Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

La ley de cámaras que propuso Netanyahu fue frustrada por el Comité Regulador de la Kneset

Un proyecto de ley controvertido que permitiría a los agentes del partido llevar cámaras a los colegios electorales durante las elecciones de la próxima semana no logró obtener una mayoría en el Comité Regulador de la Knéset, dejando la legislación propuesta por el Likud sin un camino inmediato para convertirse en ley antes de la votación del 17 de septiembre.

En la votación del comité sobre una moción para acortar el proceso legislativo normal para que el proyecto de ley no tenga que esperar los 45 días habituales antes de una votación de la Knesset, los miembros del Kneset estaban empatados 12-12, con los legisladores de Yisrael Beytenu votando en contra, obstaculizando la propuesta y evitando que enfrente una primera lectura programada en el pleno.

La llamada Ley de Cámaras de Seguridad habría permitido a los representantes del Likud y otros partidos llevar cámaras a los colegios electorales, a pesar de la firme oposición del fiscal general, el Comité Central de Elecciones y el asesor legal de la Knéset.

En declaraciones a los periodistas en la Kneset antes de una reunión de facciones, el presidente de Yisrael Beytenu, Avigdor Liberman, calificó la legislación impulsada por el primer ministro Benjamin Netanyahu como un esfuerzo para robar la votación del 17 de septiembre.

“Lo que Netanyahu está tratando de aprobar no es un proyecto de ley de observadores electorales; es un proyecto de ley que roba las elecciones “, dijo Liberman.

Dijo que su partido de derecha apoyaba la colocación de cámaras en los colegios electorales para evitar el fraude electoral, pero sólo apoyaría tales medidas si fueran introducidas por la Knéset, no por un partido individual.

“Este tipo de supervisión no debe ser gestionada por la milicia personal de Netanyahu, que desde el principio no está allí para controlar la votación, sino para interferir en el proceso electoral y alterar los resultados”, acusó Liberman.

El gabinete de Netanyahu aprobó por unanimidad la legislación, y el primer ministro insistió en que el proyecto de ley solo estaba destinado a prevenir el fraude electoral. Sin embargo, los críticos sostuvieron que era un intento de intimidar a los votantes árabes antes de la encuesta del 17 de septiembre.

A pesar de la oposición legal, Netanyahu había prometido aprobar el proyecto de ley, que permitiría a los observadores de los partidos políticos competidores llevar cámaras a los colegios electorales durante las próximas elecciones.

El domingo, el asesor legal de la Knéset, Eyal Yinon, calificó el proyecto de ley como “inconstitucional”. Argumentaba en su opinión legal presentada a los legisladores que proporcionaría una ventaja injusta para el partido Likud, que ya tiene en su poder más de 1,000 cámaras corporales.

Durante la votación del 9 de abril, Likud equipó a unos 1.200 funcionarios electorales que trabajaban en las urnas de los centros de población árabes con cámaras ocultas para evitar lo que el partido afirma que fue un fraude desenfrenado que ha ocurrido en la comunidad.

Incluso si se aprobara en la Knéset, los analistas dicen que era poco probable que el proyecto de ley pudiera haberse implementado a tiempo para la votación del 17 de septiembre, ya que al gobierno le habría resultado difícil defenderlo en los tribunales debido a la oposición del Fiscal General Avichai Mandelblit y el panel de elecciones de la Knéset.

Al criticar el esfuerzo legislativo como “aberrante y defectuoso”, Mandelblit advirtió la semana pasada a los ministros que el proyecto de ley socavaría “el ejercicio del derecho fundamental al voto y también la implementación de la obligación legal de llevar a cabo elecciones libres, secretas e iguales”.

Con información de The Times of Israel

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Helueni