Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Hombres Notables. Primo Levi

En el año 1943, él y unos camaradas intentaron unirse a la resistencia antifascista italiana. Se integraron al grupo clandestino “Giustizia e Libertà“, pero por ser completamente inexperto para tal aventura, fue arrestado por la milicia fascista que lo entregó al ejército de ocupación alemán al identificarse como judío: si lo hubiesen identificado como partisano lo habrían fusilado inmediatamente. Fue deportado a Monowice (Monowitz), uno de los campos de concentración que formaban el complejo de Auschwitz, donde pasó diez meses antes de que el campo fuera liberado por el Ejército Rojo. De los 650 judíos italianos del grupo que estaban con él, Levi fue uno de los 20 afortunados que sobrevivió al exterminio.

Levi logró sobrevivir por una conjunción de factores: sabía un poco alemán que había aprendido para sus estudios de química y con estos conocimientos le enseñaba a un prisionero italiano el manejo del idioma, quien le pagaba con una ración de pan. Luego, comenzó a trabajar como químico en el campo cercano de Buna para fabricar goma sintética; esta ocupación le permitió evitar los trabajos duros y forzados de los prisioneros que debían trabajar a la intemperie y con bajísimas temperaturas. En los últimos días previos a la rendición del campo, enfermó gravemente, y fue internado en el hospital. Su grave enfermedad lo salvó de ser llevado por los nazis a las Marchas de la Muerte, y así quedó con vida.

Al volver a Italia, Levi retornó a su profesión, trabajó como químico industrial, y pronto empezó a escribir sobre sus experiencias en el campo. Escribió, “Si esto es un hombre”, una obra considerada como una de las más importantes del siglo XX, y “La tregua”, en donde relata el largo periplo de su vuelta a casa. Estas dos obras se convirtieron en sus dos memorias clásicas.
También escribió otras dos memorias muy apreciadas: “Momentos de indulto” y “El sistema periódico”. En su novela “Si ahora no, ¿cuándo?”, cuenta la historia de una banda de partisanos judíos durante la Segunda Guerra Mundial errantes por Rusia y Polonia. Ganó destacados premios por su obra en Italia que hicieron de Levi un escritor internacionalmente conocido.

Con el paso del tiempo, Levi se dedicó de lleno a escribir. El más importante de sus últimos trabajos fue su libro final, Los hundidos y los salvados, un análisis de la Shoá; en ella Levi explica que, aunque no odiaba al pueblo alemán por lo que había sucedido, no lo había perdonado.

El 11 de abril de 1987, Levi murió; aparentemente se suicidó. No dejó nota aclarando que se quitaba la vida. La cuestión sigue fascinando a los críticos literarios debido a la mezcla característica de depresión y optimismo en la escritura de este autor. Quienes dudan acerca de que fue un suicidio sostienen que al ser Levi un químico, pudo haberse provisto de un veneno y no tirarse por el hueco de las escaleras de su edificio, desde el tercer piso en el que vivía. Algunas de las biografías publicadas con posterioridad explican este final como una consecuencia inevitable de las heridas abiertas por los horrores que vivió en Auschwitz, que se reflejan en su obra. Pero es un asunto controvertido, pues amigos cercanos, que hablaban a menudo con él, no previeron en ningún momento tal trágico desenlace. ¿Se trató de un desafortunado accidente? Parece no ser tema cerrado.

Primo Levi fue enterrado en el cementerio de Turín. Por un pedido suyo en la lápida está grabado el número 174517, su número de prisionero de Auschwitz que también estaba grabado en su brazo. Elie Wiesel dijo en esos momentos: “Primo Levi murió en Auschwitz, solo que 40 años más tarde”

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Helueni