró interesar a Broadway, él y Alison vendieron el guión a Warner Bros por 20 mil dólares. En ese momento, fue la más alta tasa jamás pagada por los derechos a un trabajo. Aunque los guionistas – los Epstein, Koch y Casey Robinson – alteraron gran parte de la obra original, y añadieron algunas de las líneas más memorables de “Casablanca”, el 70 por ciento de su guión original terminó en la película, que incluye las líneas “Tócala, Sam”, “Siempre nos quedará Paris” y “De todos los bares de todas las ciudades en todo el mundo….”. También Burnett eligió “As Time Goes By”, como la canción central de la película del autor Herman Hupfeld, que es el centro emocional de la historia. El estudio no anticipó ganar tres premios Oscar, incluyendo Mejor Película, y ciertamente nadie previó que sería una de las películas americanas más queridas de todos los tiempos.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni