Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

¿Por qué Europa siempre está en contra de Israel?

La tormenta causada por la Declaración de Trump en el continente europeo parecía mucho más intensa que la de los países árabes. Los líderes europeos incluso consideraron en su reunión del fin de semana pasado publicar una declaración rechazando la declaración y expresando una posición contradictoria, y por implicación, una posición que niega que Jerusalem sea la capital de Israel.

La posición de Europa sobre Israel siempre estará influenciada por el pasado, por esas fuertes opiniones con respecto a Israel como estado del pueblo judío. En la década de 1930, muchas de las paredes de Europa estaban manchadas con el lema “Los judíos que se vayan a Palestina”. Hoy puedes encontrar en las mismas paredes el lema “Los judíos que se vayan de Palestina”.

Sin embargo, la pregunta sigue siendo ¿Qué provoca que Europa se descubra, una y otra vez, reclutada y comprometida con la causa palestina ubicándose del lado palestino de la barricada? Como es habitual en Europa, las razones parecen radicar no necesariamente en una ausencia de afecto hacia los judíos o por una simpatía por los palestinos, sino en intereses cínicos y fríos.

Tales intereses jugaron un papel, por ejemplo, como puntal de la alienación europea en contra de los kurdos ante su demanda de autodeterminación. A primera vista, una cuestión en la que la conciencia y la sensibilidad, así como el compromiso con la moral y los derechos nacionales que encarna el continente, podrían haberse expresado positivamente.

Lo que sucede es que Europa está principalmente interesada en Europa. Se trata de una combinación de intereses económicos: petroleros en el pasado y comercio e inversión con los países árabes e islámicos, junto con el temor a los inmigrantes; ante aquellos que ya han emigrado al continente y se han convertido en una fuerza electoral importante, pero también de los que se esparcen por el extremismo islámico e incluso el terrorismo. El temor también proviene de los migrantes potenciales, aquellos que todavía viven en el Medio Oriente y de quienes los europeos intentan evitar que lleguen al continente.

En otros 30 años, en el 2050, la población de Oriente Medio alcanzará los 700 millones de personas, casi el doble que en 2010, cuando estalló la primavera árabe, siendo que muchos buscarán llegar a Europa a la luz de la realidad caótica de la región: Con países, sociedades y economías, y la dificultad de la población para garantizar una existencia mínima y vivir con dignidad.

Restaurar la estabilidad en el Medio Oriente es lo que quieren los europeos. Dicha estabilidad implica el regreso de regímenes tiránicos en toda la región y eso asegurará, creen en Europa, la contención de la inmigración hacia el viejo continente y facilitará el enfrentamiento con el terror islámico.

Sin embargo, resulta que Europa todavía está atrapada en la percepción que el conflicto árabe-israelí es la clave para lograr la estabilidad en Medio Oriente y lidiar con las tensiones sociales y económicas, religiosas y étnicas. Ellos creen que solo si los palestinos están satisfechos y la paz se alcanza a su satisfacción, la situación se calmará. Por lo tanto, para los europeos, la política de Israel sabotea el esfuerzo europeo para resolver los problemas del Medio Oriente y, de ese modo, perjudica proteger a Europa.

Muchos políticos europeos también son conscientes de los logros electorales que las actitudes críticas hacia Israel tienen entre los votantes musulmanes en Europa. Esto es porque para muchos de los inmigrantes musulmanes en Europa que experimentan una crisis de identidad, el conflicto con Israel y con los judíos es una forma de encontrar un terreno común con otros inmigrantes musulmanes y crear una nueva identidad para los musulmanes en Europa en lugar de las identidades que dejaron atrás.

La posición europea sobre Israel a lo largo de los años, bajo los gobiernos de derecha e izquierda, siempre ha sido predecible. Las consideraciones subyacentes no parecen haber cambiado.

El profesor Eyal Zisser es profesor en el Departamento de Historia del Medio Oriente de la Universidad de Tel Aviv.

Fuente: Hatzad Hasheni

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Helueni