Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Festival de Odio en España

En la última semana, las redes sociales y muchos medios han
comentado y criticado el Premio Goya en el rubro
“documentales” a un corto de 20 minutos titulado “Gaza”.

Veinte minutos panfletarios que no tienen nada que ver con lo
que se define como documental. No hay investigación, ni una
mínima muestra de todo lo que rodea a Gaza interna y
externamente, y además, en esos 20 minutos, Hamas no existe:
Gaza es un lugar etéreo. Tan morboso como eso y tan poco
profesional.

Es un video publicitario , además mediocre. Es como si en
un aviso televisivo argentino sobre una bebida refrescante o
una cerveza donde se aprovecharía para darle un entorno que
resalte los paisajes y las costumbres, se de vuelta el enfoque y
muestren asaltos a comercios, venta de drogas, villas y el
aviso se titule “Buenos Aires”.

“Gaza” es un aviso publicitario contra Israel basado en
imágenes y testimonios parciales, filmado fuera de Israel, que
no tiene investigación, trasfondo, conflictos, y por supuesto no
enseña ni explica como para pensar y reflexionar en un tema,
como lo haría cualquier documental que se precie.

Sin duda, Medio Oriente es complejo y la situación política
entre Israel y la Autoridad Palestina es pasible de muy
diversos análisis, como lo hacen continuamente los israelíes
con profundas autocríticas que provocan no pocas
controversias.

Hamas es diferente. Hamas es terrorismo, agresión y asesinato
de civiles israelíes, una dictadura feroz que domina y sojuzga
bestialmente a casi 2 millones de palestinos en Gaza. Pero los
que hicieron el documental del que estamos hablando, no
dicen Hamas ni una vez en sus 20 minutos. Hamas no existe.
La Franja de Gaza es un acto mágico. ¿Torpeza? ¿Odio? Odio
muy visible. Lo de torpeza parece un elogio.

Es que ni los responsables del llamado documental ni quienes
la premiaron tienen idea de lo que es analizar las
complejidades de la región. Su odio sólo confirma el creciente
antisemitismo europeo en particular y el antisemitismo en
general que existe y vino para quedarse,en Europa por
supuesto, en Estados Unidos, en Canadá, en América Latina.

Pilar Rahola ha hecho varios comentarios sobre los Premios
Goya en general y sobre este aviso publicitario titulado “Gaza”.
Escribe Rahola:”El escenario de los Goya se convirtió, en un
espectáculo vacuo, plagado de consignas, y falto de
compromiso ético. Es como un gran fake del progresismo
caviar, que nunca se solidariza con las víctimas, sino sólo con
las causas que entran en el manual de la corrección política.

Los Goya nunca se han preocupado de los directores de cine
represaliados bajo regímenes islamistas, como el iraní Jafar
Panahi, torturado, condenado a seis años de prisión y a 20 de
muerte creativa, por ser considerado crítico con el régimen.
Directores y festivales de cine de todo el mundo le dieron
apoyo. En los Goya, el silencio fue tan absoluto, como el
desprecio a su condena. ¿A quién de los responsables de los
Goya le preocupa Irán, ese país tan bonito que hizo una
revolución contra un dictador, y acabó en manos de la peor de
las tiranías?”

Sigue Rahola:”Por supuesto, en los Goya siempre queda un
micrófono para enaltecer la causa palestina, sin ningún atisbo
crítico con sus miserias. El ejemplo de este año, premiando un
corto sobre Gaza, sin recordar las persecuciones políticas, el
uso de niños para el terrorismo, la ejecución de homosexuales,
la misoginia contra la mujer y etcétera, da la medida del sentido
crítico de la cosa. Y con el premio, el típico auto de fe contra
los judíos, en la versión moderna contra el Estado de Israel.
Por supuesto, los directores de este libelo anti israelí trabajan
en estos lares (se refiere a España), porque si lo hicieran en
Gaza, la mayoría estarían como se imaginan…”

El antisemitismo ha arraigado nuevamente con fuerza. No les
alcanza sólo con premiar panfletos antisemitas. Veamos.
La parroquia madrileña de San Carlos de Borromeo emitió un
comunicado señalando que se vio obligada el pasado 31 de
enero a suspender la proyección de un documental sobre
Palestina por orden directa del Arzobispado de Madrid. Y
además, la parroquia, tan independiente en su pensamiento
como en la época de la Inquisición agrega en la nota pública
que “denuncia las numerosas amenazas” vertidas contra
quienes promovieron la proyección.

Como apoyo a la parroquia y como para dejar en claro de
donde llegan las amenazas, uno de los dos directores del
documental, Julio Pérez del Campo, considera ” obvio” que
“Israel ha estado detrás de muchos de los intentos de censura”
de los que ha sido víctima su obra en diversos festivales y
cines, y agradece “la valentía” de las personas responsables
de las salas de proyección que permitieron finalmente que el
público pudiese ver su película.

¿Es un tonto que no sabe lo que dice? No, de ninguna manera.
El odio antisemita y el odio per se convierte a los judeofobos
en personas sin vista y sin razonamiento. Odio y punto.
Pérez insiste que lo han amenazado desde que ganó el Goya y
asegura que Israel intenta censurar el documental “a través de
sus organizaciones”. Y como no le alcanza acusa a la Unión
Europea por apoyar a Israel y señala que Eurovisión no puede
hacer su próxima edición en Israel.

Roger Waters trajo a América Latina hace muy poco tiempo el
mismo discurso de odio. Israel detrás de presuntas
prohibiciones; boicotear a Israel a lo nazi; instituciones judías
que presuntamente impiden la difusión de sus expresiones.
Los que odian como esta gente son prácticamente iguales.
Recitan “los protocolos de los Sabios de Sión”, admiran el
libelo de Henry Ford “El judío internacional”, reiteran
consignas nazis e incitan a la violencia.

En Europa no les va tan mal. La violencia antijudía aumenta
exponencialmente día a día. Y por supuesto poca suerte tiene
Israel con la Unión Europea. Algunos de sus países son
gobernados por líderes que sí combaten el odio, pero lo
concreto es lo que sucede en las calles, con agresiones,
profanaciones , además de las bestialidades en medios de
prensa y redes sociales. El documental ganó un Premio Goya
en España por la suma de odio que se junta día a día. Y no nos
hagamos los distraídos. En nuestra región, Maduro, Castro,
Morales, Ortega y unos cuantos más, aplaudirían de pie.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Helueni