Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Liberman reabre los pasos fronterizos de Gaza

Entre los detalles, se mencionó los esfuerzos de cabecillas de Hamas para contener a las distintas organizaciones y reducir la frecuencia de los ataques.

En las manifestaciones del viernes pasado, que fueron calificadas como las más calmas en semanas, los alborotadores palestinos arrojaron “solamente” 33 artefactos explosivos a los soldados, sin que se registraran heridos entre las tropas (muchos menos artefactos explosivos que en otras manifestaciones previas).

Alrededor de diez mil residentes de Gaza manifestaron junto a la falla fronteriza. La mayoría de los incidentes no alcanzaron la propia valla, sino que se mantuvieron a cierta distancia de la misma, en comparación con los eventos en las semanas previas. Alrededor de 10 mil palestinos participaron en las manifestaciones, comparado con otras que alcanzaron el pico de 50 mil personas.

Oficiales de Defensa apuntaron que Hamás desplegó hombres armados cerca de la valla fronteriza, para tratar de calmar la zona y prevenir hechos de violencia.

Además, la oficina del ministro indicó que “en pocos días será examinada”, de acuerdo a la evolución de “los acontecimientos”, “la decisión sobre (permitir) el suministro continuo de combustible de Qatar” a la Franja de Gaza, una movida que había sido aprobada por Lieberman hace varios días pero fue suspendida tras el lanzamiento de cohetes desde Gaza contra la ciudad de Beer Sheva y el área metropolitana de Tel Aviv (Gush Dan).

El ministro de Defensa prohibió la semana pasada la entrada de combustible y gas a Gaza, y aseguró que “no se reanudará” hasta que “la violencia en la Franja se detenga completamente, incluyendo el lanzamiento de globos incendiarios y la quema de neumáticos cerca de las comunidades israelíes”.

La decisión se había tomado pocos días después de que Israel permitiera que cientos de litros de combustible comprados por Qatar entraran en la Franja para aliviar los cortes energéticos que sufren sus habitantes, con un promedio de cuatro horas de electricidad al día. EFE

Helueni