Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Quién es Mohsen Fakhrizadeh, el “padre” del plan nuclear iraní

Su nombre e imagen eran desconocidos a la opinión pública internacional, pero una reciente operación de los servicios secretos israelíes colocó al físico iraní, Mohsen Fakhrizadeh-Mahabadi, en el centro de la escena. ¿Quién es el hombre clave detrás de programa nuclear-militar persa?

Durante una sorpresiva conferencia de prensa en pleno prime-time israelí, el primer ministro Binyamin Netanyahu reveló que el archivo atómico iraní se encuentra en Israel. “En un lugar seguro”, especificó.

Se trata de más de 100.000 documentos originales en distintos formatos y en farsi; una operación considerada como uno de los mayores logros de inteligencia en la historia del país.

Si bien se omitieron los detalles específicos del operativo, las imágenes publicadas permiten identificar una larga serie de bóvedas camufladas dentro de un galpón de uso civil y situado en la capital de Teherán.

Mientras un poco sofisticado Power Point avanzaba proyectando los documentos, Netanyahu se detuvo cuando apareció la foto algo pixelada de un hombre de anteojos y rasgos medio orientales. “Una parte del plan consistía en crear organizaciones secundarias”, comentó aludiendo a una orden documentada en el archivo iraní.

Por detrás figuraba la imagen de Fakhrizadeh.

“Así es como el Dr. Mohsen Fakhrizadeh, jefe del Proyecto Amad lo mencionó. Recuerden aquel nombre, Fakhrizadeh”, insistió Netanyahu.

Un hombre misterioso

Se estima que tiene 57 años y que su alma mater es la Universidad Imam Hossein en Teherán; institución conocida por sus vínculos con las Sepah-e Pasdaran-e Enghelab-e Islami, los cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica.

“Utiliza varios apodos y aparentemente posee tres pasaportes con distintos nombres. Está casado y tiene tres hijos”, comenta Afshin Jam, activista de derechos humanos, político y miembro fundador de Peace and Humanity.

Jam escapó de Irán durante los inicios de la revolución islámica en 1979 y actualmente reside en Canadá. “Su familia está involucrada en la importación de tecnologías avanzadas, incluyendo variedades de cámaras profesionales de grabación, personales e industriales para distintos propósitos”, agregó.

“Las revelaciones de Netanyahu ponen a Irán y al Dr. Fakhrizadeh en alerta, otorgándole a él y a sus colegas una capa adicional de protección. Esto lo dejará fuera de contacto más que nunca”, concluyó Jam.

Por su parte, Meir Javedanfar, profesor de historia iraní contemporánea en el Centro Interdisciplinario de Hertzliya, explicó: “Fakrizadeh está a cargo del proyecto militar del programa nuclear de Irán para conseguir la bomba. Es una persona muy importante”.
“Por muchos años fue buscado por los americanos y la AIEA para entrevistarlo, saber qué está haciendo. Pero es una persona muy misteriosa”, detalló el especialista nacido en Teherán durante una conversación con Infobae. “Mientras más se sepa sobre Fakhrizadeh, más se sabrá sobre el proyecto militar-nuclear iraní”, aseguró.

La resolución 1747 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas situó a científico iraní bajo el título de “personas involucradas en actividades nucleares o misiles balísticos” y en tal sentido, lo definió como:
“Científico ejecutivo del ministerio de Defensa y Logística de las Fuerzas Armadas, ex jefe del Centro de Desarrollo Físico (CDF). La AIEA ha requerido entrevistarlo sobre las actividades del CDF durante el período que lo encabezó, pero Irán se opuso”.

En una reciente nota de Ronen Bergman publicada en la prensa israelí, el periodista especializado en seguridad describió a Fakhrizadeh como “un agente secreto de los ayatolás” y menciona que su oficina en el campus “está rodeada por cámaras y las visitas definitivamente prohibidas”.

Por su parte, Raz Zimmt, especialista en Irán para el Instituto INSS de Tel-Aviv, admitió que son muy pocos los detalles conocidos sobre la vida del Fakhrizadeh.

“Todo lo que sabemos es a través de las agencias de inteligencia occidentales y es información que apareció elípticamente en los informes de la Agencia Internacional de Energía Atómica (mencionados arriba)”, sostuvo Zimmt. “Los científicos, especialmente aquellos vinculados con actividades secretas y más aún aquellos que trabajan en el desarrollo de armamento, deben estar sujetos a algún tipo de limitaciones entre ellas viajes al exterior”, agregó.

Preguntado por el móvil detrás de la decisión de Netanyahu de “ventilar” a Fakhrizadeh, Zimmt sugirió que esto no cambia la situación del físico.

“Estuvo bajo seguimiento de los servicios de inteligencia”, dijo en línea con lo comentado por otros expertos y advirtió: “Fakhrizadeh es un blanco”.

Muertes y gusanos

Es de esperar una significativa vigilancia constante a los alrededores de Fakhrizadeh,teniendo en cuenta que continúa con vida mientras varios de sus colegas, no. Entre 2010-2013, el proyecto nuclear de los ayatolás sufrió repetidos incidentes: siete personas entre ellos científicos nucleares y oficiales fueron objetivos de asesinatos. Seis de ellos murieron y sólo uno se salvó.

También en 2010, un gusano informático llamado Stuxnet fue descubierto en múltiples sistemas infectando al menos 15 facilidades iraníes, entre ellas la planta nuclear de Natanz.

Este ataque cibernético sumamente sofisticado provocó la ruptura de numerosas centrífugas mediante la alteración de su sistema de control.

Todos los ojos miraron sobre Israel, quien por su parte jamás se expresó al respecto, sea por la misteriosa muerte de los científicos iraníes o los códigos destructivos que generaron un serio daño en la capacidad nuclear del país.

Los iraníes juraron venganza.

La exposición pública de Fakhrizadeh en el marco del operativo atribuido a Israel contiene un segundo mensaje que merece ser destacado: el estado judío posee la capacidad de infiltrarse en Teherán y salir con media tonelada de documentos sin ser detectada.
Más allá de las amenazas de represalias por parte del régimen de Khamenei, se trata de un golpe crucial no sólo para la comunidad internacional, sino para la propia teocracia iraní.

Ahora deberán encontrar quién asistió -desde adentro-.

“La información que fue recientemente revelada comprueba sin duda alguna que el acuerdo entre Irán y las potencias está basado en una máscara de mentiras. El acuerdo es malo y no hay nada en él que evite el peligro del régimen iraní y su plan nuclear”, advirtió el vocero de la cancillería israelí, Emmanuel Nahshon a Infobae.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Helueni